Posos de anarquía

San Schuman y las paradojas... o mentiras

Hoy se celebra el Día de Europa, San Schuman, como se conoce coloquialmente a este 9 de mayo en los pasillos de Bruselas, en honor a Robert Schuman y su famosa declaración que abrió el camino a este club selecto que es la Unión Europea. Una declaración que, aunque levantada sobre una unión de la producción del acero y el carbón entre Alemania y Francia -en secreto, como el TTIP- pretende ser el germen de lo que luego nos han querido vender con ese Nobel de la Paz en 2012.

¿Una paradoja o una mentira? Hoy varios peces gordos, entre los que figura Felipe González, firman un artículo en el que tienen la desvergüenza de asegurar que a "la Unión Europea es la entidad política, económica y social más solidaria, menos injusta, más democrática, más pacífica y más variada que ha conocido la humanidad". ¿Cómo se puede tener la desfachatez de decir algo así en plena alud de Papeles de Panamá? ¿Cómo afirmar algo así mientras se ha subastado a refugiados como en una lonja, se ha gaseado a mujeres y niños, se cierra las puertas de esa "Europa solidaria" a quienes huyen del terror que nosotros mismos, la "Europa pacífica", ha propiciado? Mentiras.

Las mismas que nos llevan a ver cómo al fin llegan a casa Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, los tres periodistas españoles que han pasado casi 10 meses secuestrados en Siria. Estos días todos los focos se fijan en ellos pero mañana todo habrá pasado, ninguno de los medios que hoy captan audiencias con ellos pagarán dignamente al periodista -y mucho menos al corresponsal de guerra-. Los medios que hoy les elogian como periodistas serán los mismos que volverán a pagar sus crónicas a precio de saldo aunque se estén jugando la vida. ¿Paradojas o mentiras? Mentiras.

Las mismas que uno siente cuando escucha a Dolores de Cospedal erigir al Partido Popular como el gran defensor del Estado de Bienestar. La escuchaba ayer gritar que "el Estado de Bienestar no se defiende con camisetas ni con manifestaciones", como si esas acciones no contribuyeran a crear conciencia social para recuperar lo que las políticas neoliberales nos han querido arrebatar. Ese razonamiento tan social que tiene Cospedal es el mismo que bien podría llevarla a gritar desde el atril que "el puesto de trabajo no se conserva con huelgas, sino siendo más productivos".

¿Paradojas o mentiras? Mentiras, mentiras y mentiras.