Posibilidad de un nido

De mentira viene mentiroso y de idiotez, idiota

Lo acaba de asegurar el cura llamado Alfonso Alburquerque, párroco de la iglesia de San Juan Bautista del municipio de Archena (Murcia): "si hay mentira y hay engaño, obviamente paz no hay, no puede haber". A lo cual ha añadido: "es verdad que el control de los móviles también se está haciendo. Lo habéis notado en vuestro móvil al igual que lo he notado yo".


Lo llaman bulo y en ese saco caben igual las mentiras y las idioteces. Ambas hacen daño, pero muchas también dan risa. La ministra Isabel Celaa ha declarado este martes que las instituciones deben "proteger a la ciudadanía de mensajes falsos", ya que pueden "alterar su salud" y "van en contra de criterios científicos y la integridad de las instituciones públicas". Sí. Y sin embargo…

Sin embargo, hay un grupo en la que la mentira y la idiotez tienen especial relevancia es en el formado por políticos y periodistas. Resultaría labor imposible enumerar aquí siquiera una décima parte, así que valga este picoteo para un vermú con banderilla.

Olona baila sola

Macarena Olona es la portavoz y secretaria general del grupo parlamentario de VOX en el Congreso de los Diputados. El pasado lunes 13 de abril protagonizó uno de los ejemplos más toscos del tema al que nos referimos en el programa Los Desayunos de TVE, conducido por Xabier Fortes. El vídeo no tiene desperdicio.

"Consideramos que están haciendo [desde TVE] una actuación que es de servicio al Régimen, al Gobierno de España", afirmó la de VOX, "de propagación de ese relato que se está intentando extender y que pasa por ocultar la gran desgracia que está sufriendo España".

Antes había apuntado: "Yo no ataco a la Televisión Pública; es una televisión que también me pertenece como española. Esto yo lo denominaría un equilibrio de fuerzas, si tienen al señor Antonio Maestre y otra serie de subvencionados alabando su gestión cuando claramente está poniendo de manifiesto la actuación que se está llevando a cabo desde TVE: una clara vulneración del principio de neutralidad política que debería regir".

Fortes le respondió: "Para hacer acusaciones tan graves como la que usted acaba de realizar, hay que venir con los datos bien preparados". Y añadió: "Ha dicho usted, por ejemplo, que Antonio Maestre hace una colaboración en Televisión Española; no es cierto. (…) Lo que es cierto es que no colaboramos ni participamos en ningún tipo de bulos, que en cualquier caso sí le acusan a ustedes en su formación de favorecer con montajes fotográficos".

En el mismo espacio, Olona reanimó el bochorno: "China nos ha traído dos cosas: en primer lugar, la peste del siglo XXI, y en segundo lugar, el caldo de cultivo propicio para que los postulados comunistas se impongan en nuestro país".

Diez días antes, la portavoz de VOX en el Congreso había acusado al Gobierno, en tuiter, de suspender la Libertad de culto: "La única Iglesia que ilumina es la que arde’. Hoy no las queman. Las vacían". Siguiente derecho fundamental suspendido: Libertad de culto". Se refería a la misa oficiada por el arzobispo de Granada, el ultraderechista Francisco Javier Martínez, y que tuvo que ser desalojada por la Policía Nacional por contravenir la normativa del Covid19.

La misma Olona había acusado a "este Gobierno social-comunista" de querer "introducir la eutanasia en España y por desgracia, por la vía de los hechos, la ha aplicado de la manera más feroz".

Su líder, Santiago Abascal, denunciando un "golpe de estado", ya no merece desarrollo, de tan manido.

El PP y adláteres

Lo de Olona llamaría a risa si no fuera la secretaria general y portavoz del grupo parlamentario de VOX en el Congreso de los Diputados, un partido con 52 diputados, representantes de la extrema derecha en España. Sin embargo, las mentiras y las idioteces no son patrimonio de los ultras. Y, como los de Olona, lo que aquí consta es una ínfima muestra que podría servir como ejemplo.

El 7 de abril, el PP colgó en su cuenta de tuiter la siguiente denuncia contra el Gobierno:

"El Gobierno compra a China partidas de tests que no sirven para nada, rechaza la gestión de una empresa española que le vendería 1.000.000 de tests semanales y mientras anuncia ‘tests masivos’.

Ver para creer."

Se hacían eco de las acusaciones de un tal Francesc Maristany, presidente de Grup Met, quien aseguraba poder proporcionar al Gobierno alrededor de un millón de test PCR a la semana. Las afirmaciones del empresario eran mentira, pero el PP decidió no darse por enterado y lo difundió.

Cuatro días después, el sábado 11 de abril, Rafael Hernando, senador por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado y presidente del Comité de Derechos y Garantías del PP, lanzaba el siguiente mensaje, según el cual Whatspp obedecía órdenes del Gobierno:

"Si WhatsApp sigue manteniendo su estupida (sic) idea, siguiendo instrucciones del Gobierno Sanchezstein, de limitar la difusión de mensajes críticos al Gobierno, no solo colaborará con una censura bananera, sino q la gente se irá a la rusa Telegram y otras

Y Coletas tan contento"

Suma y sigue.

El 31 de marzo, el tuitero Alvise Pérez (147.000 seguidores) denunciaba que Manuela Carmena había recibido un respirador a domicilio. Alvise Pérez es el alias de Luis Fernández, quien fuera jefe de gabinete de Toni Cantó en las Corts Valencianes.

"¿Sabéis qué ex-alcaldesa de 76 años ha recibido en su casa un respirador personal de la empresa 'VitalAire' para evitar acudir a un Hospital Público y hacer cola como el resto de españoles?

Os doy una pista: No informará de ello ni @LaSextaNoticias ni medio alguno de izquierdas."

Por supuesto, era mentira.

El "periodismo"

Los medios de comunicación no han sido ajenos, por descontado, a la difusión de mentiras e idioteces. Sin embargo, baste esta escueta banderilla de aceituna, cebolleta y anchoa a modo de clausura.

Aceituna. El Parlamento Europeo, nada menos, desmintiendo una mentira de Eduardo Inda, director de OKDiario, en la que afirmaba: "El Parlamento Europeo investigará si el estado de alarma de Sánchez ha violado los derechos fundamentales."

Dado que el tuit de Inda es de difícil acceso, aquí la captura que publicó este mismo diario.

Cebolleta. Javier Negre falseando una cacerolada, según él contra el Gobierno. Porque lo cierto es que si algo no ha funcionado en absoluto en esta época peluda, en contra de los sucedido con los aplausos a los servicios sanitarios, han sido las caceroladas contra el Ejecutivo.

Y anchoa. Cristina Seguí, aprovechando el ruido para difamar a sus colegas, en este caso a Esther Palomera y a su hijo.

Que aproveche.

Y como dice el párroco de Archena, "lo habéis notado en vuestro móvil al igual que lo he notado yo".