Salud en positivo

Es el mercado amigos

Ilustración de Verónica Montón Alegre.
Ilustración de Verónica Montón Alegre.

En los profundos valles asturianos se escucha la radio, Radio Nacional, la radio pública; para las privadas, invertir en repetidores no sería rentable, ponía como ejemplo un escritor en una emisora de radio, así de sencillo. La fusión de CaixaBank y Bankia dejará a muchos pueblos sin oficina bancaria, no es rentable, lo aceptamos sin más, se cuestiona poco y se discute menos.

Todo el mundo parece entender y, en muchos casos justificar, que los negocios privados se han creado para obtener un beneficio económico y así los pueblos se quedan sin noticias, sin banco, sin tiendas y aquí se reclama, donde al mercado no le interesa llegar, la figura del Estado.

¿Por qué cuesta tanto entender y aceptar por muchos ciudadanos que la sanidad pública privatizada es un negocio? ¿por qué algo tan importante como la salud, que se convierte en el centro de la vida cuando se pierde, nos vuelve ciegos a esa realidad? Seguramente intervienen muchos factores que desvirtúan esa percepción y que van desde la relación del ciudadano con el sistema sanitario y sus profesionales hasta el marketing de las empresas que se dedican a la enfermedad más que a la salud.

La asimetría en la relación médico-paciente, en la que este último tiene una situación de dependencia, viene determinada no solo por la asimetría en la información a favor del médico sino por las circunstancias personales: vamos al médico por necesidad no por gusto, esto nos hace más vulnerables y de alguna manera necesitamos confiar.

Por otro lado la empresa privada, experta en marketing, lanza mensajes confusos para difuminar la línea que separa lo público de lo privatizado. Hablan de colaboración público-privada, cuando no directamente de servicios públicos, como es el caso de las concesiones de cuya gestión y beneficios se lucran a expensas del presupuesto de la Sanidad Pública.

Las resonancias magnéticas privadas (concertadas con el sistema público) instaladas dentro de los hospitales públicos, como es el caso de la Comunidad Valenciana, son otra muestra del juego de la confusión, de ahí que la mayoría de la ciudadanía lo considere como prestaciones del sistema público y no jugosos negocios.

Los ciudadanos, en su mayoría, no tienen la información necesaria para decantarse por una u otra fórmula. La respuesta de la Sanidad Pública a la pandemia ha inclinado la balanza de este lado, pero lentamente, como los aplausos, nos olvidamos que ha sido esa Sanidad Pública la que, a pesar de las carencias, ha curado y cuidado a los ciudadanos de este país.

Mientras, la sanidad privada, desaparecida los meses más duros de la pandemia, se preparaba para relanzar su campaña mediática. Nuevamente la confusión de la colaboración público-privada en lugar de la parasitación privada-pública. No se engañen, la sanidad privatizada es un negocio más, su finalidad es obtener beneficios a corto plazo, algo que choca con la inversión a medio y largo plazo en políticas de promoción y prevención de la salud. La salud comunitaria, esto lo saben muy bien, no es rentable y no apuestan por ello.

Estamos pagando las consecuencias de una visión política cortoplacista. Hoy más que nunca necesitamos pacientes y ciudadanos informados y formados, críticos y  comprometidos con los asuntos públicos. Como escribió H. Cayton, el paciente implicado mejora su salud y la del Sistema. La Sanidad privatizada es un negocio más cuyo fin es aumentar la cuenta de resultados, la diferencia con otro tipo de negocio es que su mercado es la enfermedad, no la salud.

Nos encontramos en un momento crítico. Los cantos de sirena contra la reversión de las concesiones sanitarias sobrevuelan el pacto del Botánico en la Comunidad Valenciana. No olviden que el voto compromete tanto al que lo da como al que lo recibe.

Firma del Post:

  • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)

Forman el Foro Ágora Salud:

  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.

Ilustra el blog:

  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.