Punto de Fisión

Hágase la luz, che

En el siglo XIX hubo una seria discusión filológica sobre cuál podía ser el idioma en que hablaban Adán y Eva en el jardín terrenal. Es decir, cuál era la lengua de Dios, la lengua anterior a Babel y a la confusión de las lenguas. Unos dijeron que el ruso, otros que el japonés, uno por ahí perdido que el vascuence. Más de un siglo después, Jorge Bellver apuesta por el valenciano y asegura que se remonta al siglo VI antes de Cristo, lo cual tiene mérito, ya que por primera vez se presenta la hipótesis de que una lengua procedente del latín pueda ser anterior al latín. Como si dijéramos que un nieto es más viejo que su propio abuelo.

No es de extrañar que el PP valenciano defienda esta teoría. Puede que el valenciano no sea anterior al latín, pero que el PP es más viejo que el imperio romano, que la república romana y que el derecho romano, eso fijo. El PP es anterior a la piedra y al palo, y si todavía no han encontrado una gaviota incrustada en un pedrusco de Atapuerca es porque los antropólogos no están a lo que hay que estar. Hay señales de la existencia del PP a todo lo largo y lo ancho de la Biblia.

San José, por ejemplo, era del PP porque sólo a un votante del PP se le ocurre creerse la excusa que le puso su señora. El rey Salomón era del PP, como lo demuestra su idea de partir a un niño por la mitad, equitativamente. Josué era del PP, porque sólo a un ministro del PP le da la ventolera de pedirle al sol que se detenga para que él tenga tiempo de acabar la batalla antes de que caiga la noche. Noé era del PP, aunque lo que no dice la Biblia es que cobró entradas por cada pareja de animales que entraron al Arca (y además no soltó un cuervo ni una paloma sino una gaviota). De los dos hijos de Adán y Eva, uno era del PP. Con Adán y Eva nunca estaremos seguros de su filiación política pero que Dios fundó el PP, eso va a misa. El Génesis no especifica si Dios hizo el PP antes o después de la luz, el martes o el miércoles, antes o después de las aguas, pero la serpiente es ETA, que ya estaba dando guerra por ahí, y ya se sabe que todo lo que no es el PP es ETA.

El Antiguo Testamento en valenciano gana mucho. Dios queda mucho más campechano diciendo "Hágase la luz, che" y yéndose luego a tomar una horchata. El jardín terrenal, que Colón en un despiste monumental se pensó que podía ser la costa de Cuba, cuadra mucho mejor con la Albufera. Cuando el hombre inventó el fuego, lo primero que hizo fue quemar a un semejante, para probar, luego animales, luego libros y luego ya las Fallas.