Salud en positivo

Pandemia ideología y certezas

Ilustración de Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.
Ilustración de Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.

Con afán de diferenciar y  compartimentar, nos aprestamos a   catalogar los sucesos. Ahora se habla de la tercera ola de la pandemia como si se tratara de la resurrección de un episodio ya resuelto, o en vías de solución. Pero la situación epidemiológica es más parecida a un tsunami, como  ya se ha dicho, porque siempre hemos presentado la misma vulnerabilidad, aunque la mejoría momentánea de algunos datos y la flaqueza tan humana de la auto persuasión, nos devolvieran el espejismo de una cierta seguridad.

Voces expertas ya había anunciado que el recrudecimiento iba a producirse tras el abandono de medidas más drásticas durante  las pasadas Navidades, y lo peor es  que el punto álgido que se prevé para la segunda mitad de enero.

Las cifras, que variarán  en los próximos días  probablemente  a peor , muestran a  día  12  de enero   en España una  tasa de incidencia acumulada  en los últimos 14 dias de más de 450  casos por cien mil habitantes , siendo en el momento de escribir estas líneas todavía más alta  en Extremadura, , Madrid, Baleares Cataluña ,Castilla  la Mancha y Comunidad Valenciana . El número de hospitalizados  va creciendo y se cree, en una  aproximación actual al estudio de seroprevalencia  del Instituto de Salud Carlos III, que  entre 5 ,5 y 6 millones de españoles  han estado infectados por el virus.

Los errores persisten

Nos han abocado a esta situación múltiples factores: la interpretación política   de la ecuación  entre  economía  y salud , la inconsciencia de sectores  de la población, el asocial  sentido del individualismo ,el olvido de las consecuencias  que   nuestros actos pueden tener en la propagación  del virus  junto al  efecto llamada de actos  navideños que transmiten  mensajes  discordantes desde las propias instituciones: iluminamos las  calles  por todo lo alto (pero no vengan a  verlas); organizamos  la cabalgata de  Reyes ( pero no traigan a los niños)…

Quiero vacunas, pero no administro las que tengo

La expectación  sobre los avances en  el diseño de vacunas que fueran efectivas y seguras  frente al virus se vio recompensada  con la aparición en un tiempo record de algunas  de ellas,  que ya están  operativas  y que son fruto del esfuerzo investigador y  de tecnologías  innovadoras .Las  agencias  reguladoras  han  aprobado algunas y se ha tenido tiempo suficiente para  elaborar los protocolos de  priorización, las fases , la  logística y las alternativas  en caso de incidencias . Como para haber conseguido una implantación de la inmunización muchísimo más amplia.

Los  porcentajes  de vacunación en los países de nuestro entorno , con los datos  de que disponemos , van desde el  pírrico 0,07% de  Francia ,  el 0.4 y el 0,5%  de  Portugal y España, Croacia y Alemania ,el 0,64 de Italia  y cifras  más altas , pero muy discretas,  de Dinamarca, 1.43% y Reino Unido 1,91%.

Desde  que  el 27 de diciembre  comenzaron a suministrarse las primeras  vacunaciones  su desarrollo  ha sido  muy lento , lo que llama la atención  pues se  ha dispuesto de tiempo suficiente  para una  programación estratégica  de la campaña .Los índices  en nuestro país han sido  pobres:  el 0.44%  de la población general y su desarrollo es responsabilidad de  las  comunidades autónomas. Se están recibiendo en España  alrededor de 70.000 viales  semanales y cada uno de ellos  presta para  cinco  dosis  vacunas. Por tanto, son 350.000 dosis de vacuna cada semana. . Hay diferencias en la utilización con respecto a las  dosis concedidas  según  la CCAA de  que se trate. Catorce días después del  inicio oficial de la vacunación, es  decir el 10 de enero , la más eficiente había  sido  Asturias,  utilizando el 60,7%    y  la más ineficiente  Madrid , con  un 11,5% de vacunas disponibles. El grupo de autonomías  que con Madrid tenían  los índices de acumulados de positivos más altos, habían utilizado solo  entre el 20 y el 25% de las suministradas .Ante este descredito, las  últimas  informaciones  parecen reflejar un salto cuantitativo , siendo  Melilla, Asturias ; Comunidad Valenciana , Galicia ,Cantabria y Castilla León , las que  han utilizado  entre un 95% y un 80%  de las vacunas  disponibles, Madrid es la última  con un  36,4 %.

