Opinion · Posos de anarquía

Cuando llevar placa y pistola no te hace policía

Jandro Lion en el arranque de un vídeo empleando los escudos y símbolos de la Policía Nacional y la Guardia Civil para hacer campaña electoral a favor de Vox.

El archivo de la denuncia contra el portavoz y youtuber de Jusapol Alejandro León Atienza, alias Jandro Lion, es un paso hacia atrás en la normalidad democrática. Que un policía nacional se grabe en vídeo con una navaja en la mano y diga «que se preparen los Mena» (menores de edad no acompañados) debería ser motivo suficiente para expulsarle del Cuerpo. Sin embargo, una disculpa impostada basta para que se vaya de rositas.

Una democracia en la que sus cuerpos de Fuerza Seguridad del Estado no  sean trigo limpio es una democracia en riesgo. España es eso, una democracia en riesgo, porque la cantidad de agentes y soldados que encarnan valores opuestos al respeto a los Derechos Humanos (DDHH) no es nada despreciable. Una circunstancia que, unido al silencio de quienes sí son personas realmente demócratas, terminan por contaminar a los Cuerpos.

Jandro Lion y la Fiscalía que lo disculpa no inspiran ninguna tranquilidad a la ciudadanía. El youtuber no subió el vídeo a su canal de YouTube, pero lo protagonizó y lo mantuvo on-line, lo que a todos los efectos hace anecdótico si lo subió a internet o no. De hecho, quien lo hiciera requirió su clave y usuario. Ello, unido a su campaña y defensa en favor de Vox y todos los valores fascistas que la formación de extrema-derecha  propugna, es inquietante… por no decir delirante que un tipo así lleve placa y pistola.

¿Cabe en la Policía Nacional un agente que defienda al indeseable Ortega Smith y su negacionismo de la violencia de género? ¿Qué mensaje estamos lanzando a las víctimas, a las que tanto cuesta denunciar, precisamente, por si se encuentran con sujetos como Jandro Lion? ¿Dónde están los compañeros y compañeras de este individuo que no comparten su bazofia y por qué no se desmarcan públicamente?

No es momento de corporativismo ni de equidistancias. Contra la amenaza del fascismo, contra discursos del odio, machistas, racistas, xenófobos… hay que desmarcarse siempre. Si, además, eres policía nacional, es tu obligación, de otro modo, no eres policía nacional… tan sólo llevas placa y pistola y no infundes respeto, tan solo miedo por llevar un arma… y ya, ni eso.