No son lo mismo

Miguel Ángel Quintanilla

Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia

La indignación de los ciudadanos ha contribuido a extender la funesta opinión de que, en el fondo, los políticos tradicionales (los que están encuadrados en partidos) son todos iguales.
He hecho un experimento casero para probar el valor de esta opinión: se trata de analizar los textos de los programas electorales de los dos principales partidos, comparando las frecuencias relativas de las palabras que se usan en ellos y la significación estadística de sus diferencias. Esto último es importante, porque para ver si dos discursos son realmente distintos no basta con detectar las palabras más frecuentes, sino las más características. Si hubiéramos utilizado simplemente una aplicación para construir nubes de etiquetas (cloud tag), habrían aparecido palabras clave comunes a todos los partidos, porque en gran parte esas etiquetas definen el tipo de texto que estamos analizando, no el contenido diferencial de cada texto.
Pues bien, usando técnicas estadísticas más refinadas (software WordSmith de análisis léxico), en el programa del PSOE aparecen palabras clave (hemos seleccionado sólo sustantivos) como persona, mujer, sistema, economía, empresa, desarrollo, salud, empleo, medida, legislatura. En el del PP las más llamativas son sociedad, proyección, estabilidad, camino, partido, reforma, diagnóstico, administración, tribunal, confianza.
No es fácil interpretar este juego cabalístico de palabras fuera de contexto. En ambos textos hay palabras propias de un programa electoral: sistema, medida o legislatura en el caso del PSOE, o proyección, camino, partido, diagnóstico en el caso del PP. Pero hay otras que sugieren un tipo de contenidos políticos diferentes. En el del PSOE aparecen las personas, las mujeres, la salud, el empleo, además de la economía, las empresas y el desarrollo. En el del PP se habla de sociedad, estabilidad, reforma, administración, tribunal o confianza. Así que no son lo mismo: leyendo las palabras clave del discurso del PSOE uno piensa en determinados tipos de políticas; leyendo las del PP uno piensa en la política en general. Esta es la forma amable de resumir la situación. Hay otra alternativa: en un caso se habla de la salud, el empleo, las mujeres, la economía. En el otro no se habla de nada.