Opinion · Posos de anarquía

El «verdadero socialismo» satisfecho con su peor resultado

Anoche se dieron demasiados fenómenos inexplicables. Así, que el Partido Popular (PP) ganara las elecciones entraba dentro de lo previsible, pero que lo hiciera con 14 diputados más no lo esperaban ni los populares en sus mejores sueños. En segundo lugar, que la confluencia de la izquierda Unidos Podemos haya conseguido idéntico número de escaños que en 20-D ha sido un jarro de agua fría, algo inesperado para absolutamente todo el mundo, el gran fracaso de la demoscopia. Fue el único de los cuatro primeros partidos que habló de malos resultados.

Por otro lado, que Ciudadanos se pegara un batacazo también era esperado, pero que en su valoración Albert Rivera dibujara en su cara una sonrisa de cara a cara es inaudito, porque le sitúa en una posición de inferioridad por mucho ‘perejil para todas las salsas’ que quiera seguir siendo.

Pero de todos los fenómenos inexplicables destaca sobremanera el PSOE. No me refiero a su descenso, que era más que previsible, sino a que Pedro Sánchez y todo Ferraz mostraran una alegría como si hubieran ganado las elecciones. Terrible. Vimos a los que reclamaban ser «el auténtico socialismo» mucho más que sastisfechos con el peor resultado de toda su Historia, habiendo perdido 5 diputados.

Anoche, mirando las caras y escuchando las declaraciones de los socialistas uno no alcanzaba a entender por qué estaban tan exultantes si las elecciones generales demostraron que el PSOE no es mucho PSOE, como presumía Susana Díaz, que ha visto que en Andalucía se ha estrellado, que el PP le ha pasado por encima sacándolo tres diputados más tras haberle arrebatado dos escaños.

Sorprendente y decepcionantemente, vimos que ese PSOE que reivindicaba ser el mismo PSOE que fundara Pablo Iglesias en 1879 estaba más que satisfecho por el hecho de que no se hubiera producido un ‘sorpasso’. Pareciera que lo único que importara al PSOE era superar a Unidos Podemos, obviando su vocación de Gobierno. Una falta de ambición alarmante para cualquier socialista genuino.

Y como guinda de los fenómenos inexplicables, la justificación de los resultados ofrecida por Pedro Sánchez y el PSOE en general: es culpa de Unidos Podemos. Curioso, que los dos partidos que más han perdido han sido, precisamente, PSOE y Ciudados, como si los votantes hubieran penalizado su pacto postelectoral al que llegaran tras las elecciones de 2015.

¿Cómo culpar a Unidos Podemos de la fortaleza del PP si quien le ha cedido escaños ha sido el PSOE, no la confluencia de izquierda? Imagino que ese diagnóstico tan pésimo es el que ha llevado al PSOE a su peor resultado electoral, a que no haya ganado en ninguna Comunidad Autónoma (Unidos Podemos ha ganado en País Vasco, Cataluña y ha empatado en Navarra).

Culpar de fortalecer al PP a Unidos Podemos, que ha sumado un escaño más en Andalucía mientras PSOE perdía su granero de votos más preciado, es pueril, es no querer ver la realidad ni asumir la responsabilidad propia de no haber sabido encandilar a su propio electorado, que se le escapa en hemorragia sin torniquete posible mientras las bases no tengan verdadera voz. Es terminar de meter los dos pies en la fosa que los barones y baronesa socialistas, muy a pesar de sus bases, se han encargado de cavar.

Y así les va, satisfechos como si tuvieran mayoría absoluta por haber ganado a un rival como Unidos Podemos, cuyo principal partido tiene solo dos años de vida, 135 menos que el PSOE.