Opinion · Crónicas insumisas

No hay que volver a votar. Pónganse de acuerdo

Tica Font, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Los líderes de los partidos parecen incapaces de gestionar la diversidad política que manifiestan los ciudadanos a través del voto. Solo a modo de ejemplo en la Comunidad de Madrid (PSOE 37, PP 30, Cs 26, Mas Madrid 20, VOX 12 i Podemos-IU 7) la suma de escaños PP, Cs y Vox es suficiente para que se planteen poder gobernar juntos, pero el mensaje público que nos ofrecen es el de incapacidad para poder llegar a un acuerdo de programa de gobierno. Puede ser que hoy asistamos a una escena insólita, lo nunca visto hasta ahora, que se llegue al pleno de investidura sin que haya acuerdo entre ellos para votar a un candidato. El fracaso de la sesión de hoy pondrá en marcha le reloj de dos meses para poder llegar a un acuerdo o a convocar nuevas elecciones. La derecha parece incapaz de llegar a acuerdos entre sus fracciones. Lo mismo podemos decir de las negociaciones en la Comunidad de Murcia.

Vox, que tiene la llave del acuerdo para investir, quiere obtener tajada de su posición y no van a dar su apoyo al candidato de PP sino es a cambio de influir en el programa de gobierno y tener cargos de gobierno. ¡O ceden los otros o vamos a elecciones!

Situación similar la encontramos en la izquierda, hay dificultad entre PSOE (123 escaños) y Podemos (66 escaños) para encontrar puntos comunes programáticos que les permitan llegar a un acuerdo de gobierno, después de cada reunión de los dos líderes llega el momento de los reproches o acusaciones de no decir la verdad sobres las intenciones de cada uno. Sánchez ofrece acuerdos de programa, cargos intermedios y de un gobierno en solitario socialista; Iglesias busca un gobierno de coalición y por tanto tener programa conjunto y reparto de ministerios. Más o menos seriamente el presidente afirma o amenaza con que si no hay investidura en la primera vuelta, no habrá segunda vuelta, dejara correr el tiempo y nuevas elecciones el 10 de noviembre.

Las intransigencias que muestran los líderes políticos dan una imagen negativa de la política, si son incapaces de llegar a acuerdos simples no nos podemos imaginar como podrán llegar a acuerdos de gran calado para los ciudadanos como parar y revertir el Cambio Climático o las grandes desigualdades en nuestra sociedad. Si son incapaces de acordar como repartirse un gobierno ¿cómo será posible que acuerden como regular el sistema financiero?

El bipartidismo se ha acabado, no hay dos proyectos políticos en litigio, no habrá en mucho tiempo un proyecto político hegemónico que tenga el apoyo mayoritario de la población. Los nuevos gobiernos ya no se construirán entre iguales sino entre diferentes. El problema no es de la población, no se trata de que votemos reiteradamente hasta que un partido obtenga la mayoría absoluta. Son ustedes los líderes políticos los que tienen que gestionar la diversidad social, son ustedes los que tienen que dar el mensaje a la sociedad de que entre diversos, y manteniendo la identidad propia, es posible entenderse, es posible dialogar, escucharse y llegar a acuerdos. Es educativo para sociedad que nos muestren en que han cedido cada uno en aras del bien común.

Si ustedes son incapaces de llegar a acuerdos el mensaje que nos mandan a la población es el de la imposibilidad de convivir juntos y que por tanto solo es posible la imposición del más fuerte sobre el más débil. La sociedad necesitamos que ustedes marquen un discurso distinto, un discurso de respeto, de entendimiento, en definitiva un discurso constructivo.

La opción no es volver a votar, el reto es gestionar los resultados que tenemos.