Opinion · Crónicas insumisas

Desarme y militarismo

Pere Ortega, Centro Delás de Estudios por la Paz

Militarismo y desarme es un binomio que a pesar se de ser antagónico convive sin distorsiones en el mundo actual. Observemos que todos los esfuerzos que se llevan a cabo para avanzar en el desarme son para reducir el impacto negativo de las armas. Mientras que los esfuerzos en reducir la influencia del militarismo, es decir del complejo militar-industrial, encaminadas a la reducción del gasto militar, de los ejércitos y de la adquisición de armamentos, es tanto como no avanzar en el desarme.

Estas son las cuestiones a las que se dedica el Centre Delàs d’Estudis per la Pau de Barcelona, y que hace escasos días, el 11 de diciembre, celebraba su 15 aniversario. Un Centro que toma su nombre del que fuera comandante de las fuerzas armadas españolas, José Manuel Delás, que durante la dictadura franquista fue uno de los fundadores de la Unión Militar Democrática (UMD), colectivo que trabajó por la instauración de la democracia en España. Delás, perseguido como el resto de miembros de la UMD, se exilió y a su retorno a España se convirtió en pacifista radical. Un ejemplo que sus amigos quisimos recordar cuando a su muerte coincidió con la creación del Centro.

El acto de conmemoración consistió en unas Jornadas dónde se analizó el armamentismo y el militarismo mundial a la luz de los conflictos más importantes actuales: el que se vive en Oriente Medio, sin duda el más grave, pues a los conflictos de Palestina, Iraq, Afganistán, Siria se añade la denominada “guerra contra el terror” muy presente en esa región; la confrontación Este/Oeste entre Rusia y EEUU/OTAN/UE debido al conflicto de Ucrania; las tensiones en el sudeste asiático dónde las potencias de China, Rusia y EEUU incrementan su presencia militar. La pregunta que se planteaba es si toda esa conflictividad está generando una remilitarización en las relaciones internacionales. El análisis corrió a cargo de Carlos Taibo, Helena Torroja, Rafael Grasa y Arcadi Oliveres, expertos que coincidieron en señalar las pésimas prácticas políticas llevadas a cabo por todas las grandes potencias que, si bien es prematuro hablar de remilitarización, si no se enmiendan se producirá una escalada que conducirá a un mayor gasto militar, a más carrera de armamentos que acarreará más militarismo.

Las Jornadas prosiguieron con un balance del trabajo realizado por el Centro Delás durante estos 15 años, dónde se repasaron sus hitos más sobresalientes. Desde 1999 han publicado 12 libros, desde el primero “El ciclo militarista español” hasta el actual “Riesgos y amenazas del arsenal nuclear”; 25 Informes que analizan el ciclo económico militar español (gasto militar, industria militar y comercio de armas) así como las fuerzas armadas españolas y los conflictos armados dónde éstas intervienen. Y por último, las grandes campañas por el desarme y la paz en las que ha intervenido el Centro, a saber: Por una reducción del gasto militar; Contra el comercio de armas; Banca armada (contra el financiamiento del armamento); Por la Prohibición de las minas antipersona; Por la prohibición de las bombas de dispersión; Contra las armas ligeras (IANSA). Así como las hoy vigentes: Contra las armas robots y Por un tratado internacional que prohíba las armas nucleares.

Un Centro, que busca un doble objetivo: investigar con todo el rigor posible las causas del militarismo para avanzar por el camino del desarme hacia una cultura de paz que posibilite la eliminación de las guerras; y a su vez, alimentar con sus informes y libros a movimientos sociales y sociedad civil que trabaja por una justicia global y un mundo en paz.

Vaya esta breve crónica para dejar constancia del trabajo en favor de la paz de un Centro en el que Tica Font y yo mismo colaboramos.