Cuentos de Iberia

La onjana y el sevillanu, de Juan Sierra Pando. Mitología cántabra

Ophelia, John William Waterhouse
Ophelia, John William Waterhouse

El cántabru

El cántabru, cumu tóas las linguas, es un demarcaor cultural jundamental ena costrución de la identidá los pueblos, n´esti casu de Cantabria y de la genti cántabru. Tien un urigen compleju ena Edá Meyu cuandu escomiencin a surdir las linguas romanci d´Uropa cona deformación del latín vulgar. Nel sú corpus atropa l´enfluencia de las visicitudis héstoricas de Cantabria duranti más dos milenios, asina la sú fonética, fonolugía y el sú lésicu recibin aportacionis del preinduropéu meciáu col célticu, latín, castillanu, asturlionís y el vascu. Es por tantu una lingua romanci que se destiendi por tóa la Cantabria autual y polos tarrentorios de la Cantabria hestórica: daqui comarca´l esti Asturias, el norti Burgos y Palencia, asina cumu´n parti de las Encartacionis vascas. Los istudios d´esti romanci tienin el sú espienci enas primeras decáas del siglu XX, cuandu autoris tan arrecunucíos cumu Menéndez Pidal lu incluyin nel sú trebaju. Esti considera´l cántabru drentu´l tueru asturlionís de la lingua, consideración priduminanti ena autialidá.

El llamatu cántabru engloba las difirentis hablas de Cantabria (montañés, pasiegu, carmuniegu, tudancu… enti otras) que´l muestru Estatutu d´Autonomía diz que tienin de caltenesi, onqui la rialidá es que dendi las estitucionis naidi jaz náa por ellas. Hai dellas asociacionis en Cantabria qu´aluchan pola decensa d´esti patrimoñu enmaterial peru ensin un dellu aguda´l Gobirnu autonómicu es complicáu qu´esta lingua siga vivu por mucha tiempu. El presidenti Miguel Angel Revilla dijo´l cántabru qu´era un castillanu mal parláu inorando los istudios que se han jechu d´esti habla cumu´l de Ralph Penny, Carmen Fernández Juncal, Adriano Gª Lomas, Jonathan Holmquist u´l de Francisco García González. Tamién nel añu 1928 Fernando Segura decendió la presencia´l cántabru ena RAE altraviés d'una famosu rivista y amás, la Unesco calificó al cántabru cumu "lengua en peligro claro de desaparición". Jaz poca tiempu dendi´l grupu de Compromis nel senáu se entarajiló una prupuista´n decensa´l cántabru pidiendo la sú couficializdá. El Estáu jezo responsabli´l Gobirnu autonómicu, quin tien las competencias.

El cántabru sofri un emportanti procesu d´aceju y abora parlasi´n daqui zona rural, sobri tóu ena comarca´l Saja-Nansa, La Pasieguiría y Liébana. Aguañu vivimos la jituación de caltener esta lingua u dejala morrir pa siempri, y esu que vivimos n´una época ena que las linguas tienin un valor patrimoñal mui emportanti peru siguimos acolechaos polos qu´icin qu´es una lingua pa parlar conas vacas. Da murnia´l tener de veer esapaicer el móu de parlar los muestros gÜelos cumu asina endicaba´l Atlas LingÜístico de la Península Ibérica (ALPI) y difirentis puisías e iscritos de jaz no tantos años. Tamién es verdá que hai rasgos sellencos del cántabru cumu l´aspiración la "J" u la treminación en "U" que siguin mui vivos entá.

Drentu´l cántabru desistin dos variantis, l´oriental y l´ocidental. Las dos comparcian los mesmos rasgos onqui cáa unu conas sus particularidáis, pinto´l casu qu´ena zona oriental está muchu más vivu la treminación en "I" qu´ena ocidental piru´l gastar la "J" aspirá (ondi´n castillanu sedría "H", "F" u "S") viísi más nel ocidenti cántabru. Quiciabis la "J" aspirá (jh) séa´l rasgu más característicu´l cántabru que puéi viísi entá, por ellu es asgaya emportanti caltener tóos los rasgos d´esta lingua cumu tamién l´abondu vocabulariu que tenemos ena Tiirruca. Tratasi d´un móu parlar ensin modelu lingÜísticu cultural únicu ni una grafía común puestu que nu está estitucionalizáu y sigui ensin estar normativizáu.

