Cuentos de Iberia

La gurulla del coral de tres vueltas (Estremeñu)

La resistencia del estremeñu

‘La gurulla del coral de tres vueltas’ es un cuento infantil escrito al modo tradicional, y directamente en extremeño, por José María Alcón Olivera, autor de la primera novela publicada en esta lengua: Requilorios (1984), quien tiene publicada otra novela, El revesinu (2010), así como varios relatos en media decena de libros colectivos, todo en extremeño.

En cuanto a la situación lingüística en Extremadura, en la actualidad conviven con el castellano tres modalidades lingüísticas, pero dos de ellas (el estremeñu y el português raiano) en un estado de diglosia tan avanzado que hace que se encuentran en definitivo peligro de extinción. Esto hace que resulte complicada su percepción de forma directa pero sí de forma indirecta a través de lo que se ha venido a denominar habitualmente ‘vulgarismos’.

Se trata del portugués rayano (hablado en diversos municipios a lo largo de la frontera con Portugal como Olivenza, Cedillo, La Codosera o Herrera de Alcántara), la fala (hablada en tres municipios de la Sierra de Gata: Valverde del Fresno, Eljas y San Martín de Trevejo. La fala se encuentra en peligro de extinción no por diglosia, ya que hay bilingüismo, pero sí por la baja población de los municipios en los que se habla) y el extremeño (hablado principalmente en la mitad occidental de Extremadura pero con diversas islas orientales como las de Serradilla, Orellana o Las Villuercas). Las tres lenguas están reconocidas como tal por parte de organismos internacionales como la Carta Europea de las Lenguas del Consejo de Europa, la UNESCO o SIL International

El extremeño o estremeñu es el romance hablado principalmente en la parte occidental de Extremadura con diversas islas orientales como las citadas de Serradilla, Orellana o Las Villuercas pero también en comarcas aledañas como El Rebollar, Sierra de Francia, Sierra de Béjar, Aravalle, La Jara, Montes de Toledo y norte de Huelva. Pertenece al grupo de las lenguas peninsulares occidentales como el gallego, portugués, asturiano o leonés, pero a diferencia de ellas, su proceso de normativización está siendo más tardío y el amparo legal y la alfabetización, nulos.

Características fonéticas, gramaticales y léxicas lo apartan del castellano, si bien su influencia en los últimos siglos ha sido significativa. A pesar de que todas las clasificaciones para el extremeño han sido erróneas, desproporcionadas o incluso denigrantes, entendemos que tales despropósitos parten de un conocimiento sesgado, parcial, insuficiente o lo que es peor, prejuicioso, de lo que se habla en Extremadura.

Nuestra labor en OSCEC surge debido precisamente a esta presión de la lengua oficial, el castellano, que ha ido arrinconando y borrando de la memoria la existencia de estas variedades romances extremeñas de origen occidental, y que la gente seguiría hablando a pesar de no haber una norma común puesto que seguiría legándose de padres a hijos de una manera natural. Como la situación es mucho más grave incluso, salvaguardar el rico patrimonio lingüístico y, por ende, cultural de Extremadura, es una necesidad que hemos considerado prioritaria para la cultura extremeña. Hemos ido así desarrollando normas y materiales que sirvan de base para el aprendizaje, esta vez no de padres a hijos, si no como quien estudia una lengua extranjera, ya que hasta ese punto de diglosia y descomposición se ha llegado.

