De lunes

Minijobs ¿Contra quién va Joan Rosell?

El presidente de los empresarios Joan Rossell, está de campaña, pero sólo contra los curritos. Primero se descolgó con el globo de los minitrabajos -"minijobs", sueldos de 400 euros creador para trabajos de escasa importancia- como si esto fuera Alemania y no España, donde el contrato basura y parcial existe. Al día siguiente regresó a primer plano para pedir que a los funcionarios se les despidiera igual que en el sector privado. La diferencia entre funcionario y empleado público (el de oposición) no estaba muy clara, pero sirvió para extender el miedo reinante.

"¿A qué juega Rosell?" se preguntaba un empresario con el periódico y las declaraciones del patrono en primera página en una cita informativa. Ante la perplejidad de su interlocutora, añadió: "Es que yo a éste le pago y lo que necesito es que me den crédito los bancos, que dejen de bloquearme y de atosigarme. Ya sé yo como reducir mi plantilla. Llevo tres años en ello, con mucho dolor y horas de sueño perdidas. Eramos una empresa familiar, luego una mediana y ahora volvemos a ser la familia. ¿Por qué este tipo no la emprende con los bancos que nos acogotan, y no con los trabajadores? Mis empleados no eran mis enemigos ni tenemos que seguir humillándoles.  Es ridículo."

Ante la parrafada de sentido común, la interlocutora no supo qué contestar. Sólo le vino a la cabeza el dato aireado cada día. Unas 250.000 pymes según unos, 300.000 según otros, han desaparecido en este país desde la crisis ¿Por culpa de los curritos y por eso vamos a otra reforma laboral, pese a lo fácil qué ha sido llegar a cinco millones de parados? En breve sabremos donde ve Rajoy al enemigo.