Punto de Fisión

Consejo para empezar el año

No me gusta dar consejos y ya, ya sé que lo escribo tarde, pero quizá éste le sirva para el año que viene. Por favor, no empiece el Año Nuevo encendiendo la tele y viendo el puñetero concierto de Año Nuevo desde Viena. Su oído se lo agradecerá y su alma mucho más. Mucha gente lo hace y luego ya no puede recuperarse en meses. Hay dos clases de personas que ven el concierto vienés de los cojones: a los que les gusta la música clásica y a los que no les gusta la música clásica. A los primeros, en realidad, no les gusta la música clásica, y a los segundos nunca les gustará si siguen por ese camino. De hecho, los empalagosos valses y las polkas de la familia Strauss son la vacuna más potente conocida para evitar la infección de Brahms, Dvorak, Mussorgsky, Schubert, Ravel y Bartók.

El concierto de Año Nuevo quintaesencia los peores vicios de esa etiqueta falsamente llamada música clásica, todo lo cursi, lo vacuo, lo ignorante y clasista de una alta sociedad sorda y estúpida que se colgó el vals de medalla y que, a estas alturas del siglo XXI, todavía no ha aprendido a aplaudir a compás la Marcha Radetzcky. El lado oscuro, la bazofia y la pestilencia se concentran en Viena, una ciudad que durante un par de siglos fue el epicentro de una pléyade de compositores cómo no ha vuelto a verse otra y que, mientras desterraba o despreciaba a genios de la talla de Mozart, Schubert o Bruckner, adoptó de mascota a un vulgar domador de corcheas. En una carta que le escribió por su quincuagésimo cumpleaños, un joven Arnold Schönberg le pedía a Gustav Mahler: "Mi deseo es que usted pueda volver a nuestra odiada y amada Viena. Y que se sienta usted inclinado a actuar aquí, pero no lo haga, porque esta canalla no se lo merece; o que no sienta usted ninguna inclinación a hacerlo, pero lo haga, para nuestra alegría, porque quizá lo merezcamos".

Billy Wilder, austrohúngaro por accidente, decía de los vieneses de clase alta que eran esa clase de gente capaz de hacerte creer que Beethoven era austríaco y Hitler alemán. El concierto de Año Nuevo es a la música mal llamada clásica lo que el turrón, los polvorones y mazapanes a la gastronomía mundial. Considerar la enésima repetición de los regüeldos de Léhar, Nicolai y los Strauss la cita más importante o esperada del año en este terreno demuestra hasta qué punto la música clásica está embalsamada, en coma o fuera de juego. Más aun, cuando un director de la talla de Gustavo Dudamel, el invitado de este año, ha confesado: "Es un sueño. Ya puedo morirme en paz". Morirse en paz después de dirigir la misma matraca pedorrera de todos los santos años en lugar de atreverse a estrenar la obra de algún compositor vivo y casi desconocido. Como si fuese a dirigir el Tristán e Isolda en Bayreuth. O la Novena de Beethoven con la Filarmónica de Berlín. O la Quinta de Sibelius con la Sinfónica de Chicago.

Se me ocurren cientos de cosas mejores que hacer que meterse entre pecho y espalda este menú de tres por cuatro. Por ejemplo, vomitar. Nietzsche dijo que la vida sin música sería un error, pero se puede vivir perfectamente sin ella. No hace ninguna falta, pero si de verdad quieren amar la música clásica, les recomiendo alejarse de este vergonzoso espectáculo de salones, pelucas y sedas. Les recomiendo, por ejemplo, el curso de iniciación a la música clásica impartido por el poeta Jesús Urceloy. Empiecen el año con Las cuatro estaciones de Vivaldi, la suite de El cascanueces de Tchaikovsky, las Kinderszenen de Schumann o el Till Eulenspiegel del otro Strauss. Alex Ross recomienda directamente entrar con la Heroica de Beethoven, aunque yo veo mucho más accesible la Pastoral. En estas fechas navideñas, nada mejor que El Mesías, un oratorio cuyas ganancias Händel destinó a los enfermos y los presos, no a millonarios sordos, y que mientras suena te hace creer en Dios. Una vez infectado con el virus ya nada te impedirá bañarte y disfrutar en las olas tontorronas de El Danubio Azul.