A cáa gÜelta vemos cumu polas redis soliacis genti´n abondu barrunta´l cántabru y aluchan por esti cona seguranza qu´angún diya allegará a ponesi´n valor esti prestosu patrimoñu cultural. Nu hai istudios ujicialis que igan cuantu genti parlalo peru con certía enos centros urbanos sólu aquedan ristos residualis cumu esprionis y vuquiblis. Dendi´l muestru trebaju pol cántabru amás de querer caltenelo y barruntalo´n Cantabria, tamién mos prestaría que genti de tóu´l mundu escomienci a enteresasi por esti patrimoñu que mos pertenez a tóos. Nel jondu andamos a buscu d´entrajilar una decensa dina y merecía´l cántabru y de tóos los sus parlantis patrimoñalis.

Por ellu, queremos mostrar el muestru agradecimientu´l piriódicu Público y a la editorial L'Encobert por darmos la oportunidá de comparciar conos letoris esti cuentu iscrito nel dialeutu montañés del cántabru, de Juan Sierrapando. ¡Asperemos que vos presti!

Mario Pisano Martín y Iván Díaz San Millán, Cántabru Parlau

La onjana y el sevillanu

—Samaniego

— ¡Mal añu pa’l enemigu malu! ¿No vos podéis estar callaus tan siquiera un ratucu o dirvos con mil d’a caballu a da guerra a otra parte, condenaus?

—Pus cuéntenus un cuentu.

— ¿Y que cuentu querís que vos cuenti, si vos he contau sinfinidá, y aunqui supiera más que Briján…?

— ¿Quién es Briján, güela?

—El mesmu Pateta que cargui con vusotros, ¿sabís? ¡Júosus, Júosus! Si hasta ofender a Dios l’hacen a una estos empacatáus de críos.

— ¿Qué le pasa, tía Sandalia?

— ¿Qué quier que me pasi, señor, qué quier que me pasi? Que esta jatera de nietus me tien consumía y van acabar con la poca pacencia que me queda. Güélvenme tarumba a juerza de gritus y esmengones, porque pedir que si estén quietus es pedirlos imposibles, que paez que tien argadillu; y ahora, pacabá d’aborreceme han saliu con la toná de que lis cuenti un cuentu; comu no lis cuenti un…! Dios me perdone, porque iba a icir un disparate. Home, haría una caridá de Dios en quitármelus d’encima.

—Pues vea usted lo que son las cosas, tía Sandalia, en busca de un cuento vengo yo.

— ¡Esta si que tuvo que ver! ¡Eramus pocus y parió mi güela! ¿Conqui es icir que buscaba ayuda y tráenme jeringa? ¡Mirin el mu jastialón, con más añus qu’el cajigón del monte A, y entuvía quier que li jorriquen pa dormise como si juá un mozucu! ¿Quier que li cuenti el cuentu de María Sarmientu, que…?

—No, ese ya lo sé.

—¿Y cuál no sabrá el venturao, dimpués de tanta tierra comu ha corriu y tantu mundu comu habrá vistu? Miri, déjisi de cuentus y diganus el algu de lo muchu güenu que haiga por esas ciudades.

—Ya se lo diré; pero primero cuénteme usted algún cuento de aquí, de la tierruca: uno de brujas, por ejemplo.

—De esu si que no puei ser; porqui brujas, lo que se diz brujas, aquí, y en güeña hora lo diga, ni las hay, ni nunca las hubo. Se conoz que comu las brujas son cosas del infiernu, del que Dios nos guardi, y aquí no llevamus d’esa hacienda, porqui, gracias al amparu de nuestra Patrona, la milagrosa Virgen del Carmen, de la que ajuyin lus malus comu las pulgas del poleu, no nos jaz maldita la falta, dendi el puenti de Barcenillas al di la Conchuela, y dendi la Collá de Carmona al Cuetu de Tordías, ni barruntu hay de ellas. Aonde si diz que las hay, y no pocas, es en Saja y en Ucieda; peru contra nos, no pueden ná.

