Opinion · Punto de Fisión

El hombre es un ayuso para el hombre

El otro día Díaz Ayuso acuñó una de esas frases memorables de las que deberían esmaltar en azulejos: “El hombre no es un ser violento porque el hombre también agrede al hombre”. Además podían grabarla en cajas de cerillas y meterla en galletitas chinas de la suerte. “Qué suerte tengo de que mi marido en realidad no sea violento” diría la buena mujer a la que le hubiera tocado en suerte la galletita, después de que su circunstancia le dejase el ojo morado tras propinarle otra clase de galleta. En Alemania tenían la Escuela de Frankfurt, con sus Adorno, sus Habermas y sus Horkheimer, y aquí tenemos las Salchichas de Frankfurt, con sus Egea, sus Ayuso y sus Almeida, que siguen a rajatabla el pensamiento abismal de Mariano, el plato que es un plato, el vecino que elige al alcalde y los madrileños que eligen a Almeida y a Ayuso.

Ayuso se ha puesto a corregir a Hobbes (no confundir con Vox, a pesar del Leviatán) asegurando que la violencia no es cuestión de género, ni de sexo, ni de patriarcado, sino que viene impresa en el ADN de la especie. Para demostrarlo, en la sesión constitutiva de las Cortes Generales hubo violencia de todas clases, familiar, tribal, verbal, física y simbólica, con tobillos torcidos, grescas, insultos y empujones. Es curioso que, en los albores del tercer milenio, la ceremonia de apertura del Congreso sea más parecida a la charca de 2001, una odisea del espacio, con un montón de antropoides esperando a que se abra la sesión para hacerse con los mejores puestos de acampada. Los antropoides de Vox y los de Ciudadanos fueron los que más madrugaron, dos horas haciendo cola como si fuesen a un partido del Madrid o a un concierto de José Manuel Soto, y todo para ocupar un escaño ostentoso donde se les vea bostezar bien a gusto.

Durante mi niñez, en el colegio, ocurría todo lo contrario y la mayoría de los chavales perdíamos el culo por conseguir los últimos pupitres, los más lejanos a la pizarra, aquellos donde estaríamos apartados del monótono chirrido de la tiza y de los murmullos sapienciales que recitaban la tabla de los elementos periódicos. Únicamente los pelotas, los enchufados y los futuros delegados de clase se acercaban a la órbita del profesor, deseosos de lucir sus cuadernos inmaculados y sus libros sin monigotes, pero qué otra cosa iba a ser un diputado de niño sino delegado de clase. La verdad es que da bastante grima contemplar a sus señorías peleando por los escaños como colonos irlandeses en una competición de carretas por las más suculentas tierras fértiles. En plena era tecnológica deberían emplear drones o por lo menos hacer como mi amigo el Choto, que cuando entraba en el metro lanzaba la cartera para ocupar el primer asiento vacío a mano.

El caso es que, con las prisas, Adriana Lastra se cayó por las escaleras y se torció un tobillo, mientras que Luis Gestoso, de Vox, y Marcos de Quinto, de Ciudadanos, se liaron a topetazos para ver cuál de los dos estaba más al centro. Dicen que la berrenda llegó a tal extremo que Gestoso acabó por los suelos, pero otro diputado aseguró que no ocurrió nada de eso, que sólo hubo “agarrones y empujones”. El hombre es un ayuso para el hombre, sí, pero hay diputados que son como niños.