Corrígeme si me equivoco

La era zombi

Atención, damas y caballeros: ya ha llegado a mis oídos la siguiente frase: Internet ha muerto. Reconozco que esta vez me ha sorprendido, aunque estoy acostumbrado a oír este tipo de aseveraciones categóricas semi apocalípticas de vez en cuando. Llámame ingenuo, pero con Internet pensaba que la gente se iba a cortar un poquito. No sé…la veía tan boyante, tan efervescente, tan llena de píxeles, blogs y facebooks…

Internet ha muerto, decía. Al parecer, esta frase fue pronunciada por un periodista especializado en nuevas tecnologías durante una charla a los trabajadores de una empresa en la que trabaja una conocida. Según aseguraba dicho gurú, en cuestión de 5 ó 10 años los contenidos informativos, audiovisuales y de comunicación interpersonal se han de ver trasladados masivamente a los dispositivos de telefonía móvil, relegando la Internet que conocemos a un uso residual.

Añadimos pues este presunto nuevo cadáver a otras insignes formas de comunicación dadas también por fallecidas: la prensa escrita, la radio, la televisión, el teatro, el correo ordinario, el libro, la pintura, la fotografía, el cine, el mimo, las palomas mensajeras y un largo y lúgubre etcétera de defunciones que me permito detener aquí para no aburrirte ni apesadumbrarte. Cultural y comunicativamente hablando, la nuestra es la era zombi, en la que todo está muerto, si es que no murió ya al nacer. Y, si no lo está, le quedan cuatro días.

“Internet ha muerto” pasa a colocarse en el número uno de mi lista de aseveraciones categóricas y desproporcionadas favoritas. Acaba de desbancar a “el Iphone ya cansa”, pronunciada por un buen amigo mío meses antes de que dicho aparato comenzara a venderse legalmente en nuestro país.