Opinion · Posos de anarquía

Casa gratis si cobras más de 60.000 euros

Bendodo y Moreno en un encuentro en Málaga.

Imaginen una oferta de trabajo en la que a un sueldo superior a 60.000 euros al año más jugosas dietas, se añadiera el pago del alquiler de una casa. ¡Qué chollo! El mismo contra el que el PP ha estado protestando en la Junta de Andalucía durante casi 40 años cuando miraban al gobierno socialista y que ahora, una vez en el poder, no dudan en disfrutar si despeinarse. Ahí lo están, ellos son, los de la regeneración.

La cara del consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), fue antológica cuando esta semana se le preguntó por los pluses mensuales de 1.395,30 euros para que se paguen el alquiler l@s responsables polític@s que llegan de fuera de Sevilla. A su silencio primero, mirada perdida de maniquí y posterior balbuceo le siguió una pensamiento general entre el respetable: «¡Qué jeta!».

¿Cómo  puede haber estado el PP durante tantos años hablando de que la Junta ponía a l@s polític@s «casas gratis» y ahora no acaben con tamaña desfachatez? Ciudadanos no lleva tanto tiempo quejándose, pero el modo de justificar la  medida por parte de Juan Marín ha sido tan penoso como el de Bendodo.

«Máxima moderación» en la utilización de estos pluses, aseguró Bendodo que habría. ¿Qué sabrá de máxima moderación un tipo que lleva años ganando un sueldo más de siete veces por encima de lo que era el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), sin contar prebendas varias? ¿Cómo podemos esperar que nuestros gobernantes legislen como es debido un derecho constitucional, como es el de la vivienda digna, si ellos no padecen ni de lejos esta miseria?

¿De verdad nos sorprende que el tándem PP-Ciudadanos, apoyado por Vox, asegure que vaya a intensificar la venta de suelo público al sector privado que ya venía haciendo el PSOE? Todo, para paliar la pérdida de ingresos tras perdonar impuestos a quienes heredan más de un millón de euros. ¿El resultado? Casas vacías sobre las que no se legisla, deudas fiscales de miles y miles de euros porque los bancos no pagan el IBI de las viviendas que han desahuciado y una falta de VPO que hace la miseria y la calamidad se extienda en la patria de estos ‘españoles mucho españoles’.

Quizás bastarían unos meses de obligado cumplimiento para cualquier representante en los que tuviera que vivir con el SMI. Sí, incluso esos que no han apoyado los 900 euros de SMI, porque nosotr@s somos mucho mejores que ell@s. Quizás así legislarían con más empatía y sentido humanitario… quizás, más de uno y una no pasarían la prueba y no sería yo quien llorara por ello.

El hartazgo de una parte de la ciudadanía con la clase política, con esa cuya palabra no vale nada, con esa que gobierna para sus propios intereses importándoles un carajo a quienes componen su querida patria, es ya superlativo. «Máxima moderación» en decencia y honestidad es lo que han demostrado tener Bendodo y el resto del nuevo Gobierno de la Junta que presumiblemente no cambiará los enchufes de la Junta: sólo su color. Al tiempo.