Opinion · Crónicas insumisas

No es probable que Daesh ataque con material nuclear

Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

La semana pasada tuvo lugar una cumbre de jefes de estado en Washington cuyo objetivo era aumentar la seguridad sobre el material nuclear, compartir información sobre seguridad y tráfico de material nuclear. Estas cumbres anuales han estado impulsadas por Obama, la primera de ellas tuvo lugar en el 2010, un año después del famoso discurso en Praga de Obama “un mundo sin armas nucleares” en que habló de su sueño de que desaparecieran estas armas de la faz del planeta.

En ese mismo año se llevó a cabo un acuerdo entre Rusia y Estados Unidos para reducir su arsenal nuclear en cerca de un 30%, en concreto se trataba de reducir las armas estratégicas con cabeza nuclear, reducción importante para avanzar en la desnuclearización. Al mismo tiempo que ambos países daban pasos para reducir el número de cabezas nucleares, daban pasos para renovar o modernizar su arsenal de armas atómicas, en concreto Rusia en el 2015 ya cuenta con 40 misiles intercontinentales y Estados Unidos está haciendo su correspondiente actualización, al igual que Reino Unido. En definitiva cabe concluir que se reduce el armamento nuclear obsoleto y se trabaja para conseguir nuevas armas nucleares, por tanto el objetivo de los acuerdos no van dirigidos a reducir en número de armas nucleares existentes. A esta cumbre no han asistido representantes de Irán, Rusia, Corea del Norte, Pakistán y Bielorrusia, países esenciales para consensuar programas que reduzcan el peligro nuclear.

El tema principal en Washington no era hablar de las armas nucleares existentes o futuras, sino de las más de 2.000 toneladas de material de uranio enriquecido o plutonio útiles para fabricar armas nucleares que existen en el mundo. El tema se centraba en hablar de la seguridad de las instalaciones que albergan estos depósitos de material radiactivo y de evitar el tráfico ilegal de este material.

Esta cumbre incluía en el orden del día una sesión destinada a abordar el peligro de que terroristas, en concreto el Daesh, lleven a cabo un atentado en una ciudad con material nuclear. Después de los atentados de París y Bruselas, Estados Unidos tiene interés en abordar el riesgo de que grupos extremistas tengan acceso al material nuclear que algunos países tienen para uso civil o militar.

Para nuestra tranquilidad Washington informo que no tiene constancia que el grupo Estado Islámico esté tratando de conseguir material nuclear o un artefacto nuclear artesanal, pero cree que es necesario tomar medidas para prevenirlo.
En esta cumbre se habló de la necesidad de vigilar e incrementar las medidas de seguridad de todas aquellas instalaciones que dispongan de material nuclear, incluidos los hospitales. Recordaban lo grave que puede ser que pequeñas cantidades de este material sea dispersado en zonas o espacios densamente habitadas o con gran afluencia de personas.

Recordemos que EEUU y Rusia poseen más del 90% del arsenal de armas nucleares del mundo, Estados Unidos tiene 7.000 armas nucleares y Rusia 7.500. Hay armas nucleares suficientes como para destruir el planeta varias veces. La mejor seguridad de la que podemos dotarnos, es la de destruir todas estas armas nucleares, la de acordar eliminarlas. Mientras avanzamos en la eliminación, hay que vigilar que no haya ni accidentes, ni robos, ni contrabando de material radiactivo.