Opinion · Posos de anarquía

Los verdaderos emprendedores

El Banco Mundial ha vuelto ha echar un jarro de agua fría sobre Rajoy y los suyos, con Montoro y Guindos a la cabeza, al situar a España en el puesto 52 de los países más atractivos para hacer negocios. Una visión que choca frontalmente con lo que el salvapatrias Botín describía el otro día al sugerir que el dinero en España entra a chorros. Que no hay hucha para tanta pasta, vaya.

Habrá quien no piense más que en perjudicar a la Marca España tirando piedras sobre nuestro propio tejado, comparándonos con países como Ruanda en los que es más sencillo montar un negocio que aquí. Sin embargo, los verdaderos patriotas, los que nos ocultamos en esa mayoría silenciosa, sabemos lo que pasa realmente aquí y que paso a exponer a continuación.

¿Quién es el Banco Mundial? En serio, ¿qué autoridad tiene ese chiringuito económico para decir lo que se puede o no se puede hacer en España? Seguro que en su larga lista de colaboradores, entre las que están algunos de los bufetes de abogados más afines al neoliberalismo del PP, se ha colado algún amiguete del PSOE (o, aún peor, de los rojos) que, como en Estrasburgo, ha lavado la mente de todos para disparar un torpedo en la línea de flotación de este nuestro Reino.

Los verdaderos emprendedores no se encuentran en ese informe del Banco Mundial, sino en el que confecciona la organización Transparency International en el que nos alzamos en el puesto 30 (y subiendo). Ese ranking en el que muchos ven corrupción y otros, los españoles de bien, vemos emprendedores capaces de sacar a España de la crisis. Empresarios de la talla de Bárcenas, injustamente perseguido después de lo que ha hecho por la industria de los sobres en este país. Mujeres como la infanta Cristina, autora de la Metafísica del Arrendamiento, ensayo que aborda la compleja dualidad de ser arrendador y arrendatario de una misma propiedad de manera simultánea. Condesas y Grandes de España como Esperanza Aguirre que tanto han hecho por el tejido empresarial español junto a modelos a seguir como Díaz Ferrán con Gürtel y Fundescam como telón de fondo.

Sí, los españoles somos así, tendemos a autoinfligirnos un daño que no merecemos, cebándonos en lo negativo y dejando a un lado todo lo positivo que tenemos. ¿Quién quiere una alfombra roja para emprendedores con lo cuca que queda una buena alfombra persa en el salón de la casa? Dejémosnos de rankings elaborados por organismos sin ninguna autoridad y centrémonos de una vez en nuestras fortalezas. No sólo eso, sino que una vez identificadas, dotémoslas de mayor vigor aún si cabe, instaurando amnistías fiscales para lavar dinero negro, legalizando la destrucción de pruebas informáticas que nos puedan incriminar y, por qué no, criminalizando a los que menos tienen y no quieren pasar por el aro.

Nota: ¿Se han preguntado por qué si comparan los 15 primeros puestos del Ránking de Países Atractivos para los Negocios con el de la Corrupción, el 60% de los países coincide?