Del consejo editorial

Razones para la reforma migratoria en EEUU

ANTONIO IZQUIERDO

Catedrático de Sociología

La razón más urgente para que los latinos exijan una reforma migratoria en Estados Unidos es que se estima que son doce los millones de indocumentados que, desde hace muchos años, malviven allí. Pero hay otros motivos menos conocidos.

La Encuesta Migratoria de la Frontera Norte (EMIF-N) acaba de revelar que en 2009 aumentaron las detenciones de mexicanos en sus domicilios y trabajos: un 6% de los arrestados fueron agredidos físicamente, el doble sufrió humillaciones verbales y a un 7% le confiscaron sus bienes. Los datos comparados entre 2007 y 2009 indican que en esas deportaciones creció el número de mexicanos miembros de una familia que fueron expulsados (26% a 36%) y separados del grupo. A su vez, menos fueron informados (85% al 74%) de su derecho a establecer comunicación con el Consulado. En síntesis, aumentó la violencia policial y la separación familiar.
El flujo de mexicanos hacia EEUU fue de 613.000, un 40% menos que en los dos años precedentes. Crecen los retornos de los que han perdido su trabajo, pero el flujo de migrantes latinoamericanos hacia México aumentó un 17%. Es decir, que México cada año recibe más migrantes latinoamericanos que intentan cruzar al otro lado. Lo que disminuye es el regreso de los migrantes temporales y sobre todo el porcentaje de sin papeles (71% al 53%) en ese flujo de vuelta. Porque los sin papeles tienen miedo a no poder ingresar de nuevo en Estados Unidos. Resumiendo, disminuyen los flujos de entrada, crecen los de retorno y se agranda el número de irregulares.
El sistema migratorio ha quebrado en la regulación de los flujos, como demuestra el pantano de la irregularidad, y el modelo de integración está seriamente averiado. Los hispanos representan el 19% de la mocedad estadounidense y, según el último informe del National Council of La Raza sobre esta juventud, uno de cada cuatro vive en situación de pobreza, el 38% no tiene seguro médico y la tasa de desempleo es del 17% entre los que tienen de 20 a 24 años. Eso se explica porque sólo un 73% de los hispanos entre 18 y 24 años tiene un certificado de bachillerato, un nivel inferior al de los afroamericanos. Mientras tanto, el porcentaje de jóvenes hispanos creció en 45 estados y el 74% de ellos son ya ciudadanos estadounidenses. En conclusión, sin reforma migratoria aumentará la desigualdad y la pobreza en Estados Unidos.