Que alguien nos ayude

¿SOY YO O ES LA GENTE? // ANTONIO OREJUDO

Este periódico ha decidido no incluir suplementos regionales. A mí tampoco me gustan. La prensa regional me deprime. Tiendo a pensar que la noticia que no logra entrar en la sección de nacional carece de importancia. Pero estoy equivocado. Hay asuntos que ya sólo existen ‘regionalmente’. Uno de ellos es la educación pública, cuyo declive se ha acelerado tras el traspaso de sus competencias a las autonomías.

Andalucía bilingüe

Un día Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, se levantó y en vez de estirarse y echarse un pedete, que hubiera sido lo suyo, dijo: hágase la enseñanza bilingüe en Andalucía. Y la enseñanza bilingüe se hizo en Andalucía. Lo que no pudo hacerse tan deprisa como habría querido Chaves fueron los profesores bilingües. Pero ese ya no es un problema del Gran Estadista. Ese es un problema de las delegaciones o de los centros. ¿No hay profesores? Que los hagan. Y efectivamente hubo que habilitar a marchas forzadas, de junio para septiembre, una plantilla de profesores todo lo bilingües que se pudiera. Las entrevistas de trabajo eran bastante rigurosas: ¿Has estado alguna vez en Inglaterra? Sí. Bilingüe. ¿Has estudiado El Inglés con Mil Palabras del Profesor Maurer en CCC? Sí. Bilingüe. Me cuentan que hubo niños que ya sabían inglés de antes, y que iban a clase con algodones en los oídos para que el maestro no les estropeara la pronunciación.

Andalucía igualitaria

Muchos de estos profesores bilingües son reclutados a última hora, poco antes de que empiece el curso, entre los interinos que se han quedado sin plaza. Sensible como es a la calidad de la enseñanza y a la conciliación de la vida familiar y laboral, la Junta de Andalucía no distingue entre provincias andaluzas. Y como todas las provincias son iguales, una maestra interina que acaba de tener trillizos puede ser enviada desde su domicilio en Granada a un colegio de Huelva sin que les tiemble el pulso a las lumbreras de la Consejería de Educación. ¿Qué te tienes que llevar a los trillizos contigo? Te los llevas. ¿Qué los tienes que dejar con la abuela? Pues los dejas;  a nosotros qué nos cuentas. Durante ese año la pobre maestra sólo tendrá una cosa en la  cabeza: sus trillizos. No creo que le importen mucho los niños a los que supuestamente tiene que formar.

Andalucía socorro.

Parece que la única que se está cargando la enseñanza pública en España es Especulanza Aguirre; pero no es así. Aquí, en el mejor de los mundos posibles, en la Andalucía gestionada por el formidable Manuel Chaves, la enseñanza pública también agoniza entre la desidia y la incompetencia.