Punto de Fisión

Fiestas populares

Uno de los grandes atractivos turísticos de España siempre ha sido esa especie de barra libre para la barbarie en la que se permite hacer de todo: gritar, defecar en la vía pública, poner la música alta a cualquier hora, montar fiestas hasta el amanecer jodiendo a los vecinos, emborracharse en la calle y, especialmente, maltratar animales al menor descuido. En ciertas zonas de Baleares hay quienes han unido todas esas manifestaciones culturales en un solo acto poético, el balconing, una protesta surrealista contra la ley de la gravedad que además anticipa el brexit. Hemingway, enamorado de España y amante de la pesca, la caza y los toros, dijo una vez que hubiera preferido al Nobel de Literatura una oreja en Las Ventas.

El sábado, en la Plaza Mayor de Madrid, tuvo lugar un lamentable espectáculo de maltrato animal en que se sustituyó la antigua tradición de arrojar viva una cabra de un campanario por la picota de un partido político que lleva arrastrándose por el fango desde Atapuerca. Se expusieron al aire, con luces y todo, las vergüenzas del PP, el turbio carrusel de nombres y cifras correspondiente a los llamados "papeles de Bárcenas", quizá la obra de ficción más controvertida de los últimos años, puesto que todo el mundo sabe que los Rato, Cospedal, Acebes y Arenas de los papeles son personajes novelescos que nada tienen que ver con sus correspondientes actores en la realidad, por mucho que la justicia, el sentido común y la realidad digan exactamente lo contrario.

Por eso mismo tampoco se entiende la indignación que ha levantado este guiñol artístico en las filas de Génova, ya que siempre han dicho que los papeles de Bárcenas son fotocopias sin el menor valor y que cualquier parecido de esos registros contables con sus cuentas corrientes son pura coincidencia. Además ellos siempre han estado de parte de la ley, incluso cuando se la saltan. Poco antes de la performance, el propio número dos del PP, Teodoro García Egea se proclamó encantado de ver la Puerta del Sol y las calles adyacentes llenas de policías protestando por unas medidas que tomó su propio partido el año pasado respecto a la equiparación salarial entre las diversas fuerzas del estado. Entre güito y güito de aceituna, García Egea comentó que prefería ver el centro de la capital tomado por los policías en vez de por los perroflautas.

Para llevarle la contraria, el sábado, de nueve a once de la noche, los perroflautas contraatacaron en modo simbólico con los pantallazos de esos malvados fantasmones que han usurpado los nombres y apellidos de los próceres de la patria. Un caso extremo fue la reaparición del misterioso "M. Rajoy", el Bansky del pelotazo, un trilero que comparte la inicial y el apellido de nuestro ilustre ex presidente, del mismo modo que ese otro "M. Rajoy" que removió las cloacas estatales y organizó la brigada política para espiar a sus rivales políticos, fabricar pruebas falsas y difundir informes policiales a través de periodistas comprados. "Insidias" farfulló una vez Rajoy cuando empezaron a surgir las sospechas de que su gobierno estaba vinculado a un montón de tramas de corrupción y espionaje político. Lo pronunció de tal modo que nadie comprendió que se refería a Insidious, una película de terror en la que las personas son sustituidas por espectros, más o menos como él, que desde entonces se refugió en una pantalla de plasma. Llega a ver Hemingway todo esto y se dedica a la ouija en lugar de a los toros.