Opinion · Posos de anarquía

Pablo y Casado y las heridas que nunca se cerraron

El Consejo de Ministros aprobará este viernes la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Lo hará por la vía del decreto ley para reformar la Ley de Memoria Histórica para, de ese modo, evitar demandas de los herederos del dictador asesino. Eso es algo que PP y Ciudadanos entienden perfectamente, pero les da igual;  saben que una parte nada despreciable de su electorado se nutre de esa España conservadora que, o bien añora los años de la dictadura o bien prefiere ignorar la realidad de nuestra Historia.

Pablo Casado, tan inteligente como es -tal y como ha demostrado sacándose la carrera de Derecho en meses o con su máster de Harvard (Aravaca)-, no puede decir que no defienden al dictador y, al mismo tiempo, que su exhumación reabre heridas. En cierto modo, es como soplar y sorber a la vez. Vender, como de hecho intentan PP y Ciudadanos, que las heridas de la guerra civil y la posterior dictadura están cerradas es posicionarse del lado de l@s fascistas. Así de claro, pues sólo para ell@s están cerradas las heridas.

Para cualquier persona que no simpatice o defienda el régimen franquista, las heridas nunca se cerraron y, por tanto, no es posible reabrirlas. ¿Se refieren Casado y Rivera, quizás, a las heridas de esa España facha que, por lo general, inclina su voto hacia este tipo de formaciones? Seguramente, porque pensar que las víctimas del franquismo están en paz sería un ejercio de cinismo o de soberana estupidez. ¿Qué tiene de positivo reabrir las heridas de esa España facha? Sencillo, hacer justicia y arreglar el desaguisado que en realidad supuso esa Transición que Rivera y Casado califican de ejemplar.

Por otro lado, sacar al dictador del Valle de los Caídos no es algo que Pedro Sánchez se haya sacado de la manga, sino que da cumplimiento a lo que Rajoy interesadamente no dio: el mandato parlamentario aprobado en el Congreso de las Diputados y los Diputados por 198 votos a favor y ninguno en contra (PP se abstuvoy y, curiosamente, C’s votó a favor, aunque ahora recule).

Así las cosas, PP y Ciudadanos tendrían que hacer galar de ese afán democrático del que tanto les gusta presumir pero del que, una vez más, comprobamos que carecen. Franco tiene que salir del Patrimonio Nacional porque no es un héroe, sino un asesino indeseable. Esgrimir el otro argumento de que el decreto ley no es el mecanismo para hacerlo es otra cortina de humo para ocultar sus flirteos con esa España oscura; las justificaciones sobran considerando que los herederos de Franco se oponen y podrían ralentizar el proceso con demandas judiciales si se hiciera de otro modo. Muy a su pesar, espero sinceramente que el decreto ley prospere y demos un pasito más hacia la justicia histórica… y Casado y Rivera graben sus nombres en la Historia como lo que son. A buen entendedor…