Posos de anarquía

PGE 2016: si yo fuera pensionista

Cristóbal Montoro presentó ayer los Presupuestos Generales del Estado para 2016, con anuncio de rebaja del IRPF de propina. No voy a analizar lo inverosímil de las cuentas del ministro de Hacienda, porque hoy la prensa está plagada de análisis realizados por expertos, pero sí haré una reflexión básica, incontestable.

Aunque cualquiera que escuchara hablar a Montoro pensaría que se ha tirado la casa por la ventana con las subidas en las diferentes partidas presupuestarias, si uno acude a la letra pequeña comprueba la austeridad que destila por los cuatro costados a pesar del "círculo virtusoso", como dice Rajoy, en el que nos encontramos. Pongamos por ejemplo el caso de las pensiones, que es una de las partidas que más crecen en cuanto al gasto (2,4%), aunque las pensiones en sí sólo crezcan un 0,25%.

Aunque esta subida no es más que el mínimo legal marcado por el factor de sostenibilidad -recuerden que el PP decidió no regir la subida con el IPC, que al menos evitaba la pérdida de poder adquisitivo-, el Gobierno saca pecho y presume que no baja ni congela las pensiones como sí hicieron los socialistas. Dicho de otro modo, Rajoy saca pecho porque el jubilado note en su bolsillo una subida de apenas 2 euros al mes.

Si yo fuera pensionista no entendería las matemáticas de Rajoy, al que 2 euros al mes le parecen poco menos que el Gordo de Navidad. Inevitablemente, mi mente se retrotraería a 2012, cuando la ya ex ministra de Sanidad, Ana Mato, nos sacudió el medicamentazo con el que los jubilados tuvieron que pagar hasta 18 euros mensuales más. Por aquel entonces, Mato consideraba que los 8 euros de más que tendrían que pagar los pensionistas con rentas más bajas no eran nada, que eran una minucia.

Hoy, el mismo Gobierno en la misma legislatura, el mismo que nos vendía que 8 euros no eran nada, nos vende ahora que 2 euros es un dineral. No lo entiendo. Ni yo ni cualquiera con dos dedos de frente. Si yo fuera pensionista, sencillamente, pensaría que me están tomando el pelo, no tanto por la pírrica subida a pesar de que muchos jubilados se han convertido en el auténtico sostén de familias completas con todos sus miembros en paro, sino por el modo en que la venden.

Si yo fuera un jubilado, uno de esos 8,4 millones de pensionistas que hay ya en España, me acordaría de Montoro, Rajoy y sus PGE 2016 el próximo mes de diciembre cuando acuda a las urnas. Rajoy ha querido convertir los Presupuestos en su programa electoral y ha de asumir la responsabilidad de ello, para lo bueno y para lo malo.

En cuanto a lo inverosímil del resto de las cuentas de los PGE 2016, ¿de qué nos extrañamos? Si han sido concebidos como un programa electoral, ¿acaso no nos acordamos ya de su programa de 2011? ¿Cuándo ha sido un obstáculo moral para Rajoy el incumplimiento de sus promesas? Todo vale con tal de seguir en La Moncloa.