Salud en positivo

POTUS confinado

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

POTUS lo ha comunicado, como suele, a través de su twitter. Esto no lo hace cierto, pero si público. Ha dicho también que FLOTUS y él harán la cuarentena correspondiente. Y en pocas horas ha ingresado en un hospital del ejército, dicen que, por prevención.

Debe ser complejo tener como paciente al presidente Trump. Si el paciente se parece al personaje, aleatorio e impredecible y poco dado a utilizar la ciencia como base para sus decisiones, ser miembro de su equipo médico habitual puede ser toda una experiencia. No dudo que sus médicos, profesionales de primer nivel y probablemente militares del último, tendrán presiones y dificultades que no han estudiado en los manuales de medicina de campaña. Todos hemos tenido pacientes difíciles, pero esto debe ser otro nivel del videojuego.

Ya la primera decisión, ingresar en un hospital para prevenir, tiene su aquel. Los hospitales, imprescindibles cuando son necesarios, tienen muchos riesgos cuando no lo son. Lo mismo sucede con los tratamientos, recordemos su tratamiento preventivo con la hidroxicloroquina o el tema de la lejía. Pienso en la cara de sus médicos ante una sugerencia así. El manejo clínico de un personaje como este puede conllevar un alto riesgo para su salud por una reacción exagerada, por hacer más de lo que toca, lo que aquí conocemos como el "síndrome del recomendado". En estos casos las decisiones clínicas tienen componentes emocionales, intención de agradar, de hacer ver que se hace todo lo posible, sin tener en cuenta que todas las acciones clínicas tienen consecuencias y no siempre positivas. Hacer cosas que van en contra del conocimiento, por bienintencionadas que sean, van en contra de la salud del paciente.

En situaciones como esta, en la que desconocemos mucho aun sobre cómo tratar la infección o prevenirla, la prudencia debe ser la regla principal. Y si la prudencia en las decisiones debe guiar el tratamiento de cada uno de los pacientes, la prudencia colectiva debe guiar las decisiones políticas globales. Y falta de prudencia regulatoria es lo que acaba de denunciar la revista científica Science en su último número: es necesaria mas regulación sobre los ensayos clínicos en este momento.

La prisa en obtener una vacuna para antes de las elecciones presidenciales, la competición asumida como una carrera por los estados, no puede añadir riesgos por la urgencia. La ciencia puede ser más rápida, pero no imprudente. La ciencia no puede parecerse al presidente, no es improvisada, no es poder, no es un mercado. La ciencia es lo que nos salvará de todo esto, o no, pero no hay plan b.

Ojalá que la experiencia en primera persona permita reconducir algunas de las políticas que emanan desde Washington, como parece que influyeron en las decisiones del primer ministro británico después de la suya. En noviembre los estadounidenses votarán en unas elecciones que cada 4 años nos interesan a todos. Reconozco que la última vez me fui a dormir pensando en que el mundo se levantaría con la primera mujer presidente de la primera potencia y que el candidato histriónico quedaría para el anecdotario electoral del país. Esta vez las encuestas son incluso mas ajustadas que en el 16. Tampoco tenemos precedentes para interpretar el efecto de la pandemia, de la crisis o del ingreso por positivo del presidente en plena campaña con lo que la noche electoral habrá que vigilar al vigía de occidente. Y esta vez que salga burro.

Firma del Post:

  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana..

Forman el Foro Ágora Salud:

  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.

Ilustra el blog:

  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.