Posos de anarquía

Las energéticas vampirizan a España

Las energéticas juegan sucio impidiendo que los consumidores accedan a tarifas más baratas. - Kwon Junho

La escalada del precio de la energía está asfixiando a las personas, con subidas en el precio del gas de más del 400% respecto a enero de 2021. Miles de familias no saben cómo hacer frente a un incremento que, sumado al resto del impacto de la inflación, pone en jaque a millones de personas en España. A las puertas de un invierno, la desazón es mayor, tan sólo mitigada por el hecho de que se barrunta un invierno más corto y menos frío. Mientras, las energéticas actúan despiadadamente, jugando sucio y aumentando aún más la presión a la ciudadanía.

La noticia llegaba este pasado martes después de que durante semanas lo estuviera adviertiendo una cantidad ingente de personas: la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto un expediente informativo a las energéticas por la cantidad de trabas que ponen a los consumidores para acceder a la Tarifa de Último Recurso (TUR) del gas -también conocida como tarifa regulada-, que es mucho más barata que los precios del mercado libre.

Naturgy, Endesa, Iberdrola y TotalEnergies son las cuatro compañías que comercializan la tarifa regulada y, ya no es sólo que pongan cuantos palos en las ruedas ponen para acceder a ésta, sino que incluso hacen que el mero hecho de informarse sea un calvario. Evasivas, imprecisiones y, por supuesto, largos tiempos de espera al teléfono son algunas de sus prácticas más habituales a las que la CNMC debería poner coto inmediato. El software puntero y los call-centers de última generación de los que les gusta hacer gala parecen ser ahora antidiluvianos.

Sin embargo, la CNMC no se mueve precisamente a velocidad de crucero: la demora en abrir este expediente informativo -que debería transformarse en sancionador- no es la única, puesto que a estas alturas de la película todavía no ha puesto en marcha un mecanismo para garantizar que las comercializadoras estás facturando correctamente el tope del gas. Encuestas como las de la OCU revelan cómo las comercializadoras continúan facturando incorrectamente, aplicando de un modo erróneo las tarifas y ofreciendo poca y mala información a sus abonados.

Por si esto no fuera poco, sus sanciones acostumbran a ser ridículas comparado con los beneficios obtenidos por los incumplimientos y, en el caso específico de las energéticas, éstas gozan de una especial protección del regulador, cómo pudieron comprobar estupefactos los consumidores hace meses cuando la CNMC se negó a publicar los nombres de las compañías energéticas que han estado cobrando de más a sus clientes.

Este es el contexto en el que las energéticas se han creído impunes, con derecho a parasitar la sociedad, vampirizando a las familias y al mismo crecimiento del país. Atendiendo a los primeros seis meses de este año, las cifras son absolutamente disparatadas: Iberdrola ha obtenido su mejor resultado semestral desde que hay registros, con un beneficio neto de más de 2.000 millones de euros (un 36% más que en el mismo periodo de 2021), Endesa creció un 10% hasta los 916 millones y TotalEnergies ha ganado en seis meses más que en todo 2021, con más de 18.700 millones.

Altos directivos, como el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, que desprecia y descalifica abiertamente a quienes optan por la tarifa regulada para tratar de huir de la actividad carroñera de las energéticas, se asegura en la compañía una continuidad a dedo en la compañía hasta 2026 -hasta los 76 años-, asegurándose un sustancial aumento salarial a los más de 13 millones de euros anuales que se embolsa.

Con este escenario, es difícil entender que la derecha, con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza, se niegue a que las energéticas arrimen el hombre y paguen más al Estado. Permitir estas prácticas depredadoras y salvaguardar sus  obscenas cifras de negocio evidencia de qué lado está realmente el PP. Cada vez que permanezcan en espera una hora al teléfono -una hora real, no es exageración- o sean incapaces de acceder a los formularios web de su comercializadora para pasarse a la TUR, recuerden que los paladines de estos chupones oportunistas de la miseria encabezan los sondeos electorales de las próximas generales.