Salud en positivo

Comienza la desescalada: el último paga

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

Ha comenzado la desescalada. Y como sucede en los naufragios: "los niños primero" pero ¿Y después?

No sé, miedo me da. Me parece que no estamos aprendiendo nada de esta dura lección en forma de pandemia que padecemos.

Aún no nos hemos concienciado de que esto no es un problema local. Esto es un problema global. Y si el vocablo global no es suficiente, utilicemos el de mundial, planetario, o el que sea para que globalmente, mundialmente o planetariamente, la humanidad en su conjunto, dirigentes y no dirigentes, se pongan de una puñetera vez de acuerdo sobre las cosas que hay que hacer.

Demasiadas desescaladas a la vez

Soy consciente de que no es nada fácil, de que es muy complicado, pero desanima mucho leer o escuchar que cada cual, por diferentes intereses, hace la guerra por su cuenta. Porque entonces no hay una desescalada, sino infinitas desescaladas que pueden complicar enormemente la salida de esta crisis. Y esta crisis no solo produce graves daños económicos sino también personales, porque el resultado final se contabiliza en número de muertos. Y los muertos duelen, y mucho.

Diariamente escuchamos que responsables de los diferentes escalones de la administración pretenden emprender acciones por su cuenta, y lo que un alcalde o una autonomía propone, es distinto a lo que propone otro alcalde u otra autonomía. Y si subimos en la escala de responsabilidad política, vemos la misma postura entre diversas naciones de un mismo continente. La aparición de fronteras en la Unión no ha dejado de ser un fracaso en la coordinación entre sus miembros que aun no somos capaces de recomponer.

Miedo me da que no se imponga el sentido común, el "trellat", como se dice en València. En primer lugar hay que confirmar, de forma continua que el desconfinamiento no genera nuevas olas de aumento de infectados o ingresados. Levantar el mismo sin una estrategia común, compartida, sólo puede conducir a que a la mínima que se produzca un rebrote de la pandemia, de la suficiente envergadura como para poner de nuevo en jaque al sistema sanitario y a sus profesionales, sea necesario volver a adoptar de forma rápida y contundente el confinamiento, sin que hayamos salido aún del marasmo económico que nos espera.

Estrategias compartidas para evitar desconcierto

Todo es grave, pero acciones en múltiples direcciones para combatir un mismo problema es aún más grave. Los vaivenes sólo producen desconcierto e incertidumbre.

Es prácticamente imposible adaptarse a los vaivenes. Hay estructuras que no lo van a resistir, fundamentalmente el sistema sanitario y el sistema económico-financiero.

Evidentemente no estoy, probablemente nadie, en situación de dar las respuestas correctas, pero sí la capacidad para hacer en voz alta esta reflexión. Y solicitar que se consensuen y se pacten todas las medidas necesarias para la salida mantenida, y con las máximas garantías. No sufriremos un rebrote inmediato si vamos abandonando el confinamiento con una estrategia de desescalada común. También para solicitar que todos los actores que deben liderar este proceso se pongan de acuerdo: políticos, sindicatos, empresarios, etc.

No salgamos en estampida al grito de "el último paga"

No me cansaré de repetir que el enemigo, el Covid-19, es poderoso y poco conocido. Su único objetivo es infectar al mayor número de nuevos reservorios que ha encontrado en su ciclo vital: los seres humanos. Resulta implacable. Pero a diferencia de reservorios anteriores como parece ser que eran los murciélagos, el ser humano posee unas capacidades que otros componentes del reino animal no han desarrollado: la capacidad de pensar. Y de pensar en conjunto.

Pensemos pues, todos y todas a una, dejándonos "pelos en la gatera" como se dice sabiamente, para diseñar una estrategia de desescalada común y acciones globales contra un problema que no conoce fronteras ni distingue entre clases sociales. Actuemos unidos y con "trellat", y no salgamos en estampida cada uno por su cuenta al grito de "el último paga" porque en esta ocasión la cuenta, la enorme cuenta, la pagamos todos.

FIRMANTES DEL BLOG

  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médico radiólogo. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Ana Boned Ombuena. Técnico Superior de Salud Pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard y especialista en medicina familiar y comunitaria.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria y representante sindical. Ha sido presidente de la Sociedad Científica de Medicina Familiar en la Comunitat Valenciana.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar. Ilustradora del Blog Coronavirus en positivo.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.