Punto de Fisión

Que le corten la coleta

Hicieron mal, muy mal, Irene Montero y Pablo Iglesias en irse a vivir a un chalet en Galapagar, una maniobra que no le van a perdonar ni en Galapagar ni en Vallecas. La mudanza de la pareja fue contemplada desde la izquierda como una traición a la clase trabajadora, a la ideología marxista y a la Quinta Internacional, y desde la derecha como el despropósito de unos jipis engreídos a quienes les ha tocado la lotería. Los vecinos cuchichean que han hecho una reforma babilónica en la finca y que hasta tienen criados (seguramente con librea y cofia, pero sin seguridad social, como Echenique). Lo siguen llamando el Coletas porque sigue llevando coleta, pero es evidente que lo hace por disimular y que cualquier día se afeita y se pone un casco de gomina en el pelo para quitarse de encima los últimos restos de perroflautismo.

En cierto modo, el sueño de Pablo e Irene por llevar una vida cómoda y pequeñoburguesa debería haber tranquilizado a las élites y a los señores del Ibex: más peligroso habría resultado que se hubieran ido a vivir debajo de un puente a criar a los chiquillos en una tienda de campaña. Entonces, en el hipotético y muy inverosímil caso de que alcanzara un día la presidencia del gobierno, sí que habría que temer que nacionalizaran la banca y abolieran la propiedad privada al tiempo que lanzaban una tribu okupa contra el Palacio de la Moncloa y luego lo desmantelaban para dar ejemplo, levantar un gulag y hacer chabolas comunitarias.

Poco importa que Pablo Iglesias haya pasado varias décadas viviendo en un barrio obrero y que pague la hipoteca del chalet con su sueldo en vez de con sobres de dinero negro, con sobras de sociedades pantalla al estilo de Begoña Villacís o con un millón de euros camuflado en el altillo por operarios de Ikea, como le pasó a Francisco Granados. Seguramente eso tranquilizaría más a las élites, a los señores del Ibex y al electorado en general, quienes están tan acostumbrados a este tipo de comportamiento delictivo entre la clase política que no le dan la menor importancia. Lo que no soportan de ningún modo es que alguien sea contradictorio o cambie de opinión, aunque algo que dijo Pablo Iglesias en aquella comentada entrevista con Ana Rosa Quintana no es que un político tenga que vivir como un quinqui sino que está bien que conozca de primera mano cómo se las apaña la gente humilde.

Sin embargo, el pecado de decir una cosa y hacer luego la contraria es algo que no perdonan los españoles, al menos en lo que se refiere a Pablo Iglesias, porque ahí está Santiago Abascal tronando contra las autonomías y las subvenciones públicas mientras lleva toda la vida chupando de unas y de otras (por no hablar de los millones de euros que recibió Vox del terrorismo iraní en el exilio). Como tres contradicciones se contrarrestan una a otra, Abascal ha aprovechado para que Sánchez Dragó le publique un libro mano a mano, un escritor que también clama contra las subvenciones públicas y las autonomías, aunque le quitas a Dragó las subvenciones públicas de los programas autonómicos a los que ha estado décadas pegado como un percebe y lo que te queda es un ego más gordo que un agujero negro. Una vez me regañó: "David, si hubieras leído a Jüng, sabrías que yo no tengo ego sino yo profundo". Tan profundo, Fernando, que si te caes de él, no te matas, no. Te pierdes.

Lo último que ha salido a la luz en el Galapargate de Irene y Pablo es que les habían hackeado la cámara de seguridad del chalet para que los interesados pudieran asistir al reality de su vida doméstica. Victoria Prego, una periodista célebre por esconder durante tres decenios una entrevista a Suárez y barnizar la Transición de color rosa, ha acusado a Pablete de estar montando el espectáculo de su caza y captura -con espionaje organizado desde el ministerio del Interior y aluviones de noticias falsas- sólo para hacer campaña. Lo siguiente será hacerse el mártir después de suicidarse con tres tiros por la espalda.