Punto de Fisión

La Hunta de Handaluzía

Hay que reconocer que la inmensa mayoría de las cosas que estudiamos en el colegio no valen luego un pimiento. ¿De qué diablos te vale, por ejemplo, resolver un logaritmo neperiano o una ecuación de tres incógnitas si las únicas incógnitas y logaritmos que necesitas resolver en la vida son los problemas de cómo llegar a fin de mes y para eso con la suma y la resta vas que chutas? Tampoco te servirá de mucho conocer las fechas, las motivaciones y el contexto geopolítico de la Guerra de los Treinta Años a la hora de hacer cola en la lista del paro por un puesto de reponedor en un supermercado. Aunque yo, mal que bien, me gano la vida con metáforas, reconozco que la importación del endecasílabo italiano en la lírica española o el estudio de la perspectiva en las novelas de Conrad no son temas acuciantes en el mercado laboral.

Alguien podría pensar que con saber leer y escribir, las reglas de cálculo básicas y unas cuantas nociones elementales de historia basta, pero durante el servicio militar un amable sargento nos aleccionó sobre la futilidad de estos conocimientos. Allá a finales de los ochenta, en un cuartel de Burgos, unos cuantos universitarios nos ofrecimos para dar clases gratis a unos cuantos reclutas analfabetos en nuestras horas libres, pero el sargento nos despachó con esta sentencia de sabiduría abismal: "Y para qué querrán aprender a leer ésos, si yo sé y no leo". Reconocimos de inmediato que aquel argumento de autoridad no tenía vuelta de hoja. Seguramente aquel hombre, de haber seguido la carrera política en lugar de la militar, habría llegado lejos, quizá de gobernador civil o de jefe del partido con unos cuantos títulos y másteres de regalo.

Unamuno, que era un sabio, decía que era una tontería guardar en la cabeza lo que podías llevar apuntado en un papel, no digamos ahora que podemos llevarlo todo almacenado en el móvil. Salvo que vayas a participar en un concurso de la tele, la erudición es un fardo inútil que los incautos cargamos a cuestas. Por eso la Junta de Andalucía, con su recién estrenado tripartito de derechas, va a introducir importantes cambios en el sistema educativo, empezando por el fomento de la caza y los toros en las escuelas, para que los niños aprendan cosas serias además de gilipolleces artísticas y matemáticas. Las asociaciones de cazadores ya se quejaron en su día porque aparecían críticas injustificadas en algunos manuales de primaria referidas al noble deporte de reventar conejos y perdices a perdigonazos, así como a la bonita costumbre de ahorcar galgos una vez concluida la temporada de caza.

Ya decía Juncal que el mundo entero gira en torno a los toros: los músicos existen para inventar pasodobles, los poetas para cantar a los toreros, los médicos para curar a los toreros, los arquitectos para construir plazas de toros, los pintores para pintar toreros y las mujeres para querer a los toreros. Olé. En cuanto a la caza, fue lo primero que aprendimos al salir de las cuevas y en Andalucía también va a ser lo último. Aparte de instruirse en las asignaturas de chicuelinas, rejones, banderillas, cepos loberos y pesca con mosca, los niños andaluces aprenderán el respeto al medio ambiente de la única manera que puede uno hacerse respetar: a pedradas. Al paso que lleva el cambio climático y tal como avanza la desertización de Almería en adelante, es de esperar que esta innovación didáctica les sea de suma utilidad en el momento de encontrar trabajo como ojeadores, guardeses, adiestradores de perros y otros oficios con mucho futuro en las fincas de los señoritos de toda la vida. Milana bonita.