Posos de anarquía

La derecha inmoral

El editorial que publica hoy ABC evidencia la catadura moral de la derecha. Esa España empeñada en imponer sus valores católicos apostólicos romanos sugiere que querer arrojar luz sobre las revelaciones de la CIA implicando a Felipe González con los GAL es una deslealtad. Se equivoca: lo desleal es defender el terrorismo de Estado, lo atroz es preferir la opacidad a la transparencia.

"La izquierda se ha convertido en un nido de desleales empecinados en destruir todo aquello que huela a consenso, a Transición y a una idea común de España". Así arranca el editorial del diario de cabecera de la derecha, que se inclina más por convertirse en defensor de Felipe González que en hablar de la desigualdad en España o de las corruptelas de la monarquía.

Editorial de ABC.

El hecho de que el expresidente socialista pase a ser el niño bonito de ABC es revelador. En primer lugar, porque evidencia cómo González se ha ido desprendiendo de cualquier vestigio socialista que le quedaba. Su giro a la derecha en los últimos años es motivo de vergüenza para su propio partido, incapaz de exponer en público las náuseas que provoca Isidoro a cualquiera que presuma de progresista. No debería ser incompatible poner en valor la aportación de González a España -para quienes lo vean así- con la feroz crítica por su neoliberalismo actual y, desde luego, por su supuesta vinculación con los GAL... pero para ABC lo es, asegurando que "Iglesias cuenta con el aval de Sánchez para humillar al PSOE porque ninguno de los dos tiene reparos en despreciar a González".

Sin embargo, fiel a unos valores absolutamente despreciables, ABC considera que la constitución de una comisión de investigación de los GAL es una "bravata", una maniobra de Pablo Iglesias para dañar al PSOE y poner en valor la marca de Podemos a nivel general y en Euskadi, donde lucha por el voto de izquierda con Bildu. De manera intencionada, el periódico de la derecha omite los informes desclasificados hace una semana por la CIA o que, ligado a esa comisión, hoy el PNV lleve al Congreso la modificación de la Ley de Secretos Oficiales.

¿Sorprende la postura de ABC? En absoluto. ¿Acaso esa España de caspa y sotana no es experta en mirar para otro lado cuando l@s suy@s cometen delitos? Esa misma España que evangeliza que para ser buenas  buenos hay que abrazar los valores cristianos es, precisamente, la que durante décadas cayó y encubrió, por ejemplo, la pederastia en el seno de la Iglesia. Bajo su particular concepción de la lealtad, dejaron en la estacada a las personas inocentes, a las víctimas... del mismo modo que ahora quieren hacer con España frente a Felipe González. El expresidente no es víctima de nada; lo somos todas y todos nosotr@s y, con su defensa de la opacidad, ABC se convierte en cómplice.