OSCEC, Órganu de Siguimientu i Cordinación del Estremeñu i la su Coltura

La gurulla del coral de tres vueltas

Estu que era una gurulla que andava arganeandu ena busca de simientis i raízis en un campu de yervas al tiempu que lo estavan segandu. Empampirolá estava en estus mesteris quandu guipa a un segaol que se disponi a heneal andi ella estava, i al apreparal-si pa levantal el vuelu se le quea una pata entallá d’entri los yervajus del suelu i no puei volal.
—Acho, acho, segaol, quietu parau! Que no pueu volal i las patas me las vas a sajal – l’espeta aginá por mé la prossimiá del guañeru.
—No pueu paral, que los mis conchavis de tarea me van a ancançal —le respuendi el segaol que se va acercandu peligrosamenti andi la gurulla estava esforciandu-si con vencejonis por soltal-si.
El avi cogiendu resuelgu le huchea:
—Si t’aparas i no me cuertas las patas una cosa te daré, esti coral de tres vueltas que tengu nel gañón i que en un caminu enhallé. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—Si te cuertu las patas, el coral delas tres vueltas tendré i carni palos tronchus de verças dispondré i assín el su caldibachi con gustu sorberé.
I ras, sin paral un inti passa la guaña pola yerva i las patas dela probi gurulla, que al vel-si descruía i libri, anque sin zancas, vola sin cansíu i sin paral pol cielu i sin poel aposal-si nel suelu.
—Qué hadré? Si sigu volandu me cansaré. Me diré a vel al herreru a que me haga unas patas d’alambri i assín puiré aposal-mi si quieru.
—I assina lo hizu, se hue ancá el fragüeru i le dixu que le hiziera unas patas d’alambri pa que piera aposal-si i resolgal de tantu vuelu.
—I qué me vas a dal por mé d’estu? –l’espetó el herreru.
—Esti coral de tres vueltas que tengu nel gañón i que en un caminu enhallé. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—Hecha la mocha! En un trin vienis a por ellas.
Conque dispués dun ratu vuelvi la gurulla a polas sus patas d’alambri, que el buenu del herreru l’uvu hechu con unus tubinus pa que entrara los cachus patas que le queavan al páxaru dispués de que el segaol se las huera rebanau.
Ya se las uvu calçau, peru al disponel-si a levantal el vuelu pa esprimentá-las, no púu, porque el pesu delos tubus i los alambris no le dexavan siquiá sobrivolal porcima la fragua. Assinque se las entriega al herreru dixendu-li:
—No las quieru, que ni dal un passu pueu. Cono que el coral de tres vueltas que tengu nel gañón i que en un caminu enhallé, no te daré. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—I qué ei de hazel yo con ellas? —se quexó el fragüeru, con razón.
—Unus tángalus largus les añidirás i con ellas las yervas del suelu quitarás.
—Acho! Qué buen acuerdu m’as dau, esti enventu me vieni que ni pintiparau.
I relochu queó el herreru con el su enventu. Ya la gurulla se poni a cavilal en vel quién el su pobrema le puei solucional.
—Comu precisu unas patas más ligeras se lo diré al carpinteru que con unus palillus me hadrá pa que yo puea alçal el vuelu.
Assínque vola caminu la carpintería. I allí enhalla al picamaeras que canta con alegría:
—Yo carpinteru só i, quandu termini el mi trebaju, ancá mía me vó.
—Alos buenus días, señol carpinteru. Aposal-mi nel suelu evitu, polo que unas patas de palillus nessecitu.
—I qué me vas a dal por mé d’estu? – le preguntó el carpinteru.
—Esti coral de tres vueltas que tengu nel gañón i que en un caminu enhallé. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—Hecha la mocha! En un trin vienis a por ellas.
Conque dispuesinu un ratinu vuelvi la gurulla a polas sus patas de palillus que el buen carpinteru l’uvu hechu ligeras comu soplillus. I al calçal-si-las, con el pesu, los deus de palillus delas patas s’escachan i no puein sostenel-si en pie.
—No las quieru, que ni dal un passu pueu. Cono que el coral de tres vueltas que tengu nel gañón i que en un caminu enhallé, no te daré. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—I qué ei de hazel yo con ellas? – se quexó el carpinteru, con razón.
—Unus tángalus largus les añidirás i con ellas la espalda t’arrascarás.
—Acho! Qué buen acuerdu m’as dau, esti enventu me vieni que ni pintiparau.
I relochu se queó el carpinteru con el su enventu. Ya la gurulla se poni a cavilal en vel quién el su pobrema le puei solucional. No encontró la gurulla obreru que l’entangara el pobrema por enteru. Assinque volandu i esmaejá volvió andi las sus patas huerun sajás. I allí mesmu vio comu cavalleras en ellas i con entrebejilis s’esmerava una perdigocha por caminal, mentris otras s’afanavan en assujetal.
—Aé, aé, perdigochas sin picu, que las patas me las vais a hazel añiscus!
—Que no son las tus patas, que las amus encuentrau por baxu unas matas. Si te las damus, qué mos vas a dal al chambiu? —aterminan por dizil.
—Una vuelta d’esti coral de tres vueltas que tengu nel gañón vos entriegaré i que en un caminu enhallé. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—Mos val i que a toca mos pondremus quandu de correl mos cansemus.
—Peru en quantis que la buena dela gurulla quixu subil-si en ellas no púu, que precisava que alguien se las apegara. Assina que acaviló que el jardineru bien se las puiría enxaretal, que a mó d’enxertus se las uniera pondi el segaol se las llegó a cortal.
—I qué me vas a dal por mé d’estu? — le preguntó el jardineru.
—Una vuelta d’esti coral de dos vueltas que endenantis de tres vueltas era, que tengu nel gañón, vos entriegaré i que en un caminu enhallé. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.
—Buenu, lo hadré i nel chaperu del espantaju lo pondré pa hosseal alos páxarus malus que me tienin el jardín picoteau.
I assina lo hizu, i a mó de vilortas se las colocó queandu-si-las bien assentás. I anque el caminal no era mu cierteru, movía la su andaina con saleru, con el su coral duna vuelta, que antis de tres vueltas era i endispués de dos. Que reluzi de día con el sol, de nochi conas estrellas i conas gotas dela lluvia rebrillea.

I tós huerun felizis,
i si tú no lo huisti
hue porque no quixisti.

2018.

 

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.