Punto de Fisión

Puigdemont en Perpiñán

Que Puigdemont haya viajado de Waterloo a Perpiñán significa un obvio cambio de estrategia. Aparte de una gran mayoría de residentes a los que su presencia les importa un bledo, en Waterloo los vecinos del president en busca y captura dividen sus simpatías entre partidarios de la independencia catalana y simpatizantes del estado español. Hay catalanistas que van a visitarlo en procesión los fines de semana y fiestas de guardar, un poco como los peregrinos a Lourdes, sólo que a veces, ya cerca del santuario, se tropiezan con un balcón o una ventana donde cuelga desafiante una bandera española bien gorda, que ondea ahí sólo por joder.

De la derrota de Waterloo Napoleón terminó en Santa Elena, una isla perdida en medio del Atlántico, ya que Elba, a mitad de camino entre Cerdeña e Italia, resultó demasiado cercana para que el emperador no pegara un salto al continente e iniciara una última campaña bélica. Al convocar un acto político al mismo tiempo que la mesa de diálogo entre Sánchez y Torra, y hacer un llamamiento a preparar "la lucha definitiva" por la independencia, Puigdemont abandona el diálogo a favor del monólogo y las palabras por los hechos. Todavía no está muy claro a qué se refiere con lo de "lucha definitiva" ni cuáles serán esos hechos, pero está claro que a Puigdemont ya se le ocurrirá algo.

No se recuerda cuándo fue la última vez que más de cien mil catalanes acudieron en masa a Perpiñán, probablemente nunca, aunque las colas de espectadores que iban a la localidad francesa a llenar salas porno durante los años finales de la dictadura albergaron multitudes parecidas. En esas películas importaba bien poco que se hablara en francés, en inglés, en catalán o en español, porque en el porno, igual que en el independentismo, los diálogos son lo de menos. Lo importante, en uno y otro caso, es llegar a los hechos y los hechos, ya se sabe, no suelen salir gratis. Toni Comín, ex consejero de Sanidad, explicó a los asistentes de la película de Puigdemont que "necesitamos crear unas condiciones para que la confrontación con el Estado salga bien". A diferencia del cine porno, donde da igual si los actores se casan al final, el acto de rebeldía en Perpiñán tiene como finalidad la concepción y el nacimiento de una república catalana, con una muchedumbre enfervorizada haciendo de óvulo y Puigdemont en el papel de espermatozoide triunfal.

Ya advirtió Dalí que la estación de Perpiñán es el centro del universo, un nudo de fuerzas esotéricas donde el tiempo y el espacio convergen. Dalí decía que en Perpiñán siempre se le ocurrían ideas geniales y por eso pintó un cuadro famoso, La estación de Perpiñán, que, visto hoy, a raíz del baño de multitudes de Puigdemont, adquiere un extraño simbolismo. A un lado y a otro se ve a los campesinos del Angelus de Millet, inclinados mansamente en la oración, un cuadro famoso en el que Dalí se empeñaba en vislumbrar el recuerdo de un hijo muerto y enterrado hasta que un análisis científico demostró que llevaba razón: había una primera versión del lienzo donde Millet pintó una pequeña tumba a los pies de la pareja. En su propio cuadro, enmarcado en cuatro rayos de luz y bajo la comadrona imponente de un vagón de tren, Dalí colocó una pequeña figura en la que no sería descabellado ver una alegoría de la república recién nacida. Vaya usted a saber.