No es fácil organizar una  campaña  de  vacunación que precisa ser rápida y  universal ,con un sistema  de salud  agotado y que  está volviendo encontrarse en la misma  situación que en el inicio de la pandemia .Pero hay suficiente experiencia   en las campañas  anuales de la gripe, y  solvencia a raudales en nuestros profesionales sanitarios. No deben servir de excusa las características   especiales de logística  que precisan   los viales ultracongelados.

Las explicaciones de que se están guardando vacunas para la segunda dosis, cuando no se ha interrumpido el suministro y nada hace predecir que pueda darse, no son de  recibo. Vender " cortinas  de humo"  con  que muy pronto  se pondrá la "locomotora en marcha",   y acabar diciendo  que se  precisan más dosis  cuando tiene  repleto el almacén , tampoco lo es .Ni tampoco las ocurrencias  de  modificar  las dosis pautadas  de vacunación  que se han seguido en los ensayos clínicos y han servido para su aprobación,  para acomodarlas a nuestra disponibilidad  o  provecho.

La ideología por encima  de cualquier cosa

Se hace oportuna la reflexión de Charles Bukowski: "El problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que la gente estúpida está llena de certezas". Y esas presuntas certezas suelen estar inspiradas claramente por la ideología.

El sistema  sanitario público lo ha dado todo ,más de lo que se podía esperar ,tras  su adelgazamiento tras la crisis , con la infrafinanciación  y la precariedad  en recursos humanos  y en las  características  de  los empleos. La mayor parte del personal sanitario ha dado más de los que les era exigible, y así se ha traducido en el importante porcentaje que ha resultado infectado. Mientras, la sanidad   privada ha mostrado su vocación "colaboradora" esperando el momento   para aumentar sus dividendos a costa de un mayor debilitamiento del sector público.

La  Comunidad de Madrid es un buen ejemplo de ideología definida, de manejo del  victimismo y del márquetin populista. Con posturas siempre diferenciadas del resto , reduzco impuestos a los que mayor poder adquisitivo tienen  pero requiero más dinero de la hucha común de los presupuestos; solicito insistentemente más vacunas aunque no las ponga; me quejo continuamente endosando a otros problemas  que son de mi competencia y debería solucionar . Desde un principio se han negado  siquiera  a apuntalar el sistema público  sanitario de su comunidad . En el inicio de la pandemia se  renunció a  la contratación de rastreadores  y se privatizo mal y en mínimos  esta  gestión, haciendo caso omiso a la oferta  del colegio de Médicos de  Madrid  y de los servicios  de Madrid Salud. Encargó a una  empresita  sin experiencia que controlara  las residencias  de ancianos  de  su comunidad, con  las dramáticas  consecuencias  ya  conocidas. Optó sobre el papel por los cierres perimetrales de áreas sanitarias, que se solapaban con otras sin  restricciones, pero según parece sin vigilancia para que estos se cumplieran. También ha privatizado la exigua vacunación en las residencias, lo   que ha dado lugar a administración indiscriminada a familiares y clero, al menos en una de ellas.

Ha anunciado que se podrá contar con las farmacias y con los odontólogos para administrar la vacuna, pero no explica cómo. Me  niego a pensar que crean que eso es tan sencillo, que ignoren  que en los programas  de vacunación,  y  más  en esta nueva vacuna , se debe llevar  un registro centralizado en una base de datos  donde se hace constar a quién se le ha administrado, en qué fecha , cuál es el lote  de la vacuna , qué  personal es  responsable… porque es importante valorar la trazabilidad  por si se detectaran fallos en su eficacia y requiriera un control más estricto de esas personas.

Eso sí, se ha construido un "albergue "por valor superior a 130 millones euros sin personal contratado específico, y se está pidiendo la voluntariedad de enfermería para acometer el plan de vacunación.

Como se observa , decisiones todas que comportan y aceleran   el deterioro de un  sistema público que muy a su pesar aún está sostenido por el buen hacer de las y los profesionales sanitarios de Madrid.

Firma del Post:

      • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.

Forman el Foro Ágora Salud:

      • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
      • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
      • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
      • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
      • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
      • Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
      • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.
      • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
      • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
      • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.

Ilustra el blog:

      • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.