Cuandu lus vecinus de Fresnea u de Viaña, u de LLendemoró bajan, entuvia de nochi, a Cabezón, pa coger el primer tren del Cantrábricu, diz que al pasá por los Mijarazos oyen gritus como d’almas en pena, aullíus de lobus y unus a modu d’esbarrius mu tristes, que lis ponin lus pelus de punta y lis persiguin hasta que tresponen el Peñuezu y allegan a la Nogalea; y cuentan que son las brujas que supiendo que van resguardaus con el escapulariu, no usan meterse con ellus.

Pos cuandu las cabañas de Sopeña, de Valle, de Terán y de Selores suben a lus puertus de Sejus u de Palombera, las brujas de Bárcenamayor, de Colsa y de Correpocu se ponin en lus pernales que dan sobre el caminu, pa ver d’embrujalas, comu embrujan a las gajucas, peru en viendu que ven que son del Valle, dejanlas pasá dijendu:

«Vaigan, vaigan de mala man,
que estas bien jisopás van».

Y es qui sabin que las nuestras vacas no salin en lus jamasis de la corti, sin ir bien arrociás con una ramuca de jinojo mojá en agua bendita. Asina que a los nuestrus ganaus podrá dalis el marcor u el gripi u la pernera u la pizotia u, si a mano vien, la solenguana; peru lu que’s el maleficiu no lis entra.

Si juera onjanas; de esas si que las hay.

—¿Y qué son onjanas? ¿Serán lo que en otras partes llaman ojáncanas, no?

—Ca, no, señor; las ojáncanas, que están mal casás con los ojáncanos, que tienin solu un oju en la frente y que matan a los chiquillucus pa sacalus los untus y coméselus, son unas mujeronas malas, mientris que las onjanas son unas enfelizucas de Dios que no se metin con naide; tienen lus pechus en la espalda y con ellus crian a los hijucus de los tremplarius; viven en los cóncavos soterráneos y salin por las muladeras, por las torcas y hasta por los castañus ajuriacaus a buscá raices y bellotas y lu que alcuentran pa caltenese ellas y los sus hombres; y auqui las más de’llas son viejas, feas y están mal tresnás, haylas tamién mozas y de güen ver. Algunas vecis hablan con los vivientes en una lengua que cai comu en copla y dícenlus cosas de mucha enjundia; peru hay que’ntendelas a media palabra, porqui no las gustan los preguntonis.

Una muchacha de Renedo qu’iba buscando unus de la vista baja, con perdón, jallóse a una onjana que asubiaba en la cueva del Dorro y la dijo:

«Picu el Dorro, picu el Dorro,
allí tengu yo el mi escanillu de oru
y la mirueca de plata
y el jusu de Caravaca;
y se ha de sacar con los cuernos d’una cabra».

— ¿Negra u blanca? preguntó la moza; y enestonces la onjana respondiola:

«Si callaras, más supieras
que por ellu más valieras».

Por lo que se barrunta que haiga allí tesoru soterrau, u cuanti no daque mina de oru, plata u otru mineral de los güenus.

—Bien; pues ya que no hay brujas, cuénteme un cuento de onjanas.

—Si, si, cuéntelu, cuéntelu.

—¡Cuéntelu, cuéntelu! ¿Pos no vus l’acabo de contá, condenaus? En fin, por no oirvos, contareos otru: peru, santo Tomás, esti y no más. Y allá voy yo con mis once ovejas.

—¡Ay qué contra, güela; si usté no tien ovejas! Y ni siquiá puei movese por causa del paralis.

—Güenu; pos si no tengo ovejas y sino pueu moveme por el paralis, tampocu pueu contá cuentus, ¿lu sabís, parleterucus del diañu?

—Vaya, tia Sandalia, no tenga tan mal genio; considere que son unas criaturas y, sobre todo, no me haga pagar culpas que no tengo.

—Si, si; tan güenu es usté comu ellos; peru pa que no se diga… allá voy yo sin denguna oveja. Este era un mozu de Gismana qu’iba pa Andalucia pa hacese sevillanu; y diendo p’Andalucia, al llegar a los Campus de Estrá se alcontró con una vieja, mu viejuca, acurrucá al socaire d’un escaju. Preguntóle ella a ónde iba y de ónde era, contestó él al casu, y enestonces la onjana, porqui aquella viejuca era una onjana, dandu un sospiru mu jondu, más jondu qu’el pozu el amu, que, sigún diz, no tie calu, jue y dijo:

«¡Ay, Ruenti, Ruenti!
Alli tengo yo una hija
encantá en una juenti;
si esa juenti juese mia
no m’iba yo a Andalucia».

