Cuentos de Iberia

Hiru anaiak (Tres hermanos), José Miguel Barandiaran. Pactos con el demonio en Zugarramurdi.

Barandiaran, los mitos y la identidad

José Miguel Barandiaran (Ataun -Gipuzkoa-, 1889-1991) es conocido por su gran labor investigadora en diversos ámbitos. Durante su más de un siglo de vida, fue sacerdote, arqueólogo, antropólogo, etnólogo y docente; es conocido como el patriarca de la cultura vasca.

Sus primeros años vivió en un entorno puramente euskaldun y con el tiempo llegó a hablar numerosos idiomas, como el español, inglés, alemán y francés, aprendiéndolos de un modo autodidacta algunos de ellos. Era un europeísta convencido y no dudó en viajar y aprender de los mejores. Participó numerosas veces en congresos, tanto de oyente como de ponente. Referente entre los expertos de la época, le nombraron miembro de la Société d’Ethnographie de Paris en los años 30 y de la Royal Anthropological Institute de Londres en 1946, entre otros.

Desde joven tuvo una gran curiosidad por el pasado, lo cual le condujo a realizar numerosas investigaciones, tanto arqueológicas como etnográficas. Solía recalcar la importancia de saber de dónde venimos, para llegar a comprender hacia dónde avanzamos. Por ello, no dudó en vestirse el mono de trabajo, entrar en cuevas y excavar hasta retroceder miles de años de la historia.

Al mismo tiempo que miraba hacia atrás también vivió el presente; Barandiaran se dio cuenta de la transformación que vivía su sociedad, la vasca. Se percató de cómo la agricultura dejó paso a la industrialización, de cómo las tradiciones iban evolucionando, a veces desapareciendo. Por ello, empezó a realizar encuestas etnográficas para conocer las costumbres ancestrales, los empleos de antaño. También comenzó a recopilar por escrito cuentos y leyendas de la mitología vasca. Gracias a él, en gran medida, no se perdieron las figuras de la diosa Mari, de Basajaun, de las lamias… Iba publicando todo ello en el Anuario de Eusko Folklore que creó en 1921 y que todavía hoy sigue vivo.

Cuando la Editorial L’Encobert se puso en contacto con la Fundación José Miguel de Barandiaran y realizó su propuesta de colaboración para Cuentos de Iberia, al instante nos pareció muy interesante… ¿Pero cuál elegir? Son tantas las historias… Al final fueron dos los cuentos elegidos: Lamiak e Hiru Anaiak. En la primera se narra la leyenda de las lamias, personajes femeninos con extremidades inferiores de animales que vivían en cuevas y enamoraban a hombres con su belleza; el segundo trata sobre el diablo. Cuentos recogidos en lugares concretos -Mondragón y Zugarramurdi, respectivamente- , pero que se repetían en numerosas partes del País Vasco. Porque la mitología, siempre ha sido seña de identidad de las culturas.

Zuriñe Velez de Mendizabal Etxabe. Secretaria técnica de la Fundación José Miguel de Barandiaran

Hiru anaiak

Eusko-Folklore. Enero-Junio 1957. 3ª Serie. Nº9.
Propiedad de José Miguel de Barandiaran Fundazioa

