Salud en positivo

Los niños, el covid19 y la desigualdad

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

´No es necesario tener un gurú ni un consejero para crecer. Los maestros se presentan en todas las formas y con toda clase de disfraces: niños, enfermos terminales, una mujer de la limpieza…todas las teorías y toda la ciencia del mundo no pueden ayudar a nadie tanto como un ser humano que no teme abrir su corazón a otro¨
Kubbler-Ross

6 Semanas de confinamiento

Los niños están en pausa. Su energía está bloqueada por la situación que vivimos, están encarcelados física y emocionalmente. Los niños tienen unas necesidades particulares, y viven paradigmas sociales desiguales. Ahora se encuentran atrapados, cada uno en su realidad desigual particular, la de cada hogar.

En la primera semana esto era divertido, nos mirábamos atónitos, juntos todo el día sin salir de casa y jugando sin parar al virus, monopoly, fallera calavera, yoga con mama, limpiar casa, coser, bricolaje con mama, orden con papa …  Los padres en un primer momento pensamos «esto es un regalo del universo, poder estar con mis hijos sin ningún agobio, sin prisas, todo el tiempo para nosotros». Lo mejor que podemos dar a nuestros hijos es nuestro tiempo. Es lo mas valioso estar con ellos, ESTAR con todo nuestro SER.

Así estaba en nuestras manos crear el orden en el nuevo hogar, crear horarios y también el poder crear momentos especiales en soledad, con los niños, con nuestra pareja.  Poner orden dentro y en nuestra casa, en todos los sentidos, nos ayuda a conectar con el momento aquí y ahora.

A la semana siguiente lo importante fue ajustar calendario. Estábamos de lleno en una pandemia no esperada ¿o si esperada?

Las emociones de los niños ya van y vienen como si fueran olas de mar. Hay días que el mar te deja bañarte en calma y hay otros que es mejor no acercarse. Su mente y también la nuestra está en modo mar. Empiezan los roces. No podemos elegir lo que está sucediendo, pero si podemos elegir cómo respondemos. No podemos hacer que desaparezcan las olas, pero si sortearlas o aprender a estar en ellas, también podemos bucear en el silencio del mar.

Sentimientos y emociones crecientes

Podría describir tantas emociones vividas en su interior en estas semanas que mis hijos han mostrado y expresado: alegría, duda, decisión, creatividad, esperanza, culpa, cuidado, egoísmo, dispersión, vinculo, celos, desesperanza, miedo, empatía, abandono, envidia, aceptación, rabia, ansiedad, ilusión, dolor, contención, agradecimientos, sorpresa, serenidad, generosidad, intimidad, sensibilidad, optimismo, tristeza, ternura, toxicidad, impulsividad, curiosidad, valentía, respeto, prudencia, autoestima, fastidio, confianza, vergüenza, timidez, fantasía, soledad, deseo, ingenio, aburrimiento, motivación, orgullo, honestidad, inspiración, AMOR…

Ahora, hay días y días, y ya estamos en la sexta semana. En la botella no caben mas emociones y todo explota como una olla exprés. Todo sale de golpe. Aquí es donde hay que aplicar con urgencia el control de nuestras emociones como padres, en la medida de lo posible, poco a poco, de emoción en emoción y día tras días como una constante.

Al final los padres debemos ser alquimistas de sus emociones y transformarlas en elementos positivos. Ellos padecen las consecuencias de esta pandemia, la mayoría con buena salud, con lo que debemos seguir dando gracias y aplaudiendo.

Salir a la calle

Ahora se podrá salir de casa, una hora al día, en el kilómetro que rodea la vivienda. Creo que mis hijos quieren salir a la calle, lo expresan, pero también creo saber que lo que quieren no es salir a dar una vuelta a la manzana sin ver ni saludar a nadie, quieren salir a jugar, ir en bici, a la playa … y sobre todo reencontrarse con sus amigos y amigas, jugar, reírse, disfrutar con sus iguales. No son muy diferentes a los adultos en eso.

¨Time is not money, time is life and life is not money. Life is love. Love to the others. ´
I.Bueno

Con el covid19 nos están pasando muchas cosas que están fuera de control, también para los niños. El confinamiento y este cambio de vida pueden tener consecuencias en su futuro, consecuencias que desconocemos.

Los niños y las niñas después de 6 semanas de confinamiento, de aprender nuevos hábitos, sienten decepción y tristeza, también incertidumbre, exactamente lo mismo que nosotros. En esos momentos los deseos y anhelos son saludables pero también difíciles, ahora todos los niños quieren salir a dar una vuelta en bici, o ir a casa de sus amigos, o dar un abrazo a los abuelos, ir al cine, ir a ballet, mojarse los pies en la playa y todo aquello que no va a poder ser. Sin embargo hemos de identificar y reconocer con ellos todo lo que sí tenemos.

No todos viven la misma realidad

No todos los niños y niñas viven el mismo confinamiento. Con esto me refiero a diferentes escenarios y realidades sociales que pueden resultar invisibles.  Los niños y el covid19 han conformado una fusión paradigma de desigualdad.

Desde una casa menos de 90 metros con tres niños y una madre que sale a limpiar en precario. Monomarentalidad como etiqueta de exclusión. Nada que ver con la pareja teletrabaja mientras sus pequeños disfrutan en el jardín de su casa. O la de los sanitarios y trabajadores esenciales que no encuentran cuidadores y viven el estrés y el miedo del contagio casi obsesivo. O las casas donde el encierro ha aumentado el riesgo de abuso o violencia de género. Los niños de familias separadas que se saltan el confinamiento para ir a la casa que les toca, o que padecen problemas de salud mental o que conviven con quien los padece., que son hijos e hijas de inmigrantes o situación irregular o sin recursos. Los niños en cuyo entorno hay enfermos por el covid o por un cáncer, y que viven sentimientos de temor y pérdida.

La pobreza infantil es tabú, y sin embargo es estructural en nuestra sociedad. Sin duda ese debe ser uno de nuestros principales objetivos en el control de la pandemia y sus consecuencias. Si cierro los ojos me asusta pensar lo que veré al salir.

No sabíamos lo que iba a pasar, no sabemos lo que pasará, pero si sabemos que saldremos de esto y que queremos hacerlo en una sociedad mejor. Lo queremos por ellos, por nuestros hijos e hijas. El mundo al que saldrán a partir de mañana debe empezar a ser mejor para ellos, más limpio, más sano, más justo, y sin su pobreza.

FIRMANTES DEL BLOG

  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médico radiólogo. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Ana Boned Ombuena. Técnico Superior de Salud Pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard y especialista en medicina familiar y comunitaria.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria y representante sindical. Ha sido presidente de la Sociedad Científica de Medicina Familiar en la Comunitat Valenciana.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar. Ilustradora del Blog Coronavirus en positivo.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.