Cuentos de Iberia

Lamiak: mitología vasca (José Miguel Barandiaran, euskara)

Lamia 1909

Barandiaran, los mitos y la identidad

José Miguel Barandiaran (Ataun -Gipuzkoa-, 1889-1991) es conocido por su gran labor investigadora en diversos ámbitos. Durante su más de un siglo de vida, fue sacerdote, arqueólogo, antropólogo, etnólogo y docente; es conocido como el patriarca de la cultura vasca.

Sus primeros años vivió en un entorno puramente euskaldun y con el tiempo llegó a hablar numerosos idiomas, como el español, inglés, alemán y francés, aprendiéndolos de un modo autodidacta algunos de ellos. Era un europeísta convencido y no dudó en viajar y aprender de los mejores. Participó numerosas veces en congresos, tanto de oyente como de ponente. Referente entre los expertos de la época, le nombraron miembro de la Société d’Ethnographie de Paris en los años 30 y de la Royal Anthropological Institute de Londres en 1946, entre otros.

Desde joven tuvo una gran curiosidad por el pasado, lo cual le condujo a realizar numerosas investigaciones, tanto arqueológicas como etnográficas. Solía recalcar la importancia de saber de dónde venimos, para llegar a comprender hacia dónde avanzamos. Por ello, no dudó en vestirse el mono de trabajo, entrar en cuevas y excavar hasta retroceder miles de años de la historia.

Al mismo tiempo que miraba hacia atrás también vivió el presente; Barandiaran se dio cuenta de la transformación que vivía su sociedad, la vasca. Se percató de cómo la agricultura dejó paso a la industrialización, de cómo las tradiciones iban evolucionando, a veces desapareciendo. Por ello, empezó a realizar encuestas etnográficas para conocer las costumbres ancestrales, los empleos de antaño. También comenzó a recopilar por escrito cuentos y leyendas de la mitología vasca. Gracias a él, en gran medida, no se perdieron las figuras de la diosa Mari, de Basajaun, de las lamias… Iba publicando todo ello en el Anuario de Eusko Folklore que creó en 1921 y que todavía hoy sigue vivo.

Cuando la Editorial L’Encobert se puso en contacto con la Fundación José Miguel de Barandiaran y realizó su propuesta de colaboración para Cuentos de Iberia, al instante nos pareció muy interesante… ¿Pero cuál elegir? Son tantas las historias… Al final fueron dos los cuentos elegidos: Lamiak e Hiru Anaiak. En la primera se narra la leyenda de las lamias, personajes femeninos con extremidades inferiores de animales que vivían en cuevas y enamoraban a hombres con su belleza; el segundo trata sobre el diablo. Cuentos recogidos en lugares concretos -Mondragón y Zugarramurdi, respectivamente- , pero que se repetían en numerosas partes del País Vasco. Porque la mitología, siempre ha sido seña de identidad de las culturas.

Zuriñe Velez de Mendizabal Etxabe. Secretaria técnica de la Fundación José Miguel de Barandiaran

Lamiak

Eusko-Folklore, 1966-3ª, Nº17.
Propiedad de José Miguel de Barandiaran Fundazioa

Lenau Kobaundi’n lamiñak ba ei zien, emakume etxura ederrekuak.

Baten, Korrioneko mutil bat lamiña batekin ezkonketako asi ei zan.

Lamiñak esan ei utzen: «Neri zenbat urte daukan igerten baustek, ezkonduko gaittuk».

Mutil orrek ezin asmau ei euben.

Auzoko andra bati galdetu ei utzen zela asmau al euben.

Andri orrek esa’ei utzen berak igerriko utzela.

Andri ori juan ei zan kobara; jarri ei zan, kobara atzekoaldia jarriaz; makurtu ei zan eta anka-bitartetik kobara begira jarri ei zan.

Lamiña etorri ei zan eta esan ei euben: «Ene! Eunda bost urte ba ditut, baña bein be eztot orrelakorik ikusi».

Orduan andria juan ei zan mutillagana eta esan ei utzen: «Eunda bost urte jittuk lamiñiak».
Mutillak esan ei utzen lamiñiari: «Eunda bost urte dittun ik».

«Igerri utzek eta orain ezkonduko gaittuk».

Lamiñak ezkontzeko eskupekoa ein ei utzen txarrantxa bat.

Gero paitaen ankak eukela ikusi euenian, mutillek itxi eiñ ei utzen lamiñiari.

Orduan lamiñupillo batek atzian jarrai utzen Agarre’raño mutil orri.

Mutilla sustau ta geixotu eta ill ei zan.

Bere lamiñ-ezkongaiak illekoai lagundu ei utzen eleixperaño.

Andik geixago ez ei zan ikusi lamiña ori.

Martín de Zubizarreta. Dixana, Mondragón (1957).

Lamiak

Eusko-Folklore, 1966-3ª, Nº17.
Propiedad de José Miguel de Barandiaran Fundazioa

Dicen que antiguamente hubo en Kobaundi mujeres de forma hermosa.

Una vez, un muchacho del caserío Korrione empezó en tratos para casarse con una lamia.

La lamia dijo: «Si aciertas cuántos años tengo, nos casaremos».

Ese muchacho no lo podía averiguar.

Así que preguntó a una mujer de la vecindad cómo podría averiguarlo.

Esa señora le dijo que ella lo adivinaría.

La mujer se fue a la cueva; se colocó dando la espalda a la cueva, se dobló y se puso mirando al fondo por entre ambas piernas.

La lamia se acercó y le dijo: « ¡Ene! Tengo ciento cinco años, pero nunca he visto cosa igual».

Entonces la mujer fue donde estaba el muchacho y le dijo:

«La lamia tiene ciento cinco años».

El muchacho le dijo a la lamia: «Tú tienes ciento cinco años».

—Lo has adivinado y ahora nos casaremos.

Las lamias le hicieron como regalo de boda una carda.

Después, habiendo visto que la lamia tenía pies de pato, la despidió.

Entonces, un grupo de lamias persiguió al muchacho hasta Agarre.

El muchacho se asustó, enfermó y murió.

Su novia lamia acompañó el cortejo fúnebre hasta el pórtico de la iglesia.

En adelante no se vio más a esa lamia.

Contado por Martín de Zubizarreta, del caserío de Dixana en Mondragón (1957).

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.