Salud en positivo

Ferrari con lentejas

Rafael Sotoca

Médico de familia y activista sanitario. Ha sido director general de asistencia sanitaria de la Comunitat Valenciana.

Ilustración: Verónica Montón Alegre

El de los ferraris es un mercado perfecto. Se fabrican pocos, se desean mucho y solo unos pocos tienen la posibilidad de hacerse con uno de ellos. Desearlos pero no tenerlos solo genera el incómodo picor que da la envidia. Es un mercado perfecto.

Novartis, uno de los grandes laboratorios farmacéuticos negocia en España el uso de un medicamento con un precio que ronda los 2 millones de euros por paciente. No hay otro medicamento para mejorar algo a estos pacientes. Lentejas.

Las dueñas de las patentes de las vacunas contra la covid han vuelto a firmar contratos llenos de tachones con la mismísima y aparentemente poderosa Comisión Europea. Lo estados de la Unión están comprando las terceras dosis de las vacunas a un precio superior al de las primeras dosis. Parecían amortizadas, pero no. Lentejas.

Philip Morris, la fabricante de cigarrillos, ha comprado empresas farmacéuticas que venden tratamientos inhalados para la bronquitis que produce el tabaco y para el tratamiento de la adicción. Los mismos te animan a fumar, y si funciona, te venden los inhaladores para tratarte la bronquitis crónica. El negocio es redondo. Los veo invirtiendo en funerarias, así el servicio es completo. Guiso completo de lentejas.

No ha habido acceso durante lustros a los antiretrovirales para el control del VIH, con miles de muertos como resultado, y mucho más recientemente con el tratamiento contra el virus de la Hepatitis. Lentejas a lo pobre.

Mercado imperfecto

El farmacéutico es un mercado imperfecto. Eso dicen los economistas de la salud finos filipinos. O lo que es lo mismo, en el mercado de los medicamentos, productos imprescindibles para garantizar la salud, estos son inaccesibles para buena parte de los que los necesitan. A diferencia del mercado de los Ferrari, no acceder tiene consecuencias mortales.

Un año después del inicio de la vacunación masiva solo un 9% de la población Africana está vacunada para el control de la pandemia. Más de la mitad de la población mundial ya lo está. África es otro mundo. Un mundo en el que la vacuna para prevenir la muerte por neumonía, infantil, es tan cara que sigue siendo para la mayoría de los menores del continente. Y luego te extraña que quieran salir de allí, a cualquier precio, de cualquier forma.

Estos mismos economistas finos se revuelven cuando se les propone que para corregir su imperfección mortal, éste debe ser intervenido, regulado, reequilibrado. Un cambio que debe tener como resultado que las personas tengan acceso a los medicamentos o vacunas y que los productores sigan interesados en producirlos o venderlos. Si no, no es cambio, es trile.

Se ha cerrado, y perdido, el debate internacional sobre el cambio en el modelo de patentes en la Organización Mundial de Comercio. Ni siquiera se ha contemplado la opción de una suspensión temporal o de mecanismos extraordinarios para facilitar el acceso a la vacuna. Haciendo lo mismo es poco probable tener otros resultados, pero por ahora no hay alternativa. Trile lentejero.

El escenario actual está completamente desequilibrado en favor del interés de productores y vendedores de medicamentos y vacunas en contra del interés global y particular. Los países y sistemas de salud están en riesgo de quiebra o simplemente sin acceso a productos necesarios. Y si no, las dejas.

El precio es lo que estás dispuesto a pagar

Los productores, al contrario de lo que se esfuerzan en transmitir, no ponen sus precios teniendo en cuenta los costes de producción o la supervivencia de sus clientes, lo hacen como cualquier otro producto en el mercado, valorando lo que el cliente está dispuesto a pagar por él. Proteger a la gallina de los huevos de oro no está en la ecuación, si palma la gallina, ya habrá otra que ponga. Maximizar los beneficios a corto plazo y explotar el periodo de vigencia de patentes, es la única norma. Eso hace tan imperfecto este mercado.

Los estados en solitario tienen escasa capacidad de negociación, como no la tiene la Comisión Europea, con 27 estados y demasiados tachones detrás. Con cada estado o cliente se negocia un precio que se mantiene en absoluto y confidencial secreto para evitar que pueda ser usado en otras negociaciones.

Es imprescindible reequilibrar mercado imperfecto, que genera inequidades de consecuencias dramáticas. Eso supone trasladar capacidad de decisión a entidades de mayor capacidad de negociación, a la OMS para sus miembros, a la UE para sus estados miembros y al estado sobre las comunidades y a las comunidades sobre los hospitales. Supone también la exigencia a todas estas entidades de transparencia y coordinación en sus negociaciones. Esa exigencia normativa ayudará en sus negociaciones a las organizaciones que no podrán asumir los mecanismos de secretismo de sus contrapartes.

Si los medicamentos y vacunas son Ferraris tenemos un problema. Si en la negociación es lo tomas o te mueres, tenemos un problema. Un problema para los pobres claro, pero nosotros no lo somos, aún no. Nosotros aún soñamos con un Testarrosa.

Forman el Foro Ágora Salud:

Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.

Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.

Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.

Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.

José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.

Isabel González. Médica radióloga. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)

Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia.

Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.

Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.

Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.

           Susana Hernández:  Enfermera y feminista.

 

Ilustra el blog:

Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.