Siguió el mozu su caminu y andandu, andandu llegó a Sevilla y alli estuvo barriendu suelus, fregandu platus, sirviendu cañas y cobrandu lanzas u lo que es lu mesmu, robandu pa’l amu, que ni se lu agradecia ni pagaba, hasta que cansau d’aquella briega, viendu que’l trabaju era muchu y l’arrejundía pocu, golviose pa su tierra, más ricu de alifafes que de pesetas.

Pos, hijucus de Dios, que gulviendu pa su tierra, llegó el sevillanu á los Campus de Estrá y cátate que va y güelve a alcontrarse con la mesma onjana, acurrucá al socaire del mesmo escaju.

—A la pa e Dios, onjana, díjola él; y jué ella y le dijo:

— ¿De ónde eres, sevillanu?

Y dijo él, que de Ruenti; y enestonces ella, dandu el sospiru más jondu que la otra vez, golvió a decir:

«¡Ay, Ruenti, Ruenti!
Alli tengu yo una hija
encantá en una juenti.
¡Ay, juenti, si jueras mia
cuantu oru y plata yo te sacaría!»

Rumiandu el dichu de la onjana Ilegó el sevillanu a Ruenti, y allegandu a Ruenti, jué y se alcordó de que siendu el entuvia mozucu, oyó contá que cuando la Juentona se seca, que lo jaz una u dos vecis al añu, sin causa conocía de alma mortal, pa golver a manar pasau un ratucu con la mesma juerza que endenantes, salen de la cuevona unus comu soníus de moneas, y es que lus tremplarius están contandu los sus caudalis. Filandu estu con el dichu de la onjana, dió en cavilar que alli debía haber tesoru, y cavilandu que alli había tesoru, dió en íse tos los días a la Juentona y allí s’estaba las horas muertas dendi que Dios amanecía hasta bien entrá la nochi, alguardandu la seca, que naide sabe cuandu va a venir, pa entrar en la cueva y salir d’una vez de probe si tenía la suerte de dar con el tesoru.

Ellu jué que una noche, que se l’había pasau a la santimperie, cuando ya estaba mediu aterecíu, porqui corría un gris que talmenti paecía que llovían anfileres de punta, vió salir del propiu juriacu de que mana el manantial, una feguruca blanca, pequeñuca, algu jaldía, peru maja como las mesmas rosas, con unus ojucus que relumbraban comu dos lucerus, y que de prontu se jué engrandandu, engrandandu, hasta llegar al tamañu corporal. Relochu del tó quedóse el sevillanu al vese ante aquella devinidá; peru ella, andandu sobre el agua como si andara por un caminu real, alcercóse a él y le dijo:

«Sevillanu, sevillanu;
si tú eres hombre leal,
tengu de date toos los días
una peseta y un rial;
peru ha de ser con condición
de que a dengunu digas ná».

Juró el sevillanu, por estas que son cruces, ser callau com’un jisu, y enestonces la ojancanuca encantá, porqui ella era la feguruca blanca li dijo cómu tenia que ir toas las noches a hablala y cómu había de golver toas las mañanas, antis qui piaran lus gurriones, y debaju el primer cantu que metiera la manu, se alcontraría una peseta colunaria peru que si decía palabra a persona viviente, ni golvia a vela a ella, ni golvia a alcontrar más pesetas.
Dendi aquel dia el sevillanu no faltó ni una nochi a echar un ratucu di plática con la onjana, ni faltó denguna mañanuca a buscar el sustipendiu; iba el mi hombre, metia manu debaju el primer morrillu y sacaba la colunaria, reluciente, que paecía comu recién acuñá.

