Posos de anarquía

El discurso de Felipe VI que azota a Rajoy

El dicurso de Felipe VI de ayer ante la Asamblea Nacional Francesa se puede calificar de muchas maneras: política ficción, miopía política, propaganda barata o, sencillamente, borbonada. Más allá de lo que los monárquicos embelesados por las palabras de su soberano ensalcen, lo cierto es que si uno analiza su intervención ve cómo se da de bruces con todas las políticas practicadas por Mariano Rajoy en España, siempre respaldadas por Felipe VI.

Una contradicción, como que un rey homenajee a unos republicanos por haber contribuido a salvar a Europa del nazismo y luego les niegue a sus herederos el derecho de decidir si quieren o no una monarquía impuesta por un dictador.

Diseccionemos el discurso del rey:

"La libertad, la fraternidad y la igualdad no nos son dadas, sino que tenemos que luchar por ellas cada día y nunca dar por sentado que están aseguradas". Pues Rajoy no debe de haber luchado mucho, porque desde que él llegó al poder, la desigualdad se ha disparado en nuestro país, sólo estando por detrás ya de Letonia.

"El respeto de los derechos humanos y el ejercicio de la democracia no sólo se declaran, sino que exigen para su pervivencia un modelo de equilibrio entre poderes y una eterna vigilancia por parte de las instituciones públicas y de los ciudadanos". No sólo las denuncias por torturas y malos tratos superan las 500 anuales, sino que España ya ha recibido tres condenas por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos  de Estrasburgo por no investigar estas denuncias de torturas... por no hablar de las violaciones de DDHH en los CIE, por ejemplo.

"La razón crítica es la mejor salvaguardia contra los totalitarismos de cualquier índole". Por eso mismo el Ejecutivo de Rajoy ha puesto en marcha su Ley Mordaza que parece no tener fin. El último intento: impedir que se filtren informaciones de juicios o fotografiar a los imputados detenidos.

"No debemos desfallecer a la hora de luchar contra el paro, de reducir la desigualdad y de sentar las bases que nos permitan mirar hacia adelante con esperanza y optimismo. Se lo debemos, sobre todo, a los jóvenes que merecen la mayor admiración por su dinamismo, por su coraje y su forma valiente de abrirse camino en el mundo". No hay más que ver la reforma laboral y los contratos temporales a tiempo parcial (por horas, vaya) que ha traído consigo. Aquella reforma laboral si algo ha conseguido es dar la patada definitiva a los jóvenes que tienen el arrojo de emigrar o poner el pie en el cuello a los que se quedan.

"Europa debe reafirmarse y hacer pedagogía de sus principios y valores. No hemos de tener complejos ni miedo a proclamarlo: Europa es portadora de un mensaje de alcance universal que debe ser defendido por nuestros gobiernos e instituciones en todo momento y lugar, con convicción y determinación". ¿Por nuestros gobiernos o por Merkel? Si por nuestros valores entendemos el modo en que se ha practicado la usura con Grecia o la manera en que las medidas de la Troika, dictadas especialmente por Alemania, han hundido al país heleno aún más en la miseria, prefiero optar por otros valores.

"Allá donde miremos y persistan la pobreza, la injusticia, la negación del derecho elemental a la educación o a la salud de la infancia, o la violación de los derechos de las mujeres, Francia y España sabrán responder poniéndose del lado de los más necesitados y de los más débiles". Rajoy se ha debido equivocar de lado, porque gracias a sus políticas un 30% de los españoles se encuentra ya en el umbral de la pobreza, tanto la Educación como la Sanidad sufren la amenaza de la privatización contra la que los profesionales, alumnos y pacientes luchan en las diferentes mareas verde y blanca y, en cuanto a los derechos de las mujeres, las políticas para la prevención de la violencia de género han sufrido un tijeretazo de aúpa.

"Los años por venir deben ser los de la consolidación de las energías limpias y renovables y los de un modelo económico más ecológico. Debemos saber desarrollar y aprovechar esta oportunidad de crecimiento y de creación de empleo para unas sociedades necesitadas de nuevos estímulos productivos respetuosos con el medio ambiente". Por eso España gasta más en prospecciones petrolíferas en Canarias o en el fracking, tratando de penalizar al mismo tiempo el autoconsumo con energía solar. Por renovable, el gobierno entiende los beneficios de las petroleras.