Punto de Fisión

Loca academia de policía

Paso a paso la desescalada hacia la normalidad va desembocando en una escalada dialéctica que en cualquier momento puede llegar a las manos. O a algo peor. No hace mucho que Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, dijo sobre Podemos que "son amigos del odio y la destrucción", que suena a letra de heavy metal, y también que "son peores que el virus", que suena ya directamente a heavy metal. Es muy probable que, en el momento de decirlo, Ayuso estuviese poseída por el espíritu de sí misma, aunque también puede pasar que no estuviese pensando en nada concreto y simplemente soltó lo primero que se le vino a la cabeza. Por los aspavientos y las chiribitas oculares a lo Marujita Díaz, que en paz descanse, da la impresión de que en una de éstas Ayuso va a expectorar puré de guisantes y ponerse a hablar lenguas muertas.

Otra de las grandes pensadoras del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, aprovechó la tribuna del Congreso de los Diputados para recordarle a Pablo Iglesias que su padre fue un terrorista, un bulo que ya le costó una condena a Hermann Tertsch. Unos días después, la acusación de terrorismo la extendió a toda la formación morada el líder de Vox, Santiago Abascal, un auténtico maestro de la mendacidad y a gasolina lingüística, y lo hacía además citando a Donald Trump, al estilo de esos matones de patio de colegio que avisan a su papá a la hora de una trifulca gorda. Una diputada de su partido, Macarena Olona, famosa ya en el hemiciclo por sus peleas en el barro sin necesidad de barro, llamó a Pedro Sánchez "sepulturero" mientras hacía un chiste sobre los miles de muertos que había tenido que enterrar después de desenterrar a Franco.

En esta carrera sin frenos hacia las cumbres de la lírica ha llegado un poeta, Eloy Valero, concejal del PP en Novallas y además presidente de la Comisión de Cultura de la Comarca de Tarazona y el Moncayo. Efectivamente, los ecos de Antonio Machado y, sobre todo, de Juan Ramón Jiménez -de quien ha copiado la manía de escribir todo con jota- se perciben en los piropos que dedica a algunas mujeres del PSOE ("guarras" y "sobaqueras de coño peludo") y en las metáforas con que cataloga a Echenique ("caracol baboso, arrastrado y cornudo" y "tendrías que estar agradecido a España por acojerte, cucaracha sin patas"). Su lira baturra alcanza alturas sublimes en el panegírico al vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias: "A ti lo mejor es pegarte un palizon y dejarte vejetal de por vida por q pegarte dos tiros es muy rápido pedazo de mierda". La fiscalía, de momento, no ha actuado porque Valero no rapea y prefiere ceñirse al verso libre, sin acentos ni comas. La RAE tampoco ha tomado cartas en el asunto.

En este ambiente lírico y festivo prosiguen diariamente las caceroladas y amenazas en el chalet de Galapagar, con el beneplácito de unas fuerzas de seguridad a las que sólo les falta sumarse a la fiesta para que el jarabe democrático preconizado por los podemitas se vaya tomando a frascos en lugar de a cucharadas. Lo último ha sido un video que circulaba por diversos grupos de whatssapp de agentes policiales donde un energúmeno con la etiqueta española hacía prácticas de tiro disparando a las fotos de Echenique, Iglesias, Sánchez y Marlaska. La escopeta parece una Franchi SPS 350, un arma típica de la Policía Nacional, y una fuente anónima afirma que el video podría haber sido grabado en una de sus galerías de tiro. Hacen Loca academia de policía en España y les sale un documental. Del NODO, concretamente.