Opinion · Dominio público

Aguirre, la condesa de la corrupción

Jorge Moruno

Sociólogo

Jorge Moruno
Sociólogo

«Hay que reducir, privatizar o suprimir parte del sector público»
Esperanza Aguirre

Como bien dijo el tuitero @masaenfurecida: El equipo de Esperanza Aguirre tiene una gran experiencia en limpieza, sobre todo de arcas públicas. Toda una vida viviendo de lo público aspirando a destruirlo. Pero no nos confundamos, la corrupción más infame no es la del caradura que mete la mano, o incluso el Granados de turno mordisqueando por los colegios. No, eso son piezas y consecuencias, de todo un entramado mafioso que trabaja incansablemente por poner a trabajar el engranaje institucional, a favor del negocio privado de unos pocos. Pongamos que hablo de la sanidad, aunque ya habrá ocasión para tratar la educación o la televisión pública.

En el año 2000, España ocupaba el puesto  número 7 de su lista de Mejores Sistemas Sanitarios del mundo, según la Organización Mundial de la Salud, al tiempo que resultaba muy eficiente, ya que era la número 40 de su lista en los Sistemas Sanitarios Más Caros del mundo. Eficiente, brillante, barata, la joya de la corona, un orgullo para todos y todas. Pero las prioridades van siendo otras y para muestra un botón: El mismo día que la Comunidad de Madrid anunciaba que destinaba 530 millones a la candidatura de los juegos olímpicos de Ana Botella, también anunciaba que reducía 533 millones del presupuesto sanitario.

Cada año, la Comunidad de Madrid aumenta la cantidad de dinero que trasvasa a los conciertos con la sanidad privada: en 2009 aumentó un 25,4% (130 millones que no estaban previstos) en 2010 un 34%, en 2012 aumenta un 55% (345 millones más de lo previsto, 972 millones en total) para cubrir las operaciones derivadas a clínicas privadas.  Para 2015, Madrid recorta 39 millones a los hospitales públicos y da 153 millones más a los privados. Al mismo tiempo que esto sucede, el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), el ente público que gestiona todos los hospitales y ambulatorios de la comunidad, perdió el 19,1% de sus trabajadores en solo dos años. Acorde a las memorias de los cinco grandes hospitales de Madrid, todos públicos, – Ramón y Cajal, 12 de Octubre, Gregorio Marañón, Clínico San Carlos y La Paz-, se han perdido 4.500 trabajadores durante la crisis.

La señora Aguirre es la condesa de la corrupción. La viva imagen de un régimen caduco y descompuesto, en el que los gobernantes perciben a las instituciones como su cortijo privado para su beneficio y el de sus amigos. Madrid, es una Comunidad que se ha gastado en periodo preelectoral 10,6 millones en propaganda institucional. Solo hay que verla para darse cuenta de que tiene poco de institucional, y pareciera que sí mucho de partido, eso sí, financiada con dinero público. En Madrid, el importe de la Renta Mínima de Inserción (RMI) es uno de los más bajos de España, hasta un 70% inferior en comparación con otros territorios. Según la Red de lucha contra la pobreza y la exclusión social, en la Comunidad de Madrid más de un millón de personas vive con menos de 484 euros mensuales, de los cuales, 760.000 lo hacen con menos de 242 euros. Madrid es la comunidad menos transparente de toda España, según la ONG transparencia internacional. Madrid y Valencia han sido durante demasiado tiempo, la punta de lanza en España del laboratorio que ha experimentado la corrupción como forma de gobierno, o lo que es lo mismo, al experiencia que le ha regalado las instituciones a los privilegiados que no se presentan a las elecciones. Son por eso mismo, las regiones donde existe más hambre de cambio y democracia. Señora Aguirre, no hay que salir a buscar fuera a Belcebú, pues como decía Shakespeare, «el infierno está vacío, todos los demonios están aquí». La mayoría en su partido.