Y asina corrierun dias y corrierun mesis y currierun añus y el mi sevillanu sin jincar el bocicu al traboju de la tierra, ni pensar en golvese a Andalucia y sin dejar de campar com’un particular bien acomodau de suyu. Él no comía borona, el beber de lo güenu de la Nava, el vestir de lo finu comu los señores, el gastar en la bolera y en la taberna comu el más pudienti, él a toas las romerias tirando en alvellanas y cosquillas los rialis comu agua, él a lus torus cuandu lus había, y a to esto el caudal sin acabásele y sin que naide barruntara de onde podía venile.
Peru comu los mengues no huelgan, un dia de la Magalena, que había empinau un pocu más de la cuenta, jué un amigu y va y le diz en la taberna:

—Home, sevillanu, yo t’apreciu y porqui t’apreciu tengu de icite lu que por el lugar se mormura, y a mi ver con razón, porqui ellu, tú estuvistes pocu tiempu en Sevilla y no sería muchu el caudal que pudiste traer, tú no has heredau a degún indianu, a ti no te ha tocau, al menus que sepamus, la lotería, tú no tienis ventas ni rentas, porqui la tu familia es más probe que la del tiu Candolias, que no cenaba nunca y almorzaba pocus días, y no embargante, tú gastas comu un mayorazgu y no das golpi al trabaju, de modu y manera que comu quier que las pesetas no s’apañan al pié de los árboles, comu las castañas escalentias, la gente da en decir que si tienes firmau paztu con el de las uñas largas u te has alcontrau el tesoru de lus tremplarius.

—Y sí que li alcontré, u cuanti menus algu que’s mu amejau, saltó el mu runflante; y jué y contó de pe a pa to lo que con la onjana l’había pasau.

Pos, amigus de Dios, habis de saber cómu aquella nochi, cuandu el sevillanu jué a la Juentona, alcontrose allí con lus mas de lus vecinus del lugar, peru no vió la onjana. Golvió de madrugá y lo mesmu; allí estaban los mozus y tos los casaus de la Nogalea y de Gismana, muchus de Ucieda y de Meca y hasta angunus de Barcenillas y La Miña, jurgandu debaju lus cantus; peru ni la peseta, ni un tarín, ni un mal chavu morunu tan siquiera.

La onjanuca había cumplíu su palabra. Y colorin, colorau, esti cuentu s’acabau. ¿Li ha gustau o no li ha gustau?

—La diré, disgustarme, no me disgusta; pero…

—Peru no li ha alcontrau la enjundia ¿no es esu? Home hasta mentira paez que una vieja comu yo, que nunca salió de esti lugar, ni anduvo en más escuela que la de la amiga, y esu para aprender a repasar y hacer calceta, tenga que explícale el ite de las cosas a un siñor tan leiu y escribíu comu usté. Ya li dije qui a las onjanas había qui entendelas y no preguntalas; peru como quier qui yo no soy onjana, voy a ponérselu molíu y cerníu pa qui si enteri.

Cuandu el sevillanu del cuentu iba pa Sevilla, la onjana de lus Campus de Estrá quisu icile qui pa quien quiria trabajar, medius había aqui sobraus sin necesidá d’ir a buscalus a otras tierras; y endimpués, cuandu golvió, comu quier qu’estaba hechu á acostase tarde y levantase trempanu, toas las nochis, aluegu qui lus otrus aselaban, s’iba él a la Juentona y ponia butrones y metia varales, con lu que cogía truchas y anguilas hasta hartarse y aluegu las vendía comu que; peru enteráronse lus demás, cayeron muchus perrus sobre el mesmu güesu, y ni pa unu ni pa dengunu; de modu si está qui lu qui la onjanuca vinu a hicile jué que en boca cierrá no entran moscas. ¿Entendiólu ahora, cristianu?

—Sí que lo entendí. Pero, dígame, ¿cree usted que hay esas onjanas?

—Comu haber no li diré yo que las haiga; peru ellu algu tien el agua cuandu la bendicen. Lo que si sabré icile es que cuandu yo aprendí esti cuentu, entuvia no se habían inventau lus carruferriles, ni la letrecidá, ni lus tumóviles y ya era conociu el dichu de la onjana:

«¡Ay, juente, si jueses mia
cuantu oro y plata yo te sacaría!»

Y aluegu ha veniu unu y a cien pasus de la Juentona ha levantau una frábrica, que por el día asierra mediu monti y por la nochi, sin más que dali güelta a un tornillucu alumbra como si jua de dia la Iglesia y la taberna y casi toas las casas del lugar; y entuvia la queda juerza pa moler toa la borona del Ayuntamientu; con lo que gana el amu el oro y la plata a cestaos. Conque si esti no alcontró a la onjana, que venga Dios y lo vea.

Juan Sierra Pando (1905).

 

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.