Opinión · Desenredando

10 cosas que no decir a personas negras

Hoy vengo con un artículo bastante corto. Simplemente quiero dejar aquí algunas frases que una persona blanca no debería decirle a una persona negra jamás. ¿Por qué? Porque son racistas. Simple y llanamente.

Déjame recordarte algo: yo no me siento cómoda cuando tengo que señalar expresiones racistas. Y, por las conversaciones que tengo con otras personas negras de mi círculo, para ellas tampoco. Así que me atrevería a decir que señalar el racismo a una persona blanca es algo que suele incomodar bastante porque son conversaciones que ponen a la defensiva a la persona blanca que, para desmarcarse de la acusación de racismo, le dará (inconscientemente) al interruptor que activa su fragilidad blanca, y eso pone las cosas muy cuesta arriba.

No hagas pasar a una persona negra por el trance de tener que escuchar esta basura, por más amiga que la consideres… o precisamente por eso.

Me gustaría clamar al sentido común, como si este fuera suficiente para que estas frases no salieran jamás de ninguna boca. Desafortunadamente el racismo es una cuestión mucho más arraigada en la sociedad de lo que muchas personas creen. El racismo va más allá de agredir verbal o físicamente a una persona negra. El racismo es una cuestión estructural que atraviesa todos los estamentos de la sociedad y que, por lo tanto, se articula como un sistema supremacista blanco que favorece a las personas blancas y perjudica a todas las que no lo son.

Volvamos a la analogía entre racismo y machismo. Cada vez más personas tienen claro que el machismo va mucho más allá de agredir a una mujer, ¿verdad? Hoy nos damos cuenta de que el machismo se articula a través del despliegue de un patriarcado sexista que nos perjudica a las mujeres en muchas y diferentes formas. Bien, pues con el racismo pasa lo mismo. La agresión a una mujer es la expresión máxima de ese machismo, pero hay toda una serie de conductas, políticas, expresiones culturales y educativas que sustentan ese sistema sexista. Esto debería servir para entender que el racismo opera igual.

Teniendo en cuenta, pues, que el racismo es una estructura que lo empapa todo, el lenguaje con el que nos comunicamos es permeable y también se impregna de ese racismo, sería deseable entender que el lenguaje construye realidades, o las perpetúa, motivo por el cual sería genial dejar de pronunciar cualquiera de las frases de esta lista o similares. No hagas pasar a una persona negra por el trance de tener que escuchar esta basura, por más amiga que la consideres… o precisamente por eso. Vamos allá.

1. Te pareces a… 

Después de esta frase nombras a una persona famosa negra de turno o la única persona negra a la que jamás has conocido. No lo digas. No todos las personas negras nos parecemos. Palabra. Esto atiende al efecto de raza cruzada y, tal vez (solo tal vez) hablemos de ello más adelante. Lo importante es que te quedes con el mensaje de que no está bien que lo hagas.

2. ¿De verdad no te lavas el pelo cada día?

De hecho, ni siquiera tú, querida persona blanca con el pelo lacio, deberías lavarte el pelo cada día. En cualquier caso, las necesidades de cuidados del pelo afro, que tiende a ser un pelo seco (o muy seco), son diferentes de las de tu cabello. No es necesario que te alarmes, ni que te escandalices y muchísimo menos que dudes de los hábitos de higiene de la persona que tienes delante. Si quieres saber qué más cosas deberías evitar decir a una persona con el pelo afro, mira este vídeo que publiqué hace un tiempo en mi canal de Youtube.

3. He estado en la playa todo el finde y mira, ¡ya casi estoy tan negra como tú!

Te puede parece gracioso o incluso te puede parecer que demuestras admiración, pero si no eres negra, tomar el sol no va a hacer que lo seas. Esto de ser negra por moda o ser negra de quita y pon resulta bastante ofensivo. Lo único que consigues diciendo eso es poner a tu interlocutora en una posición muy incómoda. Ahórrasela.

