Opinion · Punto de Fisión

En busca del voto facha

En la pertinaz búsqueda de lechos electorales hace tiempo que se agotó el filón del centro. Durante décadas, el centro fue la entelequia con que soñaban los estrategas de partido para reforzar sus filas, exactamente desde que la UCD triunfara en las elecciones de 1977 aglutinando bajo sus siglas a gentes de diverso pelaje ideológico, fundamentalmente antiguos ministros franquistas como Pío Cabanillas y jefes del Movimiento como el propio Adolfo Suárez. Premonitoriamente, la UCD se adelantó al éxito de ciertas bandas de la Movida madrileña, en donde lo que contaba no era para nada la música sino bautizarse con un nombre molón, cardarse la melena a colorines y saltar al escenario a hacer el cabra. El ejemplo supremo es Alaska, que no sólo no sabía cantar sino que sigue sin haber aprendido, a sus años, y es la demostración viviente de que la Movida jamás se movió a ningún sitio salvo a la peluquería.

La fórmula funcionó, sin embargo, y el brillo del término “centro” unido al fabuloso embrujo del adjetivo “democrático” obtuvo un reclamo inmediato sobre un electorado ansioso por ejercer el derecho al voto y tan ingenuo como para creer que había un lugar equidistante de la izquierda y la derecha. Era el tiempo en que un fósil político de la talla de Manuel Fraga (el fragasaurio que antaño dominara la calle igual que los dinosaurios dominaban la tierra) se atrevía a proclamar que el lugar natural de AP, posteriormente evolucionado a PP, era el centro reformista, una posición que mantuvo hasta poco antes de su muerte.

Una década después, en efecto, el filón del centro parece agotado y los partidos de derecha luchan entre ellos para ver quién se lleva la etiqueta de ser el más de extrema derecha de todos. Desde que a Pedro Sánchez se le ocurrió la idea de descongelar la mojama de Franco, la caverna ha salido en tromba de sus escondrijos para tomar protagonismo y cantar cara al sol. Alguna reacción química habrá tenido lugar cuando fotografiarse con el brazo en alto haciendo el saludo hitleriano siempre había sido una vergüenza y ahora es motivo de orgullo. Uno de los más recalcitrantes ejemplares del PP, el campeón en lanzamiento de huesos de aceituna, Teodoro García Egea, respondió con un poema franquista a la pregunta que le lanzó Jordi Évole sobre qué es para él España: “España es el limpio orgullo de la historia de la raza (…), el Padre Nuestro que rezas por las mañanas / y el rojo y gualda que pone ese nudo en tu garganta”.

Las veleidades poéticas de don Teodoro no concluyeron ahí y este fin de semana expectoró otro güito de aceituna gracias a unos versos del catalán Eduardo Marquina que él atribuye -erróneamente, como casi todo lo que hace este hombre- a otro poeta, Diego Hernando de Acuña, que fue capitán de los Tercios de Flandes:

Por España,

y el que quiera defenderla

honrado muera,

y el traidor que la abandone

no tenga quien le perdone,

ni en Tierra Santa cobijo,

ni una cruz en sus despojos,

ni las manos de un buen hijo

para cerrarle los ojos.

Al fin y al cabo, tres siglos de diferencia son bien poca cosa para una gente cuyo concepto de cultura es la jura de bandera y regresar directamente a la Contrarreforma. Desde esta perspectiva anacrónica se entiende que desde la cuenta de twitter del PP hayan publicado una foto de un pomelo en alusión a Ciudadanos: “Naranja por fuera. Rojo por dentro”. Aun así, a pesar de estas muestras de retraso mental, todavía les faltan unos cuantos pasos atrás para instalarse en el Paleolítico desde el que un par de apoderados de Vox entienden la democracia.

Vista sólo unas horas atrás, la búsqueda del voto más retrógrado dentro de un feudo atrincherado en el psocialismo desde los inicios de la democracia, parecía una fantasía sólo apta para mentes calenturientas capaces de fundir en un solo programa política los conceptos “regeneración” y “reconquista”. Sin embargo, a veces los sueños se transforman en realidad y otras veces lo hacen las pesadillas. Casi cuatrocientos mil andaluces en bloque han votado por la homofobia, el franquismo, el racismo, el machismo, la deportación de inmigrantes, la tauromaquia, la islamofobia y, de paso, por la futura disolución del parlamento andaluz en aras de una España unida y soberana. Tras el batacazo mitológico de Susana Díaz al frente de un PSA podrido hasta la médula, el estancamiento de Adelante Andalucía y la irrupción brutal de Vox con 12 escaños en el parlamento andaluz, queda meridianamente claro que rebuscar votos en el caladero de la extrema derecha era la estrategia correcta. Que aquel video de Santiago Abascal a caballo en pos del anillo de poder ha resultado más efectivo que susurrar al oído de una vaca. Y que la resurrección del fascismo en Europa no iba a detenerse en los Pirineos.