Opinion · Posos de anarquía

La Europa que sólo celebran l@s eurodiputad@s

Hoy es el Día de Europa y, si se fijan, quienes más reclaman celebrarlo son los miembros de la clase política… los que ya maman de la teta de la Unión Europea (UE) o los que esperan hacerlo en un futuro. Pónganse en su lugar: ¿no lo estarían celebrando todos los días del año si cobrararan, como cobran ellos, más de 6.600 euros netos al mes, a los que hay que sumar otros 4.300 euros en dietas para gastos generales? Sólo en en dietas, l@s eurodiputad@s españoles disponen de cerca de 3 millones de euros al año en dietas. En el total, unos 40 millones de euros en dietas sobre los que el Parlamento Europeo no ejerce fiscalización alguna.

¿Sabían que cada eurodiputad@s dispone de más de 24.000 euros al mes para pagar a sus becari@s y asistentes? En el caso de España, alguna mente lúcida habrá pensado que había que poner un límite… y encontró en 6.600 euros brutos al mes la cifra mágica como tope de sueldo para un asistente.

De esto se ha escrito muchas veces, pero merece la pena recordarlo en un día para hoy, en el que quienes más nos reclaman que montemos una fiesta por Europa son los que reciben, aparte de lo mencionado anteriormente, una dieta diaria de 306 euros si asisten a la mitad de las votaciones. ¿Cómo que a la mitad? Sí, y si son menos, la dieta sólo es de 153. Hablen con sus jefes y negocien la posibilidad de poder saltarse la mitad de los días de trabajo sin avisar, verán como es igual de comprensivo.

¿Y cuando se jubilan? Pues, además de que pueden hacerlo a los 63 años, pueden llegar a obtener una pensión que roza los 6.000 euros brutos al mes. Podríamos seguir con los otros que reivindican el Día de Europa, como el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi y sus más de 400.000 euros de sueldo año o los 334.000 euros de su segundo Luis de Guindos… todo ello más dietas, complementos y más despilfarros.

¿A dónde quiero llegar? A que esta Europa tan vanagloriada es la que ha dado la espalda a millones de migrantes que huyen de las guerras y la sobreexplotación promovidas por Occidente. Esta es la Europa que, como ha reconocido posteriormente, hizo la vida imposible a países como Grecia o Portugal con un austericidio atroz… la misma que también nos apretó en España con sus hombres de negro y un partido socialista que nos vendió y vendió nuestra Constitución. La Europa del TTIP…

Es la misma Unión Europea (UE) que hace años que precisa una reforma, que hace aguas con un Brexit infame y un Reino Unido que torea al continente. Ese Parlamento Europeo en el que quienes más quieren entrar son, precisamente, quienes quieren acabar con la UE, como sucede con Le Pen (Frente Nacional), Farage (UKIP) o Abascal (Vox).

¿Cómo pretende alguien que celebremos el día de hoy si quienes ganan sueldos estratosféricos no han movido un solo dedo para acometer la reforma que precisa la UE? ¿Cómo se atreven siquiera a aplaudir a esta Europa manejada por los lobbies y sumida en la más terrible de las opacidades? El próximo 26 de mayo también acudiremos a las urnas por las Elecciones Europeas. La participación será mayor porque coincide con las municipales, pero ya les avanzo que, precisamente por eso, ni la campaña europea ni la misma votación importan un carajo a buena parte del electorado. En manos de es@s eurodiputad@s está cambiar eso… algo que no han hecho en las últimas décadas.