Posos de anarquía

Los catering italianos, a la caza de Fátima Báñez

Se acaba de hacer oficial que el próximo 14 de junio los ministros de Economía y Empleo de España, Italia, Francia y Alemania se reunirán en Roma para diseñar una política europea común que favorezca al empleo, con la lucha contra el paro juvenil como una prioridad. Ya saben, políticas para la Europa de los 27 (a partir del 1 de julio, de los 28 con la incorporación de Croacia) decididas por cuatro y, si me apuran, por uno (Alemania, claro). Ese el mantra "más Europa" que claman quienes más chupan del bote.

Sea como fuere y tras un año y medio en el Gobierno, Fátima Báñez podría estrenarse al fin en una cumbre de empleo europea. Esa es la gran noticia, puesto que la ministra no se ha dignado a acudir a ninguna de las anteriores y, si la memoria no me patina, ya van tres. De hecho, en la última de ellas el pasado mes de diciembre, Báñez prefirió quedarse al cóctel de los actos de la Constitución que luchar por atajar lo que por entonces ya rozaba los seis millones de parados. Así no sorprende que al sector del catering romano se le hayan puesto los dientes largos al conocer la noticia de que la onubense se dejará ver por la cumbre del 14-J. "Si viene Báñez es que el cóctel que planean será del copón bendito", habrá pensado más de uno.

No me cabe la menor duda de que la ministra acudirá a la cita europea con su varita mágica de hada madrina de los jóvenes, como Beatriz Jurado, de las NNGG del PP, tuvo la desfachatez de bautizar, y tirará de los últimos datos del paro. Báñez llegará a Roma en su flamante carroza de 100.000 parados menos, cuando en realidad, es una calabaza de precariedad y temporalidad... por no decir que de autónomos, que crecen como setas, no precisamente porque las políticas del Gobierno lo hayan favorecido sino porque el empresario español tiene esa picaresca tan de colmillo retorcido de ahorrarse las nóminas y obligar a sus empleados a hacerse proveedores, autónomos vaya.

"Te voy a despedir (que ahora me cuesta dos duros) pero no quiero prescindir de ti, que eres un profesional como la copa de un pino. Lo que pasa es ahora todos tenemos que arrimar el hombro y no te puedo tener en nómina". ¿Les suena? Y uno pasa de la noche a la mañana a ser autónomo, cobrar a 60 días la mitad de lo que ganaba antes y, además, a abonar IVA y Seguridad Social por anticipado. ¡Pero oye! Sin desanimarse una cala, ¿eh? Que no hay que bajar la guardia un pelo, así que ante el menor signo de flaqueza uno se quita la etiqueta de autónomo y se pone la de emprendedor y a tirar millas, que para eso Rajoy ya ha tendido su alfombra roja. ¿O no?

PD. Lo que daría por ver el 14 de junio las caras de los homólogos de Báñez cuando ésta deje caer en la mesa sus estampitas de la Virgen del Rocío como la aportación española a la lucha contra el paro juvenil. Apoteósico.

NOTA:
Fuentes del Ministerio de Empleo me corrigen con una rapidez inaudita. Efectivamente, Báñez se desquitó de sus ausencias europeas del 2012 con una ración doble el pasado mes de febrero: En Dublín con la Declaración sobre el Empleo y en el EPSCO donde aseguró que "España ha ido a Bruselas con los deberes hechos".