4. Vosotros… (los negros)

Nada bueno viene después de empezar una frase así. Es más, lo que se dice a continuación suele ser una generalización o estereotipación cualquiera. Las generalizaciones que vayas a hacer después de eso van a ser una muestra de tus prejuicios y de tus estereotipos interiorizados (individual o colectivamente). Incluso cuando creas que estás diciendo algo positivo o, como se suele justificar muchas veces, con buena intención, asociar una serie de características a todo un colectivo es solo eso: un prejuicio.

5. Todas las vidas importan

No solo las vidas negras. Esto es tan peligroso como el “yo no veo colores” o el “solo existe una raza, la humana”. Cuando una persona negra dice que las vidas negras importan y sientes ese impulso en tu garganta de clamar por todas las vidas, estás negando que los cuerpos negros están sometidos a un tipo de violencia muy concreto al que no están sometidos los cuerpos blancos. Y, por favor, entiende de una vez que no estamos diciendo que otras vidas no importen. Lee (o escucha) bien: nos limitamos a decir que las vidas negras también importan. Eso no niega absolutamente nada con respecto a otras vidas. No desvíes el foco y cierra la boca, que no es necesario que puntualices nada.

6. Todas sufrimos discriminación

Yo he oído esto particularmente en círculos feministas. ¿Mujeres negando la intersección de opresiones en otras mujeres? Sí, esto pasa, por supuesto, porque lo feminista no quita lo racista. La justificación va por la misma vía que la justificación del punto anterior.

7. No entiendo por qué tienes que ir a una actividad solo para mujeres negras

Y suele seguir con algo del estilo de “si convocásemos una conferencia solo para mujeres blancas, sería un problema”. Esta afirmación está bastante relacionada con los espacios o actividades no mixtos, exclusivos para personas negras. El tema es que las mujeres blancas ya tienen sus propios espacios en las que las mujeres negras tenemos poca (o ninguna) cabida. El tema es que las personas negras, históricamente, hemos estado fuera de muchos espacios. Por eso creamos nuestros propios espacios. Y,  oye, cuando la mayoría de actividades que se realizan dentro de la comunidad africana o afrodescendiente son abiertos, no pasa nada porque, como persona blanca, no tengas acceso a una actividad en concreto. Como persona blanca tienes acceso prácticamente a todos los espacios. Eso es un privilegio. Porque una vez te veten el acceso, no es necesaria la pataleta. No es necesario que clames al racismo inverso, ni que invoques al doctor King Jr. diciendo que él se estaría revolviendo en su tumba de saber que hay una actividad no mixta. Calla, respeta y acepta.

8. Para ser negra, eres muy guapa

Dedico algunas páginas en mi libro “Ser mujer negra en España” a este tema. Tanto esto como alabar el exotismo de una mujer negra, y pretender que se sienta halagada, es racista. Para no extenderme en este punto, porque tiene miga, si te interesa saber por qué aludir al exotismo o decir que una mujer es guapa para ser negra, te dejo este texto que publiqué hace unos años.

9. Seguro que bailas muy bien. Lleváis el ritmo en la sangre

De nuevo, estás atendiendo a un prejuicio. Vuelve al punto 4.

10. Eso no es racismo. Eso es que hay gente gilipollas y ya está. Deberías pasar de esos comentarios

¡Error! No le digas a una persona negra si lo que vive es o no es racismo, sobre todo cuando tú no estás en su piel (nunca mejor dicho). Negar la experiencia de una persona es violento. Y, además, poner todo el peso de la responsabilidad de esa experiencia discriminatoria en quien la sufre es igualmente violento. No le digas que debería pasar de esos comentarios, ni que tiene que trabajar su autoestima, porque esto va más allá de la autoestima. Es una cuestión de opresión estructural en la sociedad. Por lo tanto no le digas a esa persona que se sobreponga, o que tiene la piel muy fina o que ve racismo en todas partes. Que, tal vez, si lo ve es que lo hay… más allá de lo que tu veas porque no lo experimentas.

He hecho una lista de diez, pero si me pusiera a hacer brainstorming con algunas personas negras, saldrían infinidad de frases que oímos todos los días y que son desagradables… por racistas. Toma nota.