Sara’ko lezian eskolatuak izan omentzien hiru anaia: batto Atarrabio, bertzea Arruit eta bertzea Don Juan.
Deabruak eskolatu omentzituen, batto gero beretzat izateko. Eskolatu omentzien ederki.
Deabrua beti hekien zain baitzen, hek ezin atera lezetik: deabrua galdezka omentzen beti.
Batto arrunt abilla omentzen, eta bere xapela mintzaazten.
Eta bein deabrua solasean, bertze aldera begira zagola, utzi xapelaen gain deabruari errepustak ematea eta hiruak atera omentzien lezetik.
Deabrua oartu omentzen; baino urduko urrun goanak. Deabruak tiratu omentzioten burdingantzo bat gibeletik, eta Atarrabio'ri zapata-takoina eta itzala kendu.
Geroztik zapatan takoina eman arren, beti faltatzen omenzitzaion. Gero hiruak apez in omentzien. Elkar trunpatzen ibiltzen omentzien. Bein Arruit'ek bazkariz gonbidatu omentzuen anaya Don Juan. Bazkaldu eta, Don Juan etxera zoalaik, Arruit’ek harrierauntsia ekarrarazi omentzuen Don Juan'en gainera.
Hazienda-larru bat bizkarrean artu eta Arruit'en sagardira gan omentzen Don Juan eta sagarrondo guzietan biraka-bira ibiliaz, harri guzia Arruit'en sagardiaren gainera erorazi.
Deabruak beretzako omen zeukan Atarrabio, zapata-takoina eta itzala kendu ziolakotz. Eta maiz beraekin mintzatzen omentzen.
Bein Atarrabio'k jakin omentzuen deabru bat, emazteki baten figuran, Aita Sainduaingana gana zela, ura bekatuan erorazi naiez.
Orduan Atarrabio’k deabruari deitu omentzion eta galdatu zenbat denboraz Erromaa eremaintzuen.
—Oren bat haat eta oren bat unat —erran omentzion deabruak.
—Ez lasterrago —errepusta Atarrabio’k.
—Amar minutu haat eta amar minutu unat —erran orduan deabruak.
—Ez, lasterrago: minutu ’at haat eta minutu’at unat —Atarrabio’k.
—Zer emain datak sari?
—Nik bazkaitan jaten dan jatekuain azala.
Orduan deabruak airean artu omentzuen Atarrabio. Bazamakien Erroma’at. Itxasoain gainean pasatzean, galdein: eia nola zen mezain erdian erraten zuten itz arin ura.
—Arre, diable —errepusta eman omentzion Atarrabio’k. Egia erraten bazion, deabruak bota zezaken itxasorat.
Deabruak Aita Sainduaren atean utzi omentzuen.
Atarrabio’k han deitu omentzuen. Eta atezaina atera.
—Nun da Aita Saindua? —galdetu omentzion Atarrabio’k.
—Orantxe bazkaiten astera doa, eta badu laguna ere.
Deabru bat, emazteki baten figuran, etorria omentzuen Aita Sainduak, bera bekatuan erorazteko.
Atarrabio’k orduan atezainari zigor bat eman omentzion, arekin Aita Sainduaren bazkaitako maina, luzara eta trebeska, neurtzeko manatuaz.
Atezainak in omentzuen Atarrabio’ren errana, Aita Saindua eta deabrua buruzburu mainean zaudelarik.
Maina neurtzean, atezainak gurutzia in baitzuen, deabrua bereala suntsitu omentxen, ortotsak gaineko karraskak inez.
Berriz deabruak etxerat ekarri omentzuen Atarrabio.
Etxeat sartzean, Atarrabio’k bere kapa astindu omentzuen, amai erranez:
«Jaka-mendietan elurra ai du: neretzat bazkaitako ez deusik presta, eltzaurrez bazkaldu beaut».
Atarrabio’k eltzaurrez in omentzuen bazkaria eta eltzaur-azalak deabruari mainazpira bota saritzat.
—Hauk idorrak kituk —erran omentzion deabruak.
—Nik hoitaik jate’iat —Atarrabio’k.
Deabrua goseak gan omentzen andik.
Deabruak beretzat beti izateko bai zeukan Atarrabio, eta au beldur omentzen hiltxeai.
Mezaerdian bere burua ilaraztea autatu omentzuen, orduan garbi izain zela. Errana
baita apaizak meza ematekoan, xapelean uzten dituela bere bekatuak.
Bere amari erran omentzion, ilonduan haren biotza aga baten puntan emateko. Beleak eramaten baxuen biotz ura, infernuan izain zela; pikak eramaten bazuen, purgatorioan izain zela, mezak iteko. Eta usoak gaten bazuen, zeruan izain zela.
In omentzuten Atarrabioren errana. Bela etorri, inguruka-inguruka ibili, baino ez ereman.
Pika etorri, ibili ura ere inguruka, ukitu ere bai; baino ez ereman.
Usoa etorri, eta harek ereman Atarrabio’ren biotza.
Atarrabio orai zeruan dago.

Dominica Gilzu. Zugarramurdi (1941).

Tres hermanos

Eusko-Folklore. Enero-Junio 1957. 3ª Serie. Nº9.
Propiedad de José Miguel de Barandiaran Fundazioa

En la cueva de Sara fueron educados tres hermanos: Atarrabio, Arruit y Don Juan.
El diablo los instruyó a condición de que después uno se quedara con él.
Se educaron bien.
Como el diablo siempre los vigilaba, no podían salir de la cueva: el diablo preguntaba constantemente por ellos.
Uno de ellos era extraordinariamente listo y hacía que hablara su sombrero.
Una vez, hallándose el diablo de conversación, mirando hacia otro lado, los tres salieron de la cueva dejando a cargo del sombrero el responder al diablo.
El diablo se dio cuenta, pero para entonces estaban ya lejos.
El diablo les lanzó por detrás un gancho de hierro, y arrancó a Atarrabio el tacón del zapato y la sombra.
Desde entonces, aunque fuese recolocado el tacón en el zapato, siempre desaparecía.
Tiempo después, los tres se hicieron sacerdotes.
Se molestaban mutuamente.
Una vez, Arruit invitó a comer al hermano Don Juan.
Después de la comida, cuando Don Juan volvía a casa, Arruit atrajo granizo sobre Don Juan. Con una piel de oveja sobre sus hombros, Don Juan fue al manzanal de Arruit y, recorriendo todos los manzanos, hizo que el granizo cayera sobre ellos.
El diablo tenía por suyo a Atarrabio, por haberle arrebatado el talón del zapato y la sombra, y frecuentemente hablaba con él.
Cuando Atarrabio supo que un demonio con el cuerpo de una mujer había ido a ver al Santo Padre para hacerle caer en el pecado, preguntó al diablo que en cuánto tiempo le podía llevar a Roma.
—Una hora para allá y una hora para acá —le dijo el diablo.
—No, más rápido —respondió Atarrabio.
—Diez minutos para allá y diez minutos para acá —dijo entonces el diablo.
—No, más rápido. Un minuto para allá y un minuto para acá—le dijo Atarrabio.
— ¿Qué me darás en pago?
—La cáscara del alimento que yo consuma en la comida.
Entonces el diablo levantó en el aire a Atarrabio. Le llevaba a Roma. Al pasar por encima del mar, le preguntó por aquella leve palabra que decían en el alzar de la misa.
—Arre, diable —le dio por respuesta. Si hubiera dicho la verdad, el diablo le podía lanzar al mar.
El diablo lo dejó en la puerta del Santo Padre.
Atarrabio llamó y salió el portero.
— ¿Dónde está el Santo Padre ?—le preguntó.
—Ahora mismo va a comenzar a comer y, además, tiene compañera.
El Santo Padre tenía a un demonio, con el cuerpo de una mujer, venido para llevarlo al pecado.
Entonces Atarrabio dio al portero un palo, encargándole que con él midiera el largo y el ancho de la mesa en la que comía el Santo Padre.
El portero hizo el recado de Atarrabio, hallándose en la mesa, frente a frente, el Santo Padre y el diablo.
Como el portero trazó la cruz al medir la mesa, el diablo desapareció al instante, provocando ruidos como truenos.
El diablo devolvió a Atarrabio a casa.
Al entrar en casa, Atarrabio sacudió su capa, diciendo a la madre: «Está nevando en los Pirineos, no prepare nada para mí, solo quiero comer nueces».
Atarrabio comió nueces y echó las cáscaras como premio al diablo debajo de la mesa.
—Estas están secas—le dijo el diablo.
—Yo como de ellas —contestó Atarrabio.
El diablo se marchó de allí hambriento.
El diablo contaba con tener a Atarrabio para siempre, por lo que este temía morirse.
Así que decidió morir en el alzar de la misa, pensando que en aquel momento se hallaría puro. Puesto que es sabido que el sacerdote, al celebrar la misa, deja en el sombrero sus pecados.
Había encargado a su madre que, a su muerte, pusieran su corazón en la punta de un palo. Si el cuervo se llevaba aquel corazón, estaría en el infierno. En cambio, si lo llevaba la picaza, se hallaría en el purgatorio y tendrían que darle misas. Y si se lo llevaba la paloma, estaría en el cielo.
Hicieron lo dispuesto por Atarrabio. Llegó el cuervo, estuvo revoloteando alrededor, pero no se lo llevó.
Después fue la picaza. También ella anduvo dando vueltas y, aunque lo tocó, no se lo llevó.
Por último, llegó la paloma y se lo llevó.
Ahora Atarrabio se halla en el cielo.

Contado por Dominica Gilzu, Zugarramurdi (1941).

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.