Opinion · Posos de anarquía

17 días de ineptitud

El Open Arms – REUTERS

Cuando una persona se desangra, precisa un torniquete. De nada sirve suplicar ese torniquete  si quien lo puede aplicar se niega una y otra vez y, cuando al fin acude a realizarlo, a la víctima no le queda sangre. Eso es exactamente lo que ha hecho Pedro Sánchez con el Open Arms y por ello nos avergonzamos de nuestro presidente del Gobierno.

17 días ha necesitado Sánchez para hacer algo por el Open Arms. No puede esperar ahora que aplaudamos su chapuza de gestión con un tufo electoral nauseabundo. La torpeza con que ha actuado nuestro Gobierno al ofrecer ahora el puerto de Algeciras -y posteriormente Baleares- no tiene nada que envidiar a la inhumanidad de Salvini. Tarde y mal serán palabras que perseguirán a Sánchez y su menosprecio por la situación de las más de cien personas migrantes abordo del Open Arms. Y es que no son sólo los 17 días que ha tardado en mover ficha, sino que en un alarde de ineptitud lo ha hecho unilateralmente, sin coordinarse ni con la Unión Europea -tan mercenaria como sus Estados miembro- ni con Andalucía.

En plena precampaña electoral reuniéndose con colectivos que movilizan votos, Sánchez se ha negado hasta en tres veces a reunirse con Óscar Camps, máximo responsable del Open Proactiva Arms. A pesar de ello y cuando la situación ya es absolutamente insostenible a bordo, escribe en su cuenta de Twitter:

«He indicado que se habilite el puerto de Algeciras para recibir al #OpenArms. España siempre actúa ante emergencias humanitarias. Es necesario establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la #UE».

¿Se puede tener mayor desfachatez? Se puede. No hace falta más que mirar al Partido Popular (PP), que a pesar de que su postura está más próxima al resultado ofrecido por Sánchez, critica al presidente exigiéndole más humanidad. Si no fuera por que se trata de una cuestión de extrema gravedad, daría incluso la risa ver el ridículo del PP queriendo abanderar una causa humanitaria que nunca ha apoyado, es más, ha estado más cerca de Vox y Salvini que de cualquier otra postura solidaria.
No podemos obviar, para terminar, las palabras del diputado de Ciudadanos (Cs) Marcos de ‘Tres al Cuarto’, cuando se refirió a las víctimas a bordo del Open Arms como «bien comidos pasajeros» y que en cualquier partido decente debería suponer una expulsión fulminante… pero Cs es otra cosa, hace mucho tiempo que nos lo demostró.