Punto de Fisión

Nos caemos del Guindo

Había un número hilarante de Faemino y Cansado en que Faemino contaba que un día se había levantado por la mañana y, al peinarse, se había encontrado en el peine 10.000 millones de pesetas. Cuando Cansado le preguntaba qué había hecho con tanto dinero, respondía que primero dudó entre irse de cañas o hacer negocios. Entre las muchas paridas que se le ocurrían, al final decidía comprarse entera la factoría de whisky Dyc para montar un negocio de exportación de whisky a Escocia. "A lo mejor piensas que no calculé bien los costes o que no tuve en cuenta la ley de la oferta y la demanda. Pero qué va, fue mucho más sencillo: me comió la mierda". Si se cambia a Faemino por Bankia y los 10.000 millones de pesetas por 26.3000 millones de euros, se obtiene la única explicación plausible a las pérdidas por el rescate financiero que acaba de anunciar el Banco de España.

Por lo visto, el PP ha asumido que Luis de Guindos debería comparecer ante la Comisión de Economía para intentar explicar el embrollo acojonante del caso Soria, ese hermoso correveidile donde mintieron él, el presidente en funciones, María Dolores de Cospedal y donde todos nos hemos echado unas risas tremendas. Es mejor que Guindos intente explicar lo de Soria antes que ponerse a explicar dónde han ido a parar 26.3000 millones de euros de dinero público, el famoso rescate financiero que nunca ha sucedido ni nunca va a volver a suceder. También estaría bien que aclarase la sintaxis de esta promesa que expectoró hace más de cuatro años: "El préstamo no tendrá coste para la sociedad sino todo lo contrario". Dos negaciones afirman en inglés; en España, una sola seguida de una adversativa afirma. Por aquella época De Guindos se cayó del guindo; ahora nos hemos caído nosotros.

Comparar esta estafa multimillonaria con la gestión modélica de la crisis que se ha llevado a cabo en Holanda o en Estados Unidos tampoco tiene mucho sentido. Habría que empezar a comparar el gobierno holandés o el estadounidense con la bandada de mariachis que sigue al frente de este atraco y fíjense qué espanto. En cuanto al monto del préstamo, nuevamente queda demostrado que el tamaño sí importa. Es lógico que el sistema capitalista funcione en nuestro país viento en popa, puesto que cuando hay beneficios, la banca se forra, y cuando hay pérdidas, también. Aquí los pobres siempre pierden. Si los españoles deben un millón de euros a lo bancos, el problema lo tienen los españoles; si los bancos le debe 23.6000 millones de euros a los españoles, el problema también lo tienen los españoles. No me negarán que no es genial. Tres negaciones en una.

La noticia coincide con la de la vuelta a los colegios, que es el lugar donde deberíamos regresar todos los españoles para ver si aprendemos a echar cuentas. La alternativa es tirarnos todos al monte, en plan Dioni, y empezar a atracar bancos, pero los banqueros, una vez más, se nos han adelantado.