Posibilidad de un nido

Machofotos: de los presidentes de Gobierno a la manada

El rey Felipe VI y demás autoridades antes del inicio de la final de la Copa del Rey en el estadio de La Cartuja, en Sevilla. EFE / Julio Muñoz

¿Qué tienen en común los presidentes del Gobierno de España en esta democracia, la manada, los jefes de Estado españoles, los acusados de pederastia en la Iglesia católica, los líderes sindicales y la patronal, el listado de violadores de las últimas décadas y el sínodo de los obispos? Que solo son y han sido hombres. En la foto solo salen machos. Son las machofotos. Mucho revuelo ha causado la del palco de la Copa del Rey donde todo son hombres. Y me congratula que haya sido Gabriel Rufián quien encendiera la mecha en redes con ese "En esta foto está todo mal", sobre todo porque un hombre de su partido (Pere Aragonés, ERC) preside ahora un Gobierno cuyos presidentes, colocados uno detrás de otro, componen un ejemplo perfecto de machofoto.

Existen fotos (dejemos el ámbito privado aparte) donde solo aparecen hombres y otras donde solo lo hacen mujeres. Sin embargo, lo relevante no es el hecho en sí, sino el por qué. Y para llegar al por qué, propongo una pregunta: ¿Podría haber hombres en las fotos donde aparecen solo mujeres? ¿Podría haber mujeres en las fotos donde aparecen solo hombres?

Parto de dos imágenes palmarias, la de los violadores de la manada de Sanfermines y la de los presidentes del Gobierno que España ha tenido en las más de cuatro últimas décadas de democracia (podríamos remontarnos todo lo remontable, en cualquier caso).

Vista de los cuatro miembros de La Manada, Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero durante el juicio por el abuso a una joven, en Pozoblanco (Córdoba). E.P./Pool
Vista de los cuatro miembros de La Manada, Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero durante el juicio por el abuso a una joven, en Pozoblanco (Córdoba). E.P./Pool
El Rey y los cuatro expresidentes del Gobierno. /
EFE

Por razones evidentes, en ninguna de las dos podría haber mujeres. En la primera, porque los violadores eran solo hombres. En la segunda, por la misma razón. Es decir, están todos los que son y son todos los que están. Ambas imágenes son además simbólicas y representan una realidad tan histórica como inapelable: los presidentes del Gobierno de España siempre han sido hombres y las violaciones en manada, que se cuentan por centenares, solo han sido perpetradas por machos.

Sin embargo, siguiendo el caso de la manada de Sanfermines, podemos situarnos en la protesta que generó inmediatamente la primera sentencia, en la que se decía que en la agresión a la víctima no habían mediado ni violencia ni intimidación.

Una manifestación de repulsa contra 'la Manada' - EFE

En dicha foto, donde aparecen solo mujeres, bien podría haber hombres. Incluso alguien podría –no yo, desde luego– llegar a imaginar una instantánea solo de hombres indignados protestando por lo que acababa de suceder. Al fin y al cabo, se supone que los feministas florecen por doquier, se manifiestan, se indignan... ¿Por qué no hay hombres en esa foto? Sencillamente porque no están en el lugar donde se toma. No porque no puedan, nada se lo impide. Es decir, al contrario de lo que sucede en la de los presidentes o los violadores, allí podría haber hombres. Podría.

Particularmente ilustrativo es el caso de los candidatos a la presidencia del Gobierno de España. En el último debate televisado, todos los fotografiados eran hombres. ¿Podría haber aparecido una mujer en la toma? No. Se trataba de una fotomacho porque ninguno de los principales partidos políticos españoles presentaba una candidata. No es que las mujeres no quisieran estar, es que no podían.

Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, en una imagen de archivo de un debate electoral. / EFE

Sin embargo, en el debate anterior sucedió algo verdaderamente ilustrativo de cómo funcionan las cosas en los asuntos de representatividad institucional, de reparto de trabajo y de todo lo que a usted se le ocurra añadir. Tras los atriles solo había hombres, por las mismas razones anteriormente expuestas. Resultó sin embargo que, en uno de los intermedios, sí aparecieron mujeres en la fotomacho. Dos. Las limpiadoras encargadas de mantener impoluto el plató.

Una mujer de la limpieza pasa la mopa en el plató de TVE RTVE

Aquella imagen sí merecía la repercusión que no amerita la del palco de la Copa del Rey. Esta última no es más que una de tantas. Aquellas dos señoras con mopa componían una preciosa tilde convitiendo la fotomacho en un machofotón que dio la vuelta al país.

Asuntos de trabajo

En lo laboral sucede exactamente lo mismo al hacernos las preguntas anteriormente citadas.

¿Podría aparecer una mujer cuando se juntan los principales líderes sindicales y la patronal? No, porque son solo hombres. Cuando se sientan a la mesa con la ministra Yolanda Díaz componen una foto que recuerda a aquella imagen brutal de Carme Chacón paseando entre las tropas españolas en formación. Como si algo crujiera y ese crujido fuera blanco y abriera una grieta cuyo interior iluminara apenas algo que se teme efímero.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a los representantes de sindicatos y patronales en un acto anterior. - EUROPA PRESS

Por el contrario, de la misma manera que sucedía en la protesta tras la sentencia de los violadores, en la manifestación de Las Kellys reivindicando sus derechos laborales, magros los derechos que ni siquiera tienen, sí podría haber hombres. De hecho, podría haber tantos hombres como mujeres. Incluso alguien podría –no yo, desde luego– llegar a imaginar una instantánea solo de hombres indignados defendiendo los derechos de las trabajadoras. ¿Por qué no hay hombres en esa foto? Sencillamente porque no están en el lugar donde se toma. No porque no puedan, nada se lo impide. Es decir, al contrario de lo que sucede en la de los líderes sindicales, allí podría haber hombres. Podría.

Las Kellys en una protesta en Barcelona durante el rodaje del documental

Cuando vi las imágenes de la protesta de "los del campo" en Madrid, pensé en las recolectoras de la fresa.