Salud en positivo

Sin odio, con orgullo: 28 de junio

Sin odio, con orgullo: 28 de junio

La pandemia de la covid-19 ha generado una crisis sanitaria, y también económica y social. En ese contexto, los discursos discriminatorios y de odio se han hecho fuertes y ya han empezado a materializarse los primeros retrocesos.

"Ustedes no dan sus razones, sino que se limitan a excusarse detrás de otros, como es habitual. Pero basta de excusas o de rodeos, llamemos a las cosas por su nombre; llamemos a cada cosa por su nombre, no utilicemos eufemismos. A querer mantener la discriminación por motivos de orientación sexual se llama homofobia; a querer dar un trato de inferioridad a unos individuos o colectividad se llama discriminación; cuando se quiere que solo unos y no todos los ciudadanos disfruten de ventajas que sean especiales o exclusivas, como el derecho al matrimonio, este deja de ser un derecho y se llama privilegio, y a fingir o aparentar lo que no es o lo que no se siente, a decir una cosa y hacer otra, se llama hipocresía". 

Estas palabras son de hace más de 15 años y las pronuncié en la tribuna del Congreso de los Diputados cuando defendí la ley del matrimonio igualitario en España. Y tanto tiempo después las recuerdo para enumerar nuevamente los conceptos de homofobia y transfobia, discriminación versus privilegios, e hipocresía. Entonces no lo dije, pero todos estos conceptos y algunos más que hoy se siguen practicando, pertenecen a un discurso de odio. En 2005 aún no se había viralizado el término "ideología de género" que obedece a la filosofía patriarcal, machista, y homo y tránsfoba de ataque a la igualdad y convivencia. Un término que a los homófobos y trasfobos, a los intolerantes, les sirve para simplificar el discurso de odio contra las mujeres y el colectivo LGTBI. Hoy, 28 de junio de 2021, es un día para combatir y desterrar el discurso de odio y discriminación de quienes aún hoy sostienen que las personas homosexuales y transexuales no tienen los mismos derechos de ciudadanía por su orientación sexual y de género. Digamos alto y claro desde una ética de convivencia plural y diversa que el odio, la violencia, la intolerancia, la discriminación y la desigualdad no tienen cabida en nuestra democracia. Seguramente esto también tiene un efecto sanador y de reparación hacia tantas personas que han sido obligadas a vivir con vergüenza y ocultas durante siglos por salirse de las normas establecidas por el patriarcado.

Los valores del respeto y la diversidad deben impregnar todas y cada una de las políticas de las instituciones, porque salir de la crisis de la covid-19 "sin dejar a nadie atrás" también es preservar los avances conquistados en materia de derechos civiles y libertades públicas, y seguir avanzando en los derechos de las personas LGTBI. 

Además, los valores del respeto y la diversidad deben ser aprendidos y defendidos desde la infancia. Es un buen día para explicar a los más pequeños con orgullo y mimo el significado de la bandera arcoíris.  Podemos celebrar con ellos los fundamentos constitucionales sobre los que se asienta nuestra convivencia de plena igualdad, dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad. Da igual la orientación sexual que tengamos, da igual a quién amemos, da igual cómo sea nuestra familia, enseñarles con orgullo la diversidad y la convivencia como fortaleza de nuestra sociedad democrática, estoy convencida que les hará mejores personas y más felices. Ese puede ser nuestro compromiso, individual y colectivo, con el respeto, la diversidad sexual, de género y en las familias, desde una mirada en favor de las libertades y los derechos humanos. 

En estas líneas quiero reivindicar que es tiempo para el orgullo, no para el discurso de odio. No puedo dejar de sentir un genuino, profundo y democrático orgullo ciudadano por vivir en uno de los países más avanzados en el reconocimiento de derechos y libertades, porque España, en la historia de su joven democracia, ha estado en la vanguardia en la conquista de derechos civiles y libertades.  Y en una generación ha pasado de tener una "ley de vagos y maleantes" que perseguía a las personas homosexuales per se, a reconocer el derecho al matrimonio igualitario y aprobar la ley de identidad de género, de forma pionera a nivel mundial. En 2021 seguimos trabajando en mejorar y ampliar las leyes de igualdad y no discriminación y continuamos liderando esfuerzos internacionales e impulsando en diferentes foros multilaterales numerosas acciones en defensa de los derechos de las personas LGTBI; porque la no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género es una prioridad en la política exterior de defensa de los derechos humanos. 

Con orgullo, rechazando el discurso de odio y la discriminación, digamos al mundo un año más que el nuestro es un país abierto y respetuoso con la diversidad sexual y de género, con la diversidad de las familias y la protección de la infancia, y reafirmemos nuestro compromiso con la garantía de los derechos del colectivo LGTBI, dentro y fuera de nuestras fronteras. 

Firma del Post:

-Carmen Montón: Feminista y exministra de Sanidad, Consumo y Bienestar social.

Forman el Foro Ágora Salud:

-Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.

-Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.

-Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.

-Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.

-José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.

-Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)

-Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.

-Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.

-Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.

-Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.

-Susana Hernández: Enfermera y feminista.

Ilustra el blog:

-Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.