Opinion · Punto de Fisión

Rivera y su lanzallamas

Una de las vigas maestras de las sociedades modernas es que el estado tenga el patrimonio absoluto de la violencia. De este modo se garantiza no sólo que unos disturbios callejeros no degeneren en una campaña de guerrilla urbana, sino también que la violencia se circunscriba a los límites semánticos que al estado le convenga en ese momento. Por ejemplo, cuando Marlaska advirtió ayer a Torra («Nadie puede ni debe ser ambiguo respecto a la violencia») estaba haciendo un perfecto ejercicio de ambigüedad, estirando la violencia desde una fecha concreta y justo hasta el sitio donde a él le daba la gana. Como dueños del Scattergories, casi siempre rechazan «barco» como animal acuático, aunque a veces aceptan «pulpo» como sinónimo de embarcación naútica.

La definición de violencia, por tanto, depende del cuajo del ministro de Interior de turno, quien podrá decir, por ejemplo, que disparar pelotas de goma a un grupo de migrantes que intenta alcanzar la playa con el resultado de quince ahogados entra sin problemas en la categoría de actuación policial responsable e incluso de animal acuático. Ante semejantes tragaderas, se hace difícil extender el concepto de violencia a áreas más turbias, como el saqueo indiscriminado en los recibos de la luz de los contribuyentes (83 millones de euros más directamente a las arcas de las hidroeléctricas) o a la falta de recursos médicos inmediatos. En Andalucía, más de seis mil pacientes serán atendidos con más de dos meses de demora y más de seiscientas operaciones han sido pospuestas gracias a que en las últimas elecciones los andaluces prefirieron promocionar los toros.

Circunscribiéndonos exclusivamente al área catalana hemos visto suficientes contenedores ardiendo, cristales rotos y calles cortadas para concluir que la protesta pacífica hace tiempo que se ha diluido en el humo de las fogatas. El problema se acentúa cuando al otro lado de la barricada los antidisturbios deciden tomar el mismo atajo, cosa que no parece costarles mucho una vez que se colocan el casco, se bajan la visera y la porra se hace con el control del muñeco.

Desde los tiempos de Billy el Niño, violando y torturando a su antojo en los sótanos de las comisarías, hemos visto a demasiados policías salir impunes a pesar de sus crímenes, y no sólo impunes sino, al igual que Billy el Niño, con una pensión y una medalla por los servicios prestados. En La naranja mecánica, Alex se encuentra con que sus antiguos compañeros de juerga reconvertidos en policías le aplican el mismo tratamiento de ultraviolencia que ellos solían aplicar a sus víctimas, sólo que sancionado y santificado por la autoridad. Así comprende, a bofetadas, que la única diferencia práctica entre un salvaje con una capucha y un salvaje con uniforme es, precisamente, el uniforme. Albert Rivera ha llevado al extremo de la balanza política esta paradoja del matonismo al declarar en una calle de Barcelona que quiere ser presidente para llevar a la cárcel a quienes rompen España. Es muy posible que a estas alturas todavía no sepa que esa función no entra en las atribuciones de un jefe de gobierno, aunque a la hora de pescar votos Rivera está encantado de sacar el lanzallamas.