Crónicas insumisas

Más diálogo político para vencer el terrorismo

Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

El Institute for Economics and Peace (IEP) acaba de publicar su informe "Global Terrorism Index 2014 (GTI)" Dicho informe clasifica a los países por el impacto de las actividades terroristas, incluyendo el número de incidentes terroristas, muertes, lesiones y daños a la propiedad. Al mismo tiempo que analiza aspectos económicos y sociales relacionados con el terrorismo.

El informe recoge que en el 2013 hubo cerca de 10.000 ataques terroristas y cerca de 18.000 (un 61% más que en el año anterior) muertos en ataques terroristas; que el 82% de dichas muertes tuvieron lugar en cinco países Iraq, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria; que los actos de terrorismo eminentemente fueron llevados a cabo por cuatro grupos, los Talibanes, Boko Haran, Estado Islámico (EI o ISIL en inglés) y Al Qaeda, estos cuatro fueron los responsables del 66% de todas las muertes. Iraq es el país más afectado por el terrorismo y EI fue el responsable de la mayor parte de las muertes en dicho país.

Según recoge el GTI hay tres factores estadísticamente significativos asociados con el terrorismo, la violencia del Estado, las quejas – reivindicaciones de grupos y los altos niveles de criminalidad. Más del 90% de los ataques terroristas tuvieron lugar en países con niveles de violaciones graves de los Derechos Humanos incluidas las ejecuciones extrajudiciales por parte del Estado. La conclusión es fácil, si se quiere reducir o eliminar la actividad terrorista lo primero que hay que hacer es reducir la violencia practicada por el Estado, es respetar y hacer que se respeten los Derechos Humanos, aumentar el dialogo político con los opositores o minorías, con el objetivo de reducir las discriminaciones, quejas y hostilidades, al mismo tiempo que se tiene que disminuir la impunidad ante los delitos.

El informe GTI destaca la ideología religiosa como un factor relevante en el terrorismo; antes del año 2000 las reivindicaciones políticas y las reivindicaciones nacionalistas y separatistas eran las principales razones de las acciones terroristas, los movimientos políticos y los movimientos separatistas todavía siguen siendo significativos, pero en estos últimos años la ideología religiosa ha ocupado lugar central de las reivindicaciones de los grupos que llevan a cabo acciones terroristas. Que no quiere decir que los conflictos actuales sean religiosos.

Otra conclusión interesante del informe es que las tasas de pobreza, la baja escolarización y otros factores económicos no presentan una asociación determinante con el terrorismo.

También analizan la evolución de todos grupos terroristas que ha habido desde 1960 hasta la actualidad, una constatación significativa de dicho estudio es que el 83% de las organizaciones terroristas que han acabado su actividad lo hicieron dentro de un marco de negociación política entre el Gobierno y los grupos terroristas, es decir que la vía de negociación política es un instrumento muy efectivo para resolver conflictos de orden político. El 10% de las organizaciones terroristas dejaron su actividad después de haber conseguidos sus objetivos políticos por la vía armada y solo el 7% de los grupos abandonaron su actividad porque fueron vencidos militarmente. Las estadísticas ponen de manifiesto que la negociación política para la dejación de la violencia es la vía más exitosa.

La preocupación por el riesgo de actos terroristas forma parte de todas las estrategias de seguridad occidental, la de EEUU y la de la UE. Aunque el terrorismo sea una preocupación importante, en comparación con otras violencias es relativamente pequeña. En el 2013 murieron en atentado terrorista cerca de 18.000 personas, en cambio por homicidio murieron 437.000 personas. En los Estados Unidos una persona tiene 64 veces más probabilidades de morir por homicidio que por atentado terrorista, en el reto del mundo la proporción es de 40 veces más.

El informe nos proporciona pistas para actuar contra el terrorismo, la principal, que la solución está en el mismo país, en el Gobierno, en disminuir la violencia del Estado contra la oposición y la disidencia, en un mayor respeto a los derechos humanos y por dialogar y negociar respuestas políticas a demandas políticas. A través de las armas y con estrategias militares sabemos que no se puede vencer el terrorismo.