Posos de anarquía

La banca es la bomba

El escándalo en Londres por el fraude de Barclays Bank y sus manipulaciones de los tipos de interés interbancarios ha sido un shock para los británicos. Han pasado de tener la capital financiera de Europa a la capital del fraude, con permiso de España, claro, que en materia de estafas bancarias también ganamos la Eurocopa.

El escándalo, como digo, ya se ha cobrado dos altos cargos, el presidente de la entidad, Marcus Agius, y su consejero delegado, Bob Diamond -tiene guasa el apellido en estas circunstancias-. Ya es más de lo que siquiera podríamos soñar en España. También cayó una multa millonaria de más de 360 millones de euros en el Reino Unido y Estados Unidos por manipular el Libor, el tipo de interés interbancario fijado en Londres, y su equivalente europeo, el Euribor, entre 2005 y 2009. Pero lo que ya es de ciencia ficción desde la óptica española es que Cameron haya anunciado una comisión parlamentaria para investigar el asunto.

Esta misma semana conocíamos que la Serious Fraude Office (SFO) está estudiando imputar penalmente a Diamond, osea, que podría dar con sus huesos en la cárcel. Y es que, como dice el ministro de Hacienda británico, George Osborne, "si el fraude es delito en un negocio normal, ¿por qué no habría de serlo en la banca?". Como reclaman los diputados ingleses, es necesario arrancar cuanto antes esa comisión para aumentar la transparencia y conocer a la perfección los conflictos de interés, cultura y estándares profesionales del sector. Algo de lo que en España bien podríamos aprender.

Pongamos un ejemplo de opacidad de la banca española: ¿sabían que al menos 30 empresas de armas españolas han recibido apoyo de la banca, bien a través de participaciones accionariales, créditos o fondos de inversión? Así es, según expone un estudio de SETEM y el Centro Delàs de estudios por la paz de Justícia i Pau. No es para menos, porque las empresas de armas en España arrastran un ratio de endeudamiento de un 73% de media.

¿Quienes son las diez entidades que mayor presencia tienen en el negocio armamentístico español? La líder es Bankia, con más de 300 millones de euros, pero le siguen Liberbank, Banco Santander, Caixabank, Catalunya Caixa, Banco Popular, Banco Sabadell, Ibercaja y Bankinter. No se escapan ni las cajas más modestas y que, históricamente, estaban mejor consideradas desde una perspectiva ética: Caja Arquitectos, Caja Ingenieros, Caja Laboral y Caja Rural también flirtean con las armas. Por cierto, Barclays Bank también lo hacía.

¿Por qué no lo saben ustedes? Porque las entidades lo ocultan a través de, por ejemplo, empresas de inversión intermediarias. Porque, a igualdad de condiciones, ¿cuántos de ustedes meterían su dinero en un banco sabiendo que con él se financian indirectamente las guerras?