Opinion · Posos de anarquía

Por qué el PSOE tiembla ante Podemos-IU

Aunque aún resta la ratificación definitiva de las bases, nada parece que tumbará el acuerdo para que Podemos e IU acudan juntos a las urnas el próximo 26 de junio. La convergencia de la izquierda llega tarde, es cierto, pero al menos llega y con el aval de que tiene principios. Y eso es lo que teme el PSOE, que si algo ha demostrado -una vez más- durante el fiasco que ha supuesto el proceso de pactos, es que los socialistas perdieron el norte -lo que había de ser su norte- hace años.

Mientras el PSOE no ha dudado un segundo, no sólo en pactar, sino en casi fusionarse con Ciudadanos -del que en campaña aseguró que era una amenaza para el Estado de Bienestar- para no apearse de La Moncloa, Podemos se ha mantenido firme mostrando su incompatibilidad. IU, por su parte, ha sido el único que ha logrado sentar a la mesa a todos los partidos de la izquierda, materializando lo que los viejos del lugar añoran, el espíritu de ‘los Pactos de La Moncloa’, pero mejorado, porque en esta ocasión no se iba a esconder la basura bajo la alfombra. Ahí el PSOE, que era quien por experiencia y por ser quien aspiraba a gobernar, tenía que tirar del carro, andaba a por uvas… siempre pareció que en lugar de liderar el proceso de pactos iba a rebufo del resto, reactivo, en lugar de proactivo.

Por otro lado y aunque sea una lástima, parece muy complicado que en las próximas elecciones generales haya algún partido que desbanque al PP del primero puesto por número de votos. Tal y como explica Carlos Enrique Bayo, su electorado de rentistas y pensionistas aún le sostiene -a lo que hay que sumar el incomprensible voto de muchos parados-. Sin embargo, los datos nos engañan al constatar que este nuevo frente de izquierdas es la primera fuerza entre los menores de 55 años y ahí es donde el PSOE se echa a temblar.

Ahí es donde, a las puertas del quinto aniversario el 15-M que servirá de puesta de largo de la convergencia con el regreso de los indignados a las plazas, los socialistas ven peligrar su actual posición como segunda fuerza política. Podemos e IU son más complementarios de los que muchos han querido ver, comenzando por su capacidad para ilusionar. El desencanto que quizás ha podido cosechar Pablo Iglesias durante los pactos, lo aplaca y con creces el candidato mejor valorado de todos, el único que supera el aprobado, que es Alberto Garzón.

El PSOE no teme, está aterrado por la alianza Podemos-IU. A pesar de haber movilizado al partido para vendernos que Pedro Sánchez es su único candidato, en el gran granero de votos socialistas, en Andalucía, Susana Díaz tiene claro que ella es la que atraerá más votos. La campaña que prepara la hija del fontanero es ‘marca Susana’ y así lo pactará con los alcaldes andaluces, cuestionando una vez más el liderazgo de su secretario general. Díaz necesita como respirar sacar buen resultado en Andalucía, aunque el PSOE pierda las elecciones, pues ese será su aval para desplazar a Sánchez de Ferraz.

Imagino que el PSOE entiende a la perfección el enigma de por qué aún hay ciertos electores que siguen votando al PP… es el mismo enigma de por qué en Andalucía, aunque cada vez menos, sigue ganando el PSOE: Mientras el diputado Miguel Ángel Heredia presume de comedores escolares, ese mismo día salta la noticia de un colegio en lugar de servir comida, dan bocadillos a los niños por falta de personal, las listas de espera en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) son eternas -a pesar de que las privadas hacen su agosto con las derivaciones que hace el SAS para pruebas diagnósticas-, el paro y el fracaso escolar están lejos de alcanzar cifras dentro de lo razonable… por no hablar de los casos  de corrupción, en los que la falta de transparencia ha sido la tónica general.

Se aproxima el 26-J y hoy más que nunca desde hace cinco años, cuando nació el 15-M, los españoles vislumbran una alternativa real al bipartidismo. Será difícil conseguir que el PP no sea la fuerza más votada por una mera cuestión de desinformación ciudadana -las mentiras de Rajoy en la anterior campaña sobre el objetivo de déficit deberían relegarle al último puesto- y falta de madurez democrática en este país, pero la nueva alianza puede contar con tantos apoyos que sí forje un Gobierno con el apoyo del PSOE. Lo positivo de esa alianza, es que los socialistas estarán en una posición de inferioridad, que sin duda no le vendrá mal para que de una vez por todas sus bases cojan las riendas y